El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias | tendencias@elcorreogallego.es  |   RSS - Tendencias RSS

editado por Crítica

'Vivos' homenajea a los últimos supervivientes españoles de los campos nazis

Es el resultado de un trabajo sobre el terreno que la periodista Llor realizó hace tres años y en los que ha reunido veinte historias

EFE. MADRID  | 27.01.2014 
A- A+

Montserrat Llor es consciente de que hay mucha literatura y libros de historia sobre los campos de concentración nazis y por eso decidió "estar en cada casa y con cada persona cuando abre sus archivos familiares" para escribir un homenaje a los últimos supervivientes españoles de aquel horror.

"Vivos en el averno nazi", editado por Crítica, es el resultado de un trabajo sobre el terreno que la periodista Llor realizó hace tres años y en los que ha reunido veinte historias de españoles que sobrevivieron a los campos nazis, cuando mañana se celebra el Día de conmemoración del Holocausto.

La mayoría de ellos viven en Francia ya que tras ser liberados no pudieron regresar a España. Hombres y mujeres octogenarios y nonagenarios que compartieron con la autora sus vivencias, cartas y dibujos que conservan de los campos de concentración, muchos de ellos, objetos que han guardado en silencio durante años.

"Son personas muy fuertes emocional y físicamente" ha explicado la autora a Efe, que ha analizado también cómo han asumido esas terribles experiencias a lo largo de los años: "con el paso del tiempo el dolor se ha ido difuminando, lo ven lejano en una forma de autodefensa, ya que en la sociedad de entonces no pudieron explicar lo que les había ocurrido; tuvieron que reinventarse".

Pero aunque se ha alejado, "el dolor todos lo sienten, aunque lo manifiesten de diferentes formas", indica Llor, que destaca la forma en la que todas estas víctimas del nazismo la atendieron: "solo he encontrado cariño".

En 1945 se produjo la liberación de los campos de concentración de estos españoles que habían sufrido antes los horrores de la Guerra Civil, el exilio y los campos de internamiento franceses.

Entre las víctimas, el tío abuelo de la autora y el abuelo de su marido, dos casos que la llevaron a rescatar sus historias y las de los supervivientes, hombres y mujeres que habían nacido en España o descendientes de españoles, mediante entrevistas que ha hecho en viajes desde 2008.

Marcelino Bilbao (Alonsotegui, Vizcaya, 1919) es el último superviviente de los experimentos médicos nazis y fue entrevistado por Llor en su domicilio de Chatellerault (Francia): internado en Mauthausen, fue uno de los siete internos que resistió las inyecciones de benceno con las que inocularon a 30 presos que sirvieron de cobayas.

El aragonés Segundo Espallargas, fallecido en 2012 poco después de ser entrevistado por la autora, fue conocido por ser un boxeador imbatido en el campo de concentración de Mauthausen, donde los nazis organizaban combates. "Me decían, ¡si no ganas vas al crematorio!" relata en el libro.

Otra de las historias es la de José Alcubierre Pérez, nacido en Barcelona en 1926, uno de los jóvenes españoles que arriesgaron sus vidas para esconder las fotografías que habían conseguido otros dos de los deportados, Francisco Boix y Antonio García, que trabajaban en el laboratorio fotográfico del campo de concentración, imágenes que fueron aportadas a los juicios de Nuremberg.

El cántabro Ramiro Santisteban; el tarraconense Edmond Gimeno Font, que fue deportado en el mismo tren que Jorge Semprún; Elisabet Ricol, de padres turolenses; Conchita Ramos (Lleida, 1925), internada en Ravensbrück, son otros de los testimonios que ha recabado en el libro.

"Después de la liberación no podían contar nada, porque ¿cómo vas a contar tales barbaridades con las palabras adecuadas?. Se vieron desbordados y callaron", dice la autora.

Pero ahora, "a todos les une la necesidad de que no se olvide lo que pasó y todo lo que se divulgue es poco", recalca Llor.