El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Escritor

José María Blanco Corredoira: "En los abuelos aún se encuentra la fuente pura de las creencias del labrador gallego"

José María Blanco Corredoira
José María Blanco Corredoira

MARÍA ALMODÓVAR SANTIAGO   | 11.01.2019 
A- A+

“Todo en este libro gira en torno a Galicia como un universo completo y absorbente al que siempre vuelven sus personajes, ya sean vivos o muertos”, explica en su libro el descendiente de gallegos José María Blanco Corredoira. De entre sus parajes, considera que la comarca “más bella y mágica” es la Ulloa. “Perdido en su fiero verdor, el viajero comprueba que la cadencia del tiempo aquí es otra. La huella del hombre es leve y de piedra. El Camino de Santiago se adentra por sus bosques hasta su penúltima etapa, en el mismo corazón de Galicia”. Es en este paisaje donde se suceden las narraciones de El secreto de Amarante. Misterios y leyendas al borde del Camino de Santiago (Pigmalión Narrativa), “un compendio de hechos insólitos que han despertado la imaginación, el temor, la fantasía o la ilusión de sus gentes. En algunos de ellos, el autor se ciñe rigurosamente a los hechos históricos, en otros, tan solo se recrea la leyenda que se fue formando a través de la difusa memoria del tiempo”.

Un libro sobre Galicia, sobre su belleza y sus leyendas. ¿Por qué, José María?

Uno no sabe escribir nada más que de aquello que conoce. He dedicado dos libros a Madrid, ciudad en la que siempre he vivido, pero quería comenzar aquí una línea nueva que espero pueda continuar con nuevos títulos. Mis recuerdos más felices son los de los veranos en Galicia. Esa visión de niño me acompaña siempre.

En su obra afirma que la zona más bella de la comunidad es Ulloa. ¿Por qué?

Lo creo sinceramente. Los valles y bosques que se suceden en el nacimiento del Ulla y que discurren por Antas, Monterroso y Palas son el verdadero bosque encantado de Galicia. Allí el tiempo parece detenido y su luz es siempre distinta y embriagadora.

Descendiente de gallegos, reside en Madrid. ¿Cuánto echa de menos la tierra de sus familiares y hasta qué punto querría volver a ella?

Soy hijo de la diáspora gallega. Pertenezco a uno de esos hogares gallegos en los que todo giraba en torno a Galicia. El día más feliz del año era cuando podíamos volver en verano y ver a los abuelos, los tíos, los primos... Estos hogares gallegos son intercambiables, daba igual que mis primos estuvieran en Barcelona, París o Caracas, todos vivíamos en ese universo tan propio y en el que compartíamos anhelos, proyectos, temores y afectos. Vuelvo cada poco a Galicia, lo necesito.

¿Se valora más Galicia cuando uno está lejos de ella? ¿Se percibe de otra manera su magia, su historia y su riqueza cultural?

Galicia en la distancia es medida y razón de nuestro ser. Un faro cuya luz nos recuerda cada día lo que somos y que es también la grata promesa de un regreso. Porque nosotros queremos siempre volver, como los personajes de este libro que saben que han de volver, ya sea vivos o muertos.

¿Aconsejaría leer su libro a las personas que hicieron el Camino de Santiago?

Sí. El camino de Santiago en la provincia de Lugo, desde el Cebreiro hasta la Ulloa, asombra al peregrino. Nuestras carballeiras envuelven su caminar con un verdor abrumador y una fragancia única. Uno de los personajes de este libro regresa y dice que, aún ciego, reconocería encontrarse de vuelta en Galicia. Su perfume es muy elocuente para la nostalgia.

De dónde recabó los conocimientos para escribir El secreto de Amarante. Por cierto, ¿podría explicar a los lectores qué esconde Amarante?

He ido recogiendo testimonios de los mayores y también he tratado de documentarme en historiadores como López Ferreiro, Pardo de Guevara, Vázquez Seijas o Taboada Roca. De este último, que fue el penúltimo conde de Borrajeiros, conseguí el a­cceso a importantes documentos. De ahí surge el descubrimiento de algunos casos curiosos y poco conocidos de las fortalezas e iglesias de Amarante, Pambre, Vilar de Donas, San Paio de Narla... El secreto está revelado en esas historias de Inquisición, de irmandiños, de antiguos pleitos señoriales...

Esta obra es "un compendio de hechos insólitos que han despertado la imaginación, el temor, la fantasía o la ilusión de sus gentes". ¿Cree que los gallegos 'de ciudad' carecemos de ese conocimiento que probablemente las personas que viven en el rural sí conservan de una generación a otra?

La ciudad gallega vive muy a la mano del campo, por lo que aquel que quiera sentir la magia de nuestra campiña lo tiene fácil. Es cuestión de que sienta o no esa llamada. En los abuelos es donde todavía se puede encontrar la fuente pura de los valores y creencias del labrador gallego, tan igual al de siempre y en trance de extinción. Porque aquella vida ha dejado sencillamente de existir. Ellos son aún los últimos testigos.

¿Tiene predilección por alguna de las leyendas gallegas?

La gran leyenda de Galicia y de España es Santiago. En torno al apóstol se teje el más bello argumento de nuestra historia. Como diría Sánchez-Albornoz, el culto jacobeo es fruto de la fantasía y la fe de un pueblo que era esencialmente devoto y creyente "en la continua acción de las fuerzas del más allá". Espero poder escribir muy pronto sobre ello.

ORÍGENES. José María Blanco Corredoira nació en Madrid, ciudad de la que es uno de sus cronistas. Hijo y nieto de gallegos, se reconoce como uno más en la diáspora que sueña siempre con volver a Galicia, de la que es un apasionado conocedor.

OBRA. Es autor de Todo un verano. Apuntes de un observador social mediterráneo sin número (Viravolta, 2002), Madrid no tiene arreglo. Crónica de costumbres de un paseante en corte (Sílex, 2007), Añoranza de Guerra (La Esfera de los Libros, 2011), Flagrante Madrid. Exaltación poética (Huerga y Fierro, 2014) y Objetivo Skorzeny (La Esfera de los Libros, 2017).