El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

El presente de los libros digitales o la nada prometedora

La compatibilidad de formatos y la simplificación de la compra digital serán claves en la difusión del ebook//El ámbito universitario 'tira' de una cuota de mercado

MIGUEL GARCÉS SANTIAGO   | 13.10.2010 
A- A+

Boris Roessler/Efe
Instalación con libros tradicionales en la Feria Internacional del Libro de Fráncfort.
FOTO: Boris Roessler/Efe

En el transporte público, en una terraza o en el vestíbulo de una facultad. Cada día los nuevos soportes de lectura -los libros electrónicos o ebooks- van ganando su lugar en el paisaje urbano, tímidamente pero con firmeza. El debate que generan las nuevas formas de lectura no es, sin embargo, proporcional a la presencia de estos disposItivos en la calle o al influjo de sus ventas en el mercado literario. No al menos en Galicia o España, donde la penetración de los libros electrónicos ronda una cuota digital que no alcanza el 1% escaso de la media europea, con significativos repuntes en el ámbito de las publicaciones universitarias. La Universidade de Santiago, por ejemplo. Este mes la centenaria institución daba el salto a las pantallas retroiluminadas y ponía a disposición del público veinticinco novedades editoriales del Servizo de Publicacións, en la plataforma Todoebook.com, gestionada por la empresa líder en el mercado editorial digital Publidisa.

"Un hito para la USC", reconocían los responsables de este desembarco, pues "son muy contadas en España las instituciones educativas que están aprovechando el potencial de las nuevas tecnologías en este sector".

Precisamente, el director del Servizo de Publicacións, Juan L. Blanco Valdés, se adhería en la reciente edición de Liber, la feria del libro español que se celebra en Barcelona, a la plataforma conjunta para la venta de e-books de las universidades, auspiciada por la Unión de Editoriales Universitarias españolas.

La llegada de la universidad compostelana al proceloso entorno digital conlleva además otros significativos avances. Docentes e investigadores podrán presentar sus publicaciones en formato e-book. Además, y gracias a la colaboración con Googlebooks, en breve la Universidade de Santiago ha previsto abrir una librería de libros electrónicos y sumarse a MeuBook, plataforma electrónica del libro gallego y de contenidos digitales.

 


Mirar y no tocar Nunca una cifra tan corta fue tan prometedora. El 1 por ciento. En la Feria Internacional del Libro de Francfort -el centro del mundo en lo que a cuestiones editoriales se refiere- la noticia de la concesión del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa convivió en los stands del evento con el ya sempiterno debate sobre la digitalización del libro, su presente y su futuro más inmediato.

En esa reflexión terció el responsable del proyecto Google Editions para España, Luis Collado, que espera que la extensión del mismo se lance en EEUU antes de fin de este año y en Europa en los primeros meses de 2011.

Más intermediario entre lectores y editoriales que propiamente editor, Google, como "socio tecnológico de las editoriales", aspira también a que los libreros cooperen con la plataforma para vender sus contenidos digitales.

Collado habla del lanzamiento de la extensión del proyecto, y no del lanzamiento del proyecto mismo, porque, de hecho, éste ya funciona. Actualmente, en la plataforma hay 15 millones de libros digitales, entre los que hay 2 millones con derechos de autor vigentes de editores con los que Google ya coopera.

De momento, sin embargo, los libros con derechos de autor vigentes sólo se pueden ojear y no se pueden descargar ni comprar a través de Google Editions.

El siguiente paso es abrir la posibilidad de la compra de libros digitales con derechos de autor a través de Google Editions.


La tecnología. Lo que la tecnología permite acaba por realizarse. Es una regla universal, que sucesivas normativas coactivas en ámbitos como el de las descargas musicales, no acaban de reconocer. La clave, en todo caso, del futuro del libro electrónico pasa por la simplificación del proceso de compra digital y, como señala Luis Collado, por "ofrecer soluciones tecnológicas para que no haya incompatibilidad de formatos". Y concluye: "Tenemos que lograr que la tecnología deje de ser un obstáculo".

Mientras eso sucede, la perplejidad o el desconocimiento, cuando no el recelo, son los denominadores comunes en una población lectora y escritora que, en muchas ocasiones, hace suyas las palabras de Manuel Rivas. El autor de Todo é silencio considera que es "un equívoco" la situación actual del mundo editorial "que está inmerso en una histeria en torno a los soportes digital" y "quizás parte de la crisis del sector tenga que ver con eso". En un coloquio sobre literatura, celebrado la pasada semana en Logroño, el narrador criticaba la existencia de "un cierto papanatismo en torno al cacharro" en alusión a los medios informáticos. "Eso es solo el soporte, un medio de transporte y a veces se habla de ello como si fuera a marginar el contenido, que es lo sustancial de la literatura", dijo Rivas.

tendencias@elcorreogallego.es