El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias » El Correo 2

TRIBUNA LIBRE

El arte Gótico: pervivencias y diferencias

ÁNGEL NÚÑEZ SOBRINO / ESCRITOR   | 22.09.2019 
A- A+

Lo más fecundo de un estilo artístico es que perviva en siglos siguientes a su aparición con funciones parecidas. Así ocurre, por ejemplo, en la Capilla de Ánimas en neogótico de la zona antigua de Pontevedra. La inscripción interior es clara: "Recuerdo del Excmo. Ayuntamiento a los señores Marqués de Riestra, D. Luís Sobrino , D. Fernando Campo, D. Aquilino García, D. Celestino Reguera y D. Pedro Martínez que construyeron a sus expensas esta capilla. Año de 1898". O lo que es lo mismo: nombres concretos de los representantes del patriciado urbano pontevedrés de finales del XlX. Una élite de la política, la cultura y el comercio.


LAS FASES Y LOS TIEMPOS DEL SABER. Todo edificio gótico gallego, nacional e internacional toca la sensibilidad del investigador o del esteta; y toca asimismo el sentido íntimo o la conciencia interior (Maine de Biran,1776-1824), en direcciones y consecuencias distintas. Los resultados de la sensibilidad (impacto perceptivo y vibraciones) y sentido íntimo toca la devoción y la creencia. Siendo direcciones distintas pueden sin embargo converger en un momento dado, y provocar emoción y asombro, y un modo y grado de satisfacción espiritual. El tercer aspecto consiste en que provoca el estudio del arte gótico; invade la necesidad de saber a quien lo contempla, y también reclama una información inmediata en internet. Estudiando un edificio gótico vienen irremediables aspectos del pensamiento constructivo con sus ramificaciones. Helas aquí: como se pudo realizar, como se pudo solucionar un problema de estructuras, como se pudieron añadir elementos de otros estilos, como se pudo adaptar ese edificio a una doctrina teológica o escolástica, y al respeto es clásico Arquitectura gótica y pensamiento escolástico de E. Panofsky, como ese edifico responde a una finalidad práctica: el refrectorio, y que continúa en uso. A lo que se añade una rica abundancia de formas. Como dice Michael Camille: "El gótico no fue nunca un estilo uniforme. Tuvo muchas variantes y adquirió formas bastante diversas en función de las tradiciones locales". También los materiales distintos aportan, como el plomo, el bronce y el ladrillo. Así sucede con iglesias de Tallín, Riga y Vilnius, vistas hace poco por nosotros. El gótico es una referencia de Europa. Europa y el gótico, en este sentido, son casi una equivalencia . La Europa de los burgos medievales estaba ocupada de iglesias, con abundancia por dominicos y franciscanos.


ASPECTOS RELEVANTES EN CARMEN MANSO. Cada edificio gótico mendicante consiste, podemos decir, en un teatro devocional. Componen ese 'teatro devocional' las gárgolas grotescas, las imágenes, las capillas, los ventanales, los arcos y los contrafuertes que constituyen la sistematización visual, material y compacta del edificio. Lo más importante es la imagen en madera o piedra. Nos encontramos ante el poder psicológico de la imagen religiosa. En este aspecto es donde culmina con mayor brillantez el trayecto de la Dra. Carmen Manso. Además sele nota que disfruta con ello. Cuando ella describe una imagen se expresa con la organización lógica de una verdad. Es en la imagen donde reside el detalle, la percepción, los pliegues (Le Pli, de Gilles Deleuze) y el rostro. Ella ha sabido llegar es este climax donde la sagacidad se enfrenta -penetra- fenoménicamente ante esa obra de arte. La consecuencia es la presentación de un descubrimiento, y con ello un añadido seguro al Catálogo del gótico en Galicia. En esta línea, los franciscanos estaban en la vanguardia del uso de imágenes para persuadir y convertir a la audiencia. Entonces, perfección artística y eficacia en el mensaje son los alineamientos de una intención con importancia social y entusiasmo colectivo.También hay que considerar la doble visión y la apreciación de todo edificio religioso: su ambivalencia. No lo ve igual un creyente ignorante que un investigador lleno de conocimientos. Una objetividad preparada es el utensilio científico con que Carmen Manso se enfrenta a la valoración de un edificio. Desmenuzamiento meticuloso, una síntesis histórica, estado actual del edificio (iglesia y todo lo demás), componen una descripción-presentación exacta con vocabulario técnico de la misma. Si lo pensamos con detenimiento cada construcción gótica, como pura inventiva aprobada y establecida, es un prodigio de creatividad. Cito a Ana Margarida Carvalheira sobre Santa María de Aguiar (Portugal ): "Elementos fitomórficos entrelazados, o que contribue para a criação de um ambente plástico de gran valor criativo". Sobre la decoración vegetal (capiteles) de la sala capitular. Dígase lo mismo de la extraordinaria inventiva de las gárgolas.


LOS GOZOS ARQUEOLóGICOS. Documenta y comenta la Dra. Manso Porto, con fotos acertadas y comentarios plagados de erudición, abundantes restos arqueológicos medievales, dispersos, instalados o guardados en claustros y dependencias. Ello nos produce, de una parte, una especie de claro goce arqueológico para su contemplación y estudio; pero en otro sentido, ello segrega una lástima ante lo que se perdió ante una Desamortización torpe y las rabias liberales que atacaron más las arquitecturas que las creencias. Desfilan en estos dos nutridos volúmenes -Arte Gótico en Galicia: los dominicos, 1993- restos epigráficos funerarios, imaginería, heráldica, signos lapidarios, cruces de consagración que componen un conjunto de lo real conservado y encontrado frente a lo esperable e imaginario que se perdió o se vendió en tiempos, y que también es apto para monografías específicas sobre cada serie de restos conservados en conexión con otras geografías y épocas parecidas. En este sentido, la obra de Carmen Manso, al tratar también lo "residual" e importante abre no sólo un camino a la ilusión investigadora, sino también hacia mayor conocimiento del arte gallego. Vayamos, de nuevo, a estos monumentos gallegos magníficos para encontrar en ellos perfección, inspiración, interés por un buen resultado, y convengamos que también el dinero le hizo un buen servicio al arte en aquellos siglo lejanos, y que ahora se nos muestran esplendorosos por su resurreción en la página impresa.