El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

El Museo del Ferrocarril de Galicia entra en el club 'Gallegos del Año'

Contra viento, marea y recortes financieros, cumple 15 años manteniendo viva y mostrando la historia de los pioneros del tren// Ilusión y trabajo desinteresado, claves de este 'milagro'

Luis Blanco, la cara del Muferga, en la cabina de la histórica locomotora de vapor Mikado del museo
Luis Blanco, la cara del Muferga, en la cabina de la histórica locomotora de vapor Mikado del museo

ÁNGEL ARNÁIZ MONFORTE   | 24.04.2015 
A- A+

Dicen que nadie es profeta en su tierra y algo de esto pasa con el Museo del Ferrocarril de Galicia (Muferga). Pese a que muy pocos creyeron en este proyecto, que inició su gestación allá por 1999, lo cierto es que contra viento, marea y con escasos apoyos económicos, el Museo del Ferrocarril de Galicia, con sede en el viejo nudo ferroviario de Monforte, cumple ahora 15 años de vida convertido en un referente museístico en el mundo del tren en toda España y en un buen número de países de la Europa comunitaria.

En sus instalaciones, la historia del tren en Galicia, la de los pioneros de las locomotoras de vapor, se mantiene viva gracias al voluntarismo, la ilusión, el esfuerzo y trabajo desinteresado de un grupo de personas que, capitaneadas por el gerente del museo, Luis Blanco, han logrado un verdadero "milagro".

Estos avales convierten al Muferga, con todos los que han puesto, de forma casi anónima, su grano de arena en esa titánica empresa, en merecidos miembros del club Gallegos del Año y así las redacciones del Grupo Correo Gallego otorgan esta distinción a ese centro museístico del ferrocarril gallego, con sede en la capital de Lemos.

 


causa asombro a los escolares. En la actualidad, el Museo del Ferrocarril de Galicia causa asombro a todos aquellos que lo visitan, desde grupos de escolares de toda la geografía gallega a turistas catalanes, madrileños, andaluces, ingleses, franceses o portugueses, entre otras muchas procedencias. Pese a ello, estas instalaciones museísticas, que han sido declaradas Patrimonio Industrial a preservar, todavía son las grandes desconocidas en Galicia. Y, pese a su potencial turístico como recurso patrimonial industrial, son ignoradas por la Administración, que en los últimos años, cona la tijera de la crisis, ha recortado sus ayudas hasta dejarlas en cero euros.

Solo las diputaciones de Lugo y Ourense siguen cumpliendo con su aportación económica al presupuesto del museo, cuya presidencia está en manos de la Xunta de Galicia, a través de la Consellería de Medio Ambiente.

 


NOMBRES PROPIOS. La creación de este museo, que supuso la recuperación de las viejas instalaciones de Renfe que lo albergan y la restauración de locomotoras y otro material rodante que muestra al público, no sería posible, tal como reconoce Luis Blanco, "sin la ayuda de un buen número de personas".

Entre otros muchos, figuran con letra mayúscula los alcaldes de Monforte, Nazario Pin y Severino Rodríguez; el director del Museo Nacional del Ferrocarril, Rafael Ruíz Sanchidrián; Manuela López Besteiro y José Cuiña Crespo, en su etapa como conselleiros; Manuel Díaz Pavón, que fue gerente del Eje Noroeste de Infraestructuras de Renfe y José Luis Palacios, responsable de Transversales de Renfe. También el ingeniero Fernando Varela, el técnico ferroviario José Luis Silvela (fallecido) y el experto jurídico en fundaciones, Ignacio Candal.

galicia@elcorreogallego.es

un ejemplo de tesón

••• Luis Blanco, gerente de la Fundación y principal artífice del museo, y sus colaboradores en la gestación del Muferga, pese a las circunstancias adversas que tuvieron que superar, nunca tiraron la toalla y no cejaron en su empeño de hacer realidad el sueño de muchos viejos ferroviarios, el dar vida a un museo del tren. Gracias a ese trabajo, hoy Galicia, Monforte en particular, puede presumir de contar con un museo del ferrocarril vivo que es todo un referente entre los amantes del tren y su historia. Un ejemplo de tesón que merece ser reconocido.