El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

¿Cómo puede usar tus datos un hacker?

FOTO: PixabayLicense. Free forcommercial use. No attributionrequired
FOTO: PixabayLicense. Free forcommercial use. No attributionrequired

RAJHU S GORAAI   | 16.05.2019 
A- A+

Nuestra presencia en internet crece a marchas forzadas y muchas veces no somos realmente conscientes de la cantidad de datos privados que vamos dejando en todas partes en internet, en redes sociales, en foros, …

Normalmente estos datos no están conectados, y eso nos da una falsa sensación de seguridad, es cierto que alguien debe tomarse su tiempo para conectarlos, pero en el caso de hacerlo esto puede afectar a nuestra seguridad y nuestra privacidad.

En este artículo vamos a ver qué tipos de datos dejamos en internet y cómo podría un atacante malintencionado usarlos en nuestra contra, también veremos algunas medidas que se pueden tomar para evitar estos problemas.

Internet no olvida

Es cierto que, en muchos casos, somos personas anónimas sin un interés especial para un atacante malintencionado, pero este es uno de los problemas de internet, si esta situación cambia en un futuro (una carrera política, un puesto directivo, un boleto de lotería, …) nuestros datos ya estarán en internet y en algunos casos será tarde para empezar a preocuparnos por nuestra privacidad.

Es cierto que últimamente se ha legislado el derecho al olvido y que las grandes compañías están obligadas a borrar nuestros datos si así lo solicitamos, pero existen sitios que conservan copias pasadas de internet y que pueden utilizarse para acceder a nuestros datos, aunque hayan sido borrados.

Correo electrónico, contraseñas y preguntas secretas

El correo electrónico es en muchos casos nuestra carta de presentación, en muchos sitios se utiliza el correo electrónico como medio de identificación, por lo que mostrar públicamente nuestro correo electrónico dará a un atacante un lugar por el que empezar. Lo recomendable en este caso siempre es no dar datos privados de forma pública (p.e. la dirección de correo electrónico), pero es cierto que en muchas ocasiones es necesario, en estos casos siempre es recomendable tener una cuenta pública de correo para estas cosas y otra cuenta privada para el registro y acceso a sitios web.

La contraseña es siempre nuestra principal barrera de seguridad, una contraseña fácil de adivinar es lo mismo que no tener ninguna contraseña, igualmente, usar la misma contraseña en todas partes hará que tengamos un único dique de contención, si el dique cae, lo perderemos todo. Hay que evitar en todos los casos que la contraseña sea algo que se pueda adivinar (fechas de nacimiento, de aniversario, cumpleaños de los hijos, …)

Lo aconsejable en este caso siempre es utilizar contraseñas aleatorias (hay sitios web que las generan por nosotros) y utilizar un gestor de contraseñas para almacenarlas, el gestor de contraseñas del navegador puede ser suficiente si protegemos la cuenta del navegador con una buena contraseña y con autenticación de dos factores (p.e. verificar en el teléfono o en el correo los accesos antes de entrar).

En el caso de las preguntas y respuestas secretas hay poco que podamos hacer, ya que las opciones que nos proporcionan todos los sitios hacen referencia a datos personales o privados (lugar de nacimiento, apellido de tu madre, nombre de mascota, …)

La indiscreción en las redes sociales

Es bastante común dejar en las redes sociales datos que posteriormente pueden ser utilizados para acceder a nuestras cuentas, principalmente mediante la pregunta y la respuesta secreta, alguien que tenga tu dirección de correo y haya leído el nombre de tu mascota o la fecha de aniversario en tus redes sociales puede estar en disposición de acceder a tu cuenta. Hay cuentas que serán menos peligrosas, pero, por ejemplo, si alguien es capaz de acceder a tu cuenta de correo con esos datos y has usado esa cuenta de correo en todos tus registros, podrá usar la cuenta para acceder al resto de servicios.

Fotografías y datos privados

La mayor virtud que se le puede otorgar a esta presencia masiva en internet es el anonimato, pero al compartir de forma abierta fotografías o datos privados estamos rompiendo ese sello de seguridad. Y aún es peor, porque en muchos casos ni siquiera es solo nuestra privacidad, sino la de aquellos que aparecen en la foto (familiares, hijos, amigos, …). Son muchos los datos que alguien malintencionado puede obtener a través de nuestras fotos, tal vez el caso más sonado haya sido el de las bandas de ladrones que utilizan los estados de Facebook para saber cuándo las víctimas no están en casa.

Conexiones privadas o públicas

Los cables de red son algo que prácticamente no se usa, ordenadores, teléfonos móviles, tablets, todo se conecta mediante redes inalámbricas cuya seguridad es, en el mejor de los casos, débil.

Cualquiera que pueda conectarse a la misma red, cosa bastante común en una red pública, puede interceptar nuestra comunicación e incluso robar acceso a los sitios que visitamos. La mejor forma de evitar este tipo de problemas es el uso de una VPN. No entraremos en detalles sobre qué es una VPN, simplemente es un mecanismo que permite que todas nuestras comunicaciones sean mucho más seguras y de evitar este tipo de problemas.

Conclusión

Internet es algo tan cotidiano y natural para muchos de nosotros, que hemos perdido ese natural recelo a las cosas nuevas. Aunque Internet nos da acceso a todo un mundo de información y entretenimiento, no deja detener sus riesgos, sobre todo en materia de privacidad y seguridad. Siendo conscientes de los peligros que abundan en internet y siguiendo los sencillos consejos que hemos puesto en este artículo, podremos disfrutar de Internet sin tener que lamentarlo en un futuro.

Rajhu S Goraai es un apasionado de marketing digital. Síguelo en twitter.