Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 22 enero 2021
21:00
h
ENTREVISTA
Miguel Matamoro. Compositor

“El arte es cuestión de generosidad, pero es difícil ser generoso y competitivo cuando luchas por cuatro perras”

Emoción, sensibilidad y una fuerza envolvente al mismo tiempo. Aunque solo poseo conocimientos básicos de la música, eso es lo que me ha transmitido la desasosegante ‘Brétema’, del compositor gallego Miguel Matamoro. El sello norteamericano Navona Records ha incluido esta obra para orquesta en su último disco ‘Dimensions Vol. 3’, recientemente lanzado al mercado, y que está disponible en las principales plataformas de distribución musical (Apple Music, Spotify y Amazon Music) y en distintas listas de reproducción del prestigioso sello, propiedad de Parma Recordings.

Miguel, no me gusta la niebla. Me da miedo cuando me envuelve... ¿Qué te inspira a ti para convertirla en música?

Para mí es inspiradora en sí misma, y me gusta además cómo suena brétema. A veces surge primero la palabra, otras la propia música te sugiere el título, aunque no recuerdo cómo fue aquí. Personalmente, nunca sé qué es lo que me va a inspirar.

Galicia está muy presente en tu obra. ¿Morriña? ¿O es para demostrar que es una tierra única e incomparable?

Ahora que vivo en Galicia no hay morriña, pero pudo haberla mientras estuve fuera. Conozco muy bien el País Vasco, Cantabria, Aquitania o el norte de Italia, y son igualmente lugares únicos e incomparables. Pero sí, supongo que Galicia está muy presente en mi obra porque soy gallego, y es tan difícil medir su influencia como escapar de ella.

¿Podemos decir que el oyente se convierte en viajero?

Podemos decirlo y me gusta pensarlo... En la música siempre hay un antes y un después, y un material que vas transformando, así que es perfectamente comparable con la idea de un viaje.

Has hecho como Mendelssohn, Mahler y Prokofiev, que en sus composiciones recrearon fenómenos meteorológicos. Uno de ellos fue la niebla. ¿Hay alguna influencia de ellos en ‘Brétema’?

Me cuesta pensar en compositores que no se hayan referido alguna vez a elementos de la naturaleza para bautizar sus obras, y aquí añado: Beethoven, Britten, Haydn, Ravel, Debussy, Dutilleux... Son compositores a los que he escuchado mucho y de cuya influencia no puedo abstraerme; no sé en qué medida exactamente, pero forman parte de mi imaginario.

Miguel, ¿cómo definirías esta composición?

Me cuesta mucho definir la música: entiendo que ayuda al oyente que se acerca por primera vez, y a mí me gusta leer lo que otros dicen de mis obras, pero cuando yo lo intento mi mente se queda en blanco. Es una suerte que Brétema esté grabada y que se pueda escuchar con un play, así ya no tengo que explicarla.

¿Cómo se consiguen los efectos que buscas en cada momento? Siempre hay una evolución de la niebla... Cuando se asoma, cuando nos atrapa, cuando empieza a marcharse...

Aquí entramos ya en cuestiones más técnicas. No es tanto el material que hay en Brétema como la forma de orquestarlo. En esta pieza, cada motivo se va difuminando como una gran masa mórbida, igual que la niebla diluye todo lo que envuelve. Me he preocupado mucho de usar pequeños grupos de instrumentos, reservando la masa orquestal en los momentos más fuertes, con contrastes extremos de volumen y texturas para provocar ese gran desasosiego de no poder ver. La obra es del año 2012 y me queda algo lejos la experiencia de su escritura.

Esta es, además, tu primera incursión en el mundo discográfico. Y lo haces por todo lo alto: con el sello norteamericano Navona Records, que ha incluido ‘Brétema’ en el disco Dimensions Vol. 3, en el que aparecen también otros compositores internacionales. ¿Qué significa para ti, Miguel?

Además de una enorme satisfacción, es la oportunidad de que mi música se escuche en cualquier parte, y espero que por gente de mi mundo que me pueda dar trabajo. En resumen, un escaparate.

Una curiosidad: ¿existe mucha competencia en tu gremio?

Somos muchos queriendo decir cosas muy parecidas y hay muy pocos micrófonos. Hay más competencia de la debida porque no hay dinero. El arte es cuestión de generosidad, pero es difícil ser generoso y no competitivo cuando luchas por cuatro perras. En las redes hoy se habla mucho de alerta roja, pero el abandono de la cultura es anterior a esta pandemia. Sin embargo, la música –y otros contenidos– han salvado nuestra salud mental durante el confinamiento: yo mismo di algunos conciertos online de piano.

Y ahora, en tiempos de pandemia, ¿cómo es tu día a día? ¿Existe algún tipo de apoyo?

Mi tiempo se divide en tocar el piano y escribir música. De apoyos mejor olvidarse. Por eso, es importante que la gente siga yendo a conciertos, escuchando música y tratándola como algo de verdad valioso que forma parte de nosotros. Todo cambia muy deprisa, pero la música permanece.

Una gran formación

Miguel Matamoro es un compositor gallego nacido en 1991. Licenciado en Composición

por el Centro Superior de Música del País Vasco, es Máster en Instrumentación Contemporánea. Su música ha sido interpretada por diferentes orquestas sinfónicas, ‘ensembles’ y solistas.

En 2012 ganó el premio EMCW de Composición con su obra ‘Onde a espuma non chega’.

En 2018 fue comisionado por el

Consello de la Cultura Gallega para componer la obra para coro y orquesta ‘Duns folios

que foron blancos’.

En ‘Brétema’, que significa ‘niebla’ en gallego, alude a sus vivencias en torno a un fenómeno atmosférico harto común en las costas gallegas. Con alusiones marinas reconocibles –faros, rocas, barcos– y el misterio que impone la niebla a su paso, ‘Brétema’ alcanza su clímax al provocar en el oyente un estado de tensión propio de quien se ve envuelto en ella.

01 nov 2020 / 00:15
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito