El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

La racha negativa del Euríbor

09.11.2019 
A- A+

La noticia económica que nos ha dejado el final del mes de Octubre es la media del Euríbor en el valor de -0,307% y, por lo tanto, está constatado que se ha alejado de los valores máximos.  

Para que lo entendamos todos, el Euríbor (European Interbank Offered Rate) es el interés que pagan los bancos de la zona euro por el dinero que se prestan entre sí, calculándose de manera diaria al hacer la media de los tipos de interés que tienen los bancos más activos de la eurozona. Aunque se mide en base a las transacciones interbancarias, desde el año 2000 es la referencia que se utiliza habitualmente para calcular el tipo de interés a aplicar en las hipotecas. Además de variar cada día por los intereses de esas transacciones, también es diferente dependiendo del plazo que se haya escogido para devolver el dinero. Es importante e interesante ver como va variando cada día debido a que la mayoría de las modalidades hipotecarias está sujeta a un interés de tipo variable, ya que es el que sale más barato y rentable. Su cálculo es realizado teniendo en cuenta dos componentes: el índice de referencia (Euríbor) y el diferencial (parte fija que hay que sumar al Euríbor). De esta forma, y una vez hecha esa suma, si el Euríbor está en valores bajos, aquellas personas que tengan una revisión de su hipoteca o préstamo vinculado a esta medida en esos momentos pagarán menos de cuota y se ahorrarán un dinero a final de año, pero, si por el contrario,  este ha subido sufrirán un encarecimiento de la misma.  

Lo interesantes es que, en estos momentos, su valor continúa en negativo por cuadragésimo quinto mes consecutivo (alcanzó su último valor positivo a finales de Enero de 2016). Si bien ha visto su progresión frenada con referencia al principio del verano, cuando, comenzando en un -0.134% en Mayo, batió récords de forma mensual en Junio y Julio hasta llegar a un mínimo histórico de -0.356% en Agosto. Pese a este ligero freno que supuso el final del verano, se ha visto incrementado únicamente unas milésimas desde el -0.339% con el que cerró Septiembre, cuando se vio afectado por la decisión tomada por el Banco Central Europeo (BCE) de no realizar una bajada de tipos de interés.

El BCE es crucial en esta cuestión, ya que ha realizado hace unos meses, además de un cambio de presidente- pasando del italiano Mario Draghi a la francesa Christine Lagarde- una alteración significativa de su hoja de ruta, retrasando así la esperada subida de tipos, que iba a tener lugar a finales de 2019 o en algún momento del primer semestre de 2020.  Esta decisión puede deberse, quizás, a la incertidumbre del Brexit o la desaceleración económica que está comenzando a afectar a otros bancos centrales, que ya han iniciado o están iniciando el proceso de respuesta mediante una bajada de tipos, tales como la Reserva Federal (USA) o el Banco de Australia. Sin embargo, desde el BCE se espera todavía una temporada larga con el indicador por debajo del 0%.

Esta expectativa viene dada, en parte, por uno de los últimos paquetes de medidas adoptados por el italiano antes de dejar el cargo (presionado por el fracaso relativo de su última ronda de financiación donde los bancos europeos no cubrieron por mucho el volumen estimado), entre los que se incluye una nueva jerarquía de los niveles de los intereses aplicados a los depósitos (que entró en vigor el pasado 30 de Octubre), con los cuales se reducirá la penalización sufrida por los bancos en base a su exceso de liquidez. Esta medida permite reducir la parte negativa que supone para los bancos el mantenimiento continuado de tipos de interés negativos, permitiendo así que las entidades no sufran penalizaciones por esta situación hasta un total de 6 veces el mínimo de las reservas obligatorias, límite que, si se excediese, sí que tendrá la correspondiente penalización para la entidad.

De esta forma, aquellos interesados en contratar una hipoteca deberán tener en cuenta la posible tendencia del Euríbor al decidir entre una hipoteca a tipo fijo o a tipo variable, ya que hay estimaciones de que el indicador se mantenga alrededor de un -0.09% a finales de este año 2019 y alrededor de un -0.1% en las mismas fechas de 2020, manteniendo de este modo una estabilidad superior a la de años anteriores. Por lo tanto, es necesario sopesar la tendencia de este valor en función del periodo de devolución contratado, ya que una hipoteca de pocos años a tipo variable puede ofrecer mejores condiciones que una de tipo fijo, pero de más larga duración debido a esta tendencia, que algunas previsiones cifran, acorde a lo dicho por el BCE, un mínimo de 5 años en cantidades negativas.