El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Ourense, el "triángulo mágico" del carnaval rural más antiguo de España

Este sábado y domingo, las localidades de Xinzo y Laza, junto con Verín, han dado la bienvenida al 'Antroido' con la celebración del 'domingo fareleiro'

Uno de los participantes en el ‘domingo fareleiro’, celebrado este fin de semana en Xinzo de Limia  - FOTO:  Brais Lorenzo/Efe
Uno de los participantes en el ‘domingo fareleiro’, celebrado este fin de semana en Xinzo de Limia - FOTO: Brais Lorenzo/Efe

EFE. OURENSE  | 22.01.2013 
A- A+

Hormigas rabiosas mojadas en vinagre que pican al atardecer, trapos llenos de harina y personajes con señas de identidad propias -los 'pantallas', 'cigarróns' y 'peliqueiros'- arman el guión del carnaval rural más antiguo de España, el de Ourense, que mezcla ingenuidad y humor y tiene su "triángulo mágico" en los municipios de Xinzo, Laza y Verín.

La provincia interior de Galicia ha hecho despegar el pasado fin de semana su 'Entroido' o 'Antroido', así es la acepción en lengua gallega, una ancestral convocatoria marcada con un círculo rojo en el calendario que, al prolongarse durante un mes, cuenta con uno de los ciclos festivos más largos de toda la península.

Desde hace tiempo, numerosos establecimientos han tenido que colgar el cartel de "no hay sitio", al completar ya en 2012 todo su aforo.

Este sábado y domingo, las localidades de Xinzo y Laza, dos de los vértices que conforman el "triángulo mágico", junto con Verín, han dado la bienvenida al carnaval con la celebración del 'domingo fareleiro', un juego que consiste en una batalla campal de harina, así como con los 'farelos' (salvados) y los primeros 'foliones', una especie de desfiles satíricos.

No son las únicas especificidades. Están los 'boteiros' (quienes botan) y 'danzantes' en los núcleos de Vilariño de Conso y Viana do Bolo; los 'Felos' (característicos por sus medias negras) en Maceda, y las 'mázcaras' en Manzaneda. Todos ellos completan un cartel con mucha solera.

En el denominado "triángulo mágico" del Carnaval gallego, término que se empezó a utilizar recientemente para favorecer su internacionalización, reside la fuerza. En estos feudos (Xinzo, Verín y Laza) no es posible salir a la calle sin estar disfrazado, al menos si la intención es formar parte de la fiesta.

En caso contrario, uno se enfrenta a la posibilidad de que le "zurren" con el látigo o que le obliguen a pagar la siguiente ronda en un bar.

Ya semanas antes de la fecha oficial, todos los vecinos de estas tres localidades salen a la calle, con la ayuda de los 'chocos' (campanas atadas a modo de cinturón que hacen ruido) y las zamarras (látigos) para anunciar la llegada del Carnaval.

El vocabulario es curioso. Las figuras centrales del 'Entroido' no se disfrazan, se visten, y tienen su propia terminología: los mencionados 'Cigarróns' en Verín, 'Pantallas' en Xinzo de Limia, y 'Peliqueiros' en Laza.

Únicamente tienen un elemento en común, que son las zamarras (un tipo de látigo), en el caso de Laza y Verín, y las vejigas en Xinzo, mientras que la máscara varía en cada zona, explica a Efe el artesano Álvaro Ferreira, que lleva más de 35 años confeccionando máscaras en Verín.

El investigador Federico Cocho, autor del libro "El Carnaval en Galicia", comenta que posiblemente esta figura -la de la máscara- era originariamente la encargada de realizar los "rituales de cambio de año", a la vez que destaca su carácter "fustigador", símbolo del "inframundo".

Para aquellos a los que les guste el lado más salvaje de esta celebración, la localidad ourensana de Laza festeja el propio Lunes de Carnaval la 'Farrapada', un juego que consiste en el lanzamiento de trapos sucios con barro a los visitantes, y la bajada de la Morena, donde las hormigas vivas, la ceniza y la harina copan toda la atención.

Pero la intensidad no se limita al 'triángulo mágico'. Algunos pueblos de Vilariño de Conso y Manzaneda, y también de Pobra de Trives, celebran 'foliones' y 'foliadas', consistentes en la lectura de sátiras e historias burlescas, al ritmo de la música. En las 'foliadas' los vecinos se visitan unos a otros.

En el apartado gastronómico, la bica blanca (dulce hecho de harina, nata de leche de vaca, azúcar y clara de huevo) en Laza, las orejas de Carnaval y la 'androlla' de Vilariño de Conso representan sin duda otro reclamo, siempre regado con licor café.

Aquellos que se decanten por el aspecto etnográfico e histórico de esta fiesta no han de olvidar una visita obligada al Museo del Entroido de Xinzo, que cuenta en la actualidad con una colección de más de 500 máscaras.