El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Cineasta

Jonás Trueba: “Ver ‘La virgen de agosto’ es una experiencia íntima para cualquier mujer”

MARÍA ALMODÓVAR SANTIAGO   | 22.08.2019 
A- A+

La virgen de agosto invita a la reflexión y al debate. Me encanta que cualquier persona que la vea tenga una visión diferente del filme. En mi caso, fui a verla con la hija de mi pareja, que tiene 13 años. ¡Y aún hoy seguimos hablando de ella!

Sí, eso es para mí lo ideal, porque siempre me gusta pensar. Como espectador, me gustan los filmes que me dejan un lugar para mirar no desde un punto de vista concreto. De hecho, me suele molestar cuando es así. Busco que sean abiertas y me encanta que me digáis que os ha dejado pensando o que habéis compartido con amigos vuestras diferentes sensaciones. Idealmente, siempre he creído que una misma película tiene que ser tantas películas a su vez como espectadores tiene. Pero claro, hay que trabajar para que eso pueda ser posible.

Cada vez somos más de salir de ver algo en el cine y tener ya una idea clara y dictaminar si es bueno o malo, si le pones un like o no. Y yo pienso que tiene que ser algo más, que te acompaña y está en tu cabeza, que sigue viviendo dentro de ti.

A veces uno busca entretenerse, pero otras, una historia con la que identificarnos. Siento que una parte de mí está en Eva. Y pienso: No debo de ser tan rara.

En el caso de la protagonista, Itsaso Arana, me decía que estaba contenta porque mucha gente le había comentado, sobre todo mujeres, que se sentían identificadas con su personaje. Y ella se sentía muy aliviada, porque siempre había tenido complejo de rara.

Además, el hecho de que en la película se hable del coraje de llegar a uno mismo es una idea muy interesante, porque parece que nos da miedo llegar hasta el fondo de nosotros, nos aterra llegar a lo más profundo y aceptarnos, es un trabajo que cansa mucho y que no todos están dispuestos a asumir.

Sí, creo que lo has dicho muy bien. Todo es como un cansancio de ser nosotros mismos o de no acabar de entender qué somos. Pero es verdad que la película quisimos plantearla desde un personaje que estaba decidido a ponerse en duda, y que eso fuera positivo. Queríamos hacer de eso una bella cuestión, como algo que nos debemos poder permitir en casi cualquier momento de nuestra vida. Deseábamos que fuera un poco inspiradora, pues se adentra en las pequeñas cosas cotidianas, que están siempre por reinventarse.

Por ejemplo, a veces pensaba que tenía que tratar la posibilidad de volver a sentirse. Cuando bebes o comes algo, cuando estás con amigos... La idea parece incluso un poco simple. Son cosas que todos vivimos y que están al alcance de cualquiera, pero que muchas veces las dejamos pasar. Y en la película intentamos otorgarles la posibilidad de filmarlas con grandeza, con cuidado y con detenimiento.

Incluso filmas momentos en los que no pasa nada. Parece que en el cine estamos acostumbrados a que pase algo constantemente.

Sí,normalmente eso no lo ves y le llama la atención a mucha gente (espero que para bien). Normalmente, todo se va dando por hecho. La virgen de agosto no va por ahí. Y para mí los momentos más importantes son, quizás, estos, momentos sencillos, banales o aburridos. Y mi idea es otorgarles el protagonismo del que carecen habitualmente.

Haces referencias al arte, sobre todo al femenino deteniéndote en las esculturas de la Dama de Elche o Popea, en el Museo Arqueológico. ¿Obedece a alguna razón?

Sí, es bonito. Me gusta pensar que muchas de las cosas del filme, que acaban revelándose como más determinantes, llegan de una manera un poco azarosa. Seguramente las estamos buscando. Y sé que parece que me contradigo, pero es una especie de azar deseado.

Cuando estoy paseando por el Museo Arqueológico para buscar una localización, me doy cuenta de que hay un montón de figuras femeninas. Y pasa una cosa: el director del museo me sugirió que también me fijase en otra dama ibérica que había al lado: 'Es menos conocida, pero es tan bella o más que la anterior', tiene las manos colocadas en forma de cuenco. Y justo más adelante vemos a las tres amigas hablando del período, del útero, y digo: ¡Wow. Pues estaba al principio de la película y ni siquiera nos damos cuenta!

Anoté frases que me parecen importantes, como: "El perfeccionismo es más fácil de alcanzar en verano".

Sí, es una frase creo que muy clave en la película.

¿Ella buscaba a lo mejor esa perfección en agosto, mes en que Madrid se vacía y todo se relaja?

Yo creo que ella se lo ha propuesto y es una idea que me ronda hace tiempo, que siento que es un mes bastante mágico. Es un tiempo para estar más con uno mismo, con los demás, para darse, para que te den. Creo que es un tiempo más generoso, en el que los días parece que duran más. En este mes se relajan aparentemente las expectativas, y los resultados del trabajo, por ejemplo, dependen de uno mismo.

Otra más: "No eres una persona de verdad si no te has emancipado de tus padres".

Esa es otra gran duda y otra gran pregunta que debemos hacernos. Hay una constatación evidente de que estamos muy determinados por cuestiones como dónde nacemos, quiénes son tus padres, en qué ciudad te ha tocado vivir. Y la película plantea eso, pero también qué hueco queda, aunque sea pequeño, por el que podemos definirnos más y ser auténticamente nosotros.

Y alejarnos de lo que esperan de nosotros.

Efectivamente.

Y qué me dices de: "Solo se necesita mirar el cielo con amplitud y esperar lo suficiente".

Es una idea que se puede aplicar a todo el cine. Mirar con amplitud, con generosidad y con paciencia, no con ansiedad, como se hace ahora. Queremos obtener el resultado inmediatamente.

Y luego está el 'maldito' reloj biológico... Y las mil y una dudas.

Es algo que está en el aire a una determinada edad. He conocido mujeres a las que les pasa eso. De hecho, la película pretende dejar eso en el aire, para que cada uno pueda hacerse su historia. Verla va a ser una experiencia bastante íntima para cualquier mujer. Y la ­película intenta ser libre.

HOY, EN NUMAX. El director madrileño, de 1980, es uno de los más importantes del cine de autor español y visita el Cine Numax para ofrecer presentación y coloquio de su nuevo film, La virgen de agosto, donde estará acompañado por la actriz y guionista Itsaso Arana. La cita es hoy, a las 19.30 horas.

SINOPSIS. Relata la historia de Eva, una joven de 33 años que hace de su decisión de quedar en agosto en Madrid un acto de fe. Precisa sentir las cosas de otro modo y piensa en verano como un tiempo de oportunidades. En esos días de fiesta y verbenas se van sucediendo encuentros, y descubrirá que aún tiene tiempo, que puede darse una oportunidad.

CITA. "Cada cual quiere ser cada una y no voy a ser menos". Con esta cita empieza la película. Forma parte del himno de Madrid de Agustín García Calvo.

DISTINCIONES. El film ganó Mención ­Especial y Premio Fipresci en el Festival de Karlovy Vary.