El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

maría jesús sánchez herrero, Ginecóloga

"Tener el virus del papiloma no implica necesariamente que se vaya a padecer un cáncer"

{Consulta en Santiago} El pasado 14 de febrero se celebró el Día Europeo de la Salud Sexual. La doctora Herrero, miembro de Doctoralia, la plataforma que une a médicos y pacientes, habla con EL CORREO del virus del papiloma humano (VPH), la tercera enfermedad más buscada en España y sobre la que aún existen prejuicios.

María Jesús Sánchez Herrero
María Jesús Sánchez Herrero

MARÍA ALMODÓVAR   | 17.02.2020 
A- A+

Doctora, ¿en qué consiste el virus del papiloma humano (VPH)?

Se llama así porque produce lesiones benignas como papilomas o verrugas. Son virus muy prevalentes. Se considera que el 75-80 % de las personas sexualmente activas se contagiarán con el VPH en algún momento de sus vidas, pero en la gran mayoría desaparecerán sin ningún tratamiento. Existen más de 150 tipos de VPH (se les asigna un número) y se han clasificado en virus de alto riesgo (presentes en lesiones precancerosas y cancerosas), virus de bajo riego (que están con más frecuencia en lesiones benignas de la piel) y virus de riesgo intermedio. 

¿Cuál es su sintomatología?

La mayoría de las personas no tienen ningún síntoma ni tendrán problemas de salud debido al virus, ya que el sistema inmunitario lo ataca y lo expulsa.

La infección por los tipos de virus de bajo riesgo produce verrugas ya sean en la piel o en mucosas. Las más frecuentes son genitales, rectales o anales. Cuando la infección por virus de alto riesgo es persistente, el VPH puede modificar las células y causar lesiones precancerosas, sobre todo en el ­cuello uterino. 

¿Es cierto que es una enfermedad que proviene del hombre y que a partir de ahí se la trasmite a la mujer?

No. Esta infección se trasmite por contacto, ya sea de hombres a mujeres o viceversa. 

¿La abstinencia es la única manera de prevenirlo o el uso del preservativo es eficaz?

El preservativo es eficaz para la trasmisión vaginal y cervical, pero ha de utilizarse ­durante todo el tiempo que dura el ­acto sexual. Sin embargo, no evita el contagio que se produce piel a piel, sobre todo en el área ­genital. 

¿Cuál es el pronóstico y qué complicaciones puede ­presentar?

Como dije anteriormente, sabemos que son virus muy frecuentes y también sabemos que el tener VPH no implica necesariamente que se vaya a padecer un cáncer.

Sin embargo, también sabemos que este virus está ­presente en la mayor parte de las ­muestras de cáncer de cuello ­uterino y también en el cáncer de ­vagina, vulva, pene, ano, boca y ­garganta.

Pero para que se desarrolle un cáncer es necesario una ­conjunción de dos factores: que la infección sea persistente y que sea un virus de los denominados "de ­alto riesgo".

La ventaja que tenemos en las enfermedades del cuello uterino es que podemos detectar las lesiones premalignas con una técnica sencilla de uso rutinario que es la citología y de esa forma podemos tratarlas antes de que sean un problema grave. 

El cáncer de cérvix asusta, ¿pero se puede curar?

Cuando lo detectamos en estadíos iniciales si. Incluso, como dije antes, realizando citologías durante las revisiones periódicas puede evitarse su desarrollo. Cuando ya está más avanzado, disponemos todavía de armas eficaces como la ­cirugía, la radioterapia y la quimioterapia. 

¿Hay un rango de edad específico que tenga más riesgo de contraer el virus?

El 80 % de las personas sexualmente activas se infectan con el VPH, por lo que es más frecuente detectarlo en la década de los 20-30 años y va disminuyendo con la edad. Sabemos que la inmunidad natural puede eliminarlo y que la promiscuidad sexual incrementa el riesgo de infección. 

Cada vez se habla más del VPH, pero a la gente le cuesta admitir que lo tiene o lo ha tenido, por miedo al qué dirán. ¿Debería perderse esa ­vergüenza?

Sí. El tener esta infección no implica que necesariamente se vaya a sufrir un cáncer y además puede ser detectada antes de que éste se desarrolle. Tenemos la obligación de quitarle el estigma que tiene una vez diagnosticada la infección, con el tratamiento y las medidas preventivas que he señalado anteriormente, se puede tener una vida sexual normal. 

¿Es de la opinión de vacunarnos todos: hombres y mujeres?

No hay una respuesta definitiva a su pregunta. Las tres vacunas que utilizamos siempre incluyen el HPV 16 y 18, que son los virus de alto riesgo para desarrollar un cáncer de cuello uterino. Pero hay muchas diferencias en su recomendación incluso entre países con el mismo estilo de vida. En España se financia la vacunación de todas las niñas de 12 años y algunos grupos de riesgo pero en otros países como Australia, se vacuna a ambos sexos. En España la vacunación de los ­varones no está financiada. Otro aspecto discutible es el grupo de edad al que se debe vacunar; mi opinión personal es que la edad de la persona no debe ser un límite para ­vacunarse. 

Si una persona da positivo en algunos de los virus (creo que hay más de 100), ¿puede luego desarrollar otros aunque mantenga una vida sexual estable?

Si una persona tiene una prueba positiva para VPH debe realizar un seguimiento periódico que permita detectar precozmente una posible complicación, ya que el virus puede estar latente durante años en el cuello uterino sin causar problemas. 

¿Qué consejos daría desde Doctoralia a los lectores de EL CORREO?

Como el cáncer de cuello uterino se puede prevenir, el mejor consejo es vacunarse contra el HPV, llevar una vida sana para tener un buen sistema inmunitario y acudir al ginecólogo periódicamente para detectar precozmente una posible lesión.