El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

opinión

Alcalde Ferreiro 1, Virgen del Rosario, 0

GERMÁN RODRÍGUEZ CONCHADO   | 21.10.2018 
A- A+


¡Vaya golazo le acaba de meter el alcalde de La Coruña a la Virgen del Rosario! Por toda la escuadra. Como todos los años, la Cofradía de la Virgen del Rosario encargó una alfombra floral en honor a la Virgen del Rosario, Patrona de La Coruña; acabó la alfombra a las 3 de la madrugada, la dejó perfectamente vallada y a las 5 de la madrugada (tan solo 2 horas después) la empresa de limpieza municipal (Cespa) retiró la alfombra, regó la zona y no dejó el menor rastro de la misma. Ha sido una jugada de estrategia perfectamente elaborada. Pase largo al espacio, recoge Cespa. Sortea a los operarios y al Comité de Empresa, se va hacia la línea de fondo, centra medido al balcón del área, recoge la concejal de Medio Ambiente y Limpieza, le hace un caño a la prensa, prolonga al punto de penalty y el alcalde Ferreiro (Marea), libre de marca, envía a la escuadra. Un golazo.

Ese gol ha sido una verdadera obra de arte. Bueno, pues aún ha habido unas 300 personas que han (hemos) protestado ese gol. Es que hay gente que no hace más que protestar. Ya protestaron cuando el mismo alcalde Ferreiro (Marea) suprimió la tradición de que la Corporación Municipal honrase a la patrona de la ciudad; también protestaron cuando el mismo alcalde Ferreiro (Marea) suprimió también la tradición de que la Banda Municipal honrase a la patrona de La Coruña el día de su fiesta; y también protestaron cuando el mismo alcalde Ferreiro (Marea) prohibió que la alfombra floral en honor de la Virgen del Rosario se exhibiese en la Plaza de María Pita.

Desde luego está claro que hay gente que no hace más que protestar. Cuando el alcalde Ferreiro (Marea) les quitó la Plaza de María Pita, los "protestones" tuvieron la osadía y el atrevimiento de seguir poniendo la alfombra floral en un pequeño rincón contiguo a la Iglesia de Santo Domingo, donde se venera la imagen de la Virgen.

Ante tamaña provocación, el alcalde Ferreiro (Marea) no podía permanecer impasible, por eso se esforzó en elaborar la jugada que acabó con la retirada de la alfombra ¡Faltaría más!.

Pero si el gol tiene mérito que, sin duda, lo tiene, las declaraciones postpartido tienen aun más valor. En la natural modestia y humildad que son propias de los espíritus elevados, como sin duda es el alcalde Ferreiro (Marea), no hay sitio para la arrogancia, para ufanarse o para presumir de lo bien hecho. Con humildad franciscana dice que él no hizo nada, que fue sin querer, que simplemente fue un error, que el no quería hacerlo. ¡Qué gran hombre! ¡Qué sencillez! ¡Que cercanía a los humildes!

Los "protestones" erre que erre con su protesta. Dicen que si fue un error, que pague el error el que lo haya cometido. Que los errores que causan tan graves daños morales no pueden quedar impunes.

Primero les dijeron que el error era de los operarios de Cespa que interpretaron mal las órdenes. Esto fue desmentido por el sindicato STL que afirmó públicamente que los operarios recibieron órdenes muy claras de retirar la alfombra floral. Después la concejal de Limpieza dijo que el error era de la propia empresa Cespa. Y los "protestones" diciendo que si el error fue de Cespa que se resuelva el contrato de concesión, pues es claro que Cespa no puede decidir por si y ante si, sin autorización municipal, lo que retira y lo que no, pues si se le permite retirar la alfombra floral impunemente, mañana puede retirar los jardines de Méndez Núñez, y que se haga con todas las garantías para que Cespa pueda reclamar judicialmente (si quiere) y "cante" en el Juzgado quien le dio (de verdad) las órdenes. Para evitar eso, el alcalde Ferreiro (Marea) dice que no es para tanto, que "entre bomberos no vamos a pisarnos la manguera", que le vamos a dar cuatro duros (del presupuesto, claro) a los perjudicados y que "pelillos a la mar".

Y como este alcalde Ferreiro (Marea) es un alcalde de palabra ha escogido como interlocutor no a la Cofradía de la Virgen del Rosario que, en principio parece la representante directa de los agraviados, sino a la Asociación Faro de Monte Alto. ¿Y que tiene que ver aquí la Asociación Faro de Monte Alto? Pues es la que elaboró la alfombra floral. Ya, pero aquí no estamos hablando de daños materiales, sino de ofensa a los sentimientos religiosos de muchas personas (artículo 522 del Código Penal) que nos hemos sentido ofendidas por esta acción del alcalde Ferreiro (Marea).

La Asociación Faro de Monte Alto podrá cobrar o no por el trabajo elaborado y destruido (desconocemos si su colaboración fue gratuita u onerosa). Esta Asociación ha sido astutamente escogida como interlocutor por el alcalde Ferreiro (Marea) porque es una asociación que recibe subvenciones municipales y así es muy fácil la negociación: "si no armas mucho ruido el año que viene tendrás mas subvención y si armas mucho ruido el año que viene tendrás menos subvención (o ninguna)". Es el problema del clientelismo.

Pero lo verdaderamente grave de la retirada de la alfombra floral es la ofensa a los sentimientos religiosos de cientos (presentes) o miles (representados) de coruñeses que la Asociación Faro de Monte Alto no representa y por tanto no puede defender. Quién representa a esos cientos o miles de coruñeses ofendidos por esta conducta es la Cofradía de la Virgen del Rosario que, a lo que parece, no recibe subvención municipal. Así no es tan fácil negociar. Y esta asociación esta obligada a ejercitar las acciones legales. Los hechos son claros, los responsables, también. Si la Cofradía de la Virgen del Rosario no es capaz de defender sus derechos el alcalde Ferreiro (Marea) y "doce de los suyos" (como el Cid) continuaran "cabalgando sobre los ladridos" de los "protestones" (como don Quijote). Es que lo importante no es tener derechos, lo importante es saber defenderlos. Si no se saben defender es como si no se tienen. Y así nos va. Y así le va al alcalde Ferreiro. Y a la Marea.

ABOGADO