El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

Pantón, una tierra sacra entre monasterios y viñas

ÁNGEL ARNÁIZ PANTÓN  | 05.04.2019 
A- A+

El Ayuntamiento de Pantón, anclado en el sur lucense, en el corazón de la Ribeira Sacra, es tierra de vino y monasterios románicos. En su haber atesora castros, castillos y pazos nobles, tradiciones seculares, leyendas, gastronomía y paisajes naturales únicos, pero, sobre todo, puede presumir de gentes abiertas, amables y hospitalarias que creen en el futuro. Este rincón, bañado por los ríos Miño, Sil y Cabe, como un paraíso, es una de las mil caras de esa Galicia interior olvidada, de la que muy pocos han descubierto todavía las maravillas y secretos que encierra.

Este municipio, en virtud del acuerdo tomado por el Consello de la Xunta el pasado 28 de febrero, fue declarado de interés turístico, concesión publicada en el DOG del 8 de marzo de este año. Lo cierto es que Pantón tiene sobrados méritos y recursos para despertar el interés de cualquier viajero interesado en descubrir nuevos lugares.

RUTA ROMÁNICA. Solo por la ruta de templos románicos que ofrece, merecería ese título con creces. San Vicente de Pombeiro, San Esteban de Atán, San Miguel de Eiré, San Fiz de Cangas y el monasterio cisterciense de monjas de clausura de San Salvador de Ferreira son algunos de los ejemplos de ese estilo arquitectónico de los siglos XII al XIII más destacados que hay en la geografía rural gallega.

Y es aquí también, en la aldea de O Cotillón, en las riberas del Cabe, próximo a desembocar en el Sil, donde se localiza uno de los primeros eremitorios de estas riberas sagradas. Se trata de un templo esculpido en una cueva, que podría ser uno de los primeros lugares de culto cristiano en la comunidad.

UN MUNDO VERDE. Pero esta tierra de monjes y nobles no es solo patrimonio neolatino, que por sí solo justifica una visita. Es también país de viñas y de vinos singulares amparados por etiqueta de origen, que acompañan una gastronomía tradicional que no tiene nada que envidiar a la de otros lugares.

Además es un lugar en el que la naturaleza se manifiesta como un universo verde que va desde las vides escalonadas en las riberas de los ríos que lo circundan hasta los bosques de robles y castaños que encierran senderos cargados de magia y misterio que invitan a recorrerlos para descubrir los secretos que ocultan. Parajes como el de la cascada de Augacaída, son ejemplo de ese universo natural que está esperando por los ojos de aquellos dispuestos  a mirar.

AGUAS MEDICINALES. Este concello puede presumir además de contar con un buen número de fuentes y manantiales de aguas mineromedicinales, como las de Aguasantas, donde se celebra desde hace siglos una romería en honor de la virgen homónima.

En el entorno de ese hontanar, afamado de antiguo por el poder curativo de sus aguas, funciona un moderno balneario, que muy bien puede servir de alojamiento para aquellos que, por ejemplo esta Semana Santa, decidan acercarse a Pantón para disfrutar de unos días de descanso y conocerlo. Desde este campamento base tienen a tiro de piedra Monforte de Lemos, Sober y O Saviñao, en la provincia de Lugo, y Noguiera de Ramuín, en Ourense, destinos que pueden complementar esa atractiva estancia.

San Miguel de Eiré, una de sus estrellas en la ruta románica

San Miguel de Eiré, una de sus estrellas en la ruta románica
PATRIMONIO Este templo románico de la segunda mitad del siglo XII, conocido como O Mosteiro, fue en sus primeros tiempos una congregación de monjas. Se trata de una de las joyas arquitectónicas de Pantón. De planta basilical con ábside semicircular, en la parte delantera de la nave principal se alza una singular torre, que evidencia su carácter defensivo.

Cascada de Augacaída, un paraje para vivir y visitar
NATURALEZA Muy cerca de la aldea de Marce, donde todavía se recuerdan leyendas como las de las Xacias, mujeres pez que habitaban en los pozos del Miño y el Sil, se localiza esta impresionante cascada. Es una roca ciclópea desde la que se descuelga una lengua de agua de 40 metros. A sus pies, una balconada de madera, a modo de mirador, permite una vista espectacular.

Romería popular en la ermita de la milagrosa Virgen de Aguasantas
TRADICIONE S Entre las fiestas y romerías de las tierras del linaje de los López de Lemos, señores de Ferreira y Sober, sobresale por su tradición la de la ermita de la Virgen de Aguasantas. Se tiene constancia documental de que a la fuente de aguas milagrosa de su entorno ya peregrinaban caballeros franceses allá por el siglo XVIII.