El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias » El Correo 2

FINTAN O’TOOLE, escritor y periodista

“El ‘brexit’ es un proyecto reaccionario”

El prestigioso columnista irlandés de ‘The Irish Times’ y ‘The New York Review of Books’, entre otros medios, ofrece una larga entrevista a EL CORREO GALLEGO tras la publicación en español de ‘Un fracaso heroico; el ‘brexit’ y la política del dolor’ (Capitán Swing)

Fintan O´toole - FOTO: Ben Russell
Fintan O´toole - FOTO: Ben Russell

JOSÉ MIGUEL GIRÁLDEZ PROFESOR DE LA UDC   | 23.02.2020 
A- A+

¿Qué ha sucedido para que el Reino Unido haya llegado a este punto en sus relaciones con Europa? Se ha dicho (según leí en el Financial Times) que la terquedad es el secreto del carácter británico. ¿Tú lo crees así?

Ciertamente no puedes subestimar la importancia de no perder la cara ante los obstáculos. A la gente se le vendió una promesa con falsas pretensiones, pero no quieren admitir que fueron engañados por simples eslóganes en 2016. Fue algo muy importante, un momento del destino. ¿Quién quiere descender dolorosamente desde lo más alto?

Tampoco se puede subestimar [la diferencia] entre la actitud subyacente de Gran Bretaña y otros países hacia la UE. Para casi todos los demás, unirse a la Unión Europea consistía en superar un pasado muy desagradable: la Segunda Guerra Mundial o la dominación soviética, o el fascismo en el caso de España, o el colonialismo en el caso de Irlanda, etc. Pero para los británicos se trataba de resignarse a la pérdida de un pasado glorioso. Y resulta que muchos de ellos no se resignaron, después de todo.

¿Escribiste el libro con un espíritu didáctico o más bien con un espíritu de sátira, para que algunos políticos ya no pudieran ocultar la verdadera realidad del Brexit? O, dicho de otra manera: ¿Qué es lo que definitivamente te impulsó a escribir este libro? (Aunque haces algunas reflexiones en el texto al respecto, por supuesto).

Lo escribí muy rápido y, para ser sincero, pensé que reuniría mucho de lo que ya había escrito en las columnas y ensayos de mi periódico. Pero cuando comencé, me di cuenta de que ni yo ni (creo) nadie más se había hecho realmente la pregunta fundamental: ¿cómo se convence a una democracia europea privilegiada grande y próspera de que está intolerablemente oprimida? En cierto modo, es una pregunta muy loca, pero es lo que está sucediendo con el Brexit: Inglaterra imaginándose en la misma situación de una de sus antiguas colonias. Si eres irlandés, tienes (por desgracia) mucha información sobre este tipo de autocompasión, ¡aunque creo que podemos tener un poco más de razón que los británicos! Pero una vez que comienzas a tirar de este hilo, tienes que involucrarte en una especie de psicoanálisis colectivo. Me sorprendió encontrarme haciéndolo, pero debo admitir que también se convirtió en algo bastante divertido. Quería capturar la sensación de lo absurdo, no tanto satirizar el Brexit como simplemente resaltar lo absurdo que ya existe en él.

¿Diría que el Brexit comenzó de una manera bastante absurda, de hecho como un apoyo a una campaña electoral, en el caso de Cameron, y ha terminado vertiginosamente, como si técnicamente no pudieran detenerlo o simplemente porque no quisieron hacerlo?

Sí, sin duda tiene esa atmósfera que se advierte tanto en una farsa como en una tragedia en la que comienzas con solo una acción y poco a poco va ganando velocidad y va avanzando hacia un resultado que nadie quiere realmente, pero lo cierto es que nadie puede detenerlo. El número de personas que realmente quieren un Brexit duro es muy pequeño, y no es lo que se les ofreció en 2016. Pero en este momento parece que esto no se detendrá, al menos hasta que haya alcanzado su punto más extremo.

Los jóvenes, en general, están enfadados con las personas mayores en el Reino Unido. Creen que son responsables de lo que ha sucedido, que han echado a perder su futuro, su vida cosmopolita, y todo esto debido a algunos partidos políticos: les han dicho que volverían a hacer grande al Reino Unido. ¿Es tan clara la división generacional? Ahora dicen que no deberías votar si tienes más de 65 años, creo que proponen que la edad para votar debería ser limitada ... Pero al mismo tiempo, los británicos que viven en lugares como España y otros, están en contra del Brexit, aunque, vale, no son exactamente jóvenes. ¿Qué dirías al respecto?

Muchos jóvenes se han acercado a mí en algunos actos o eventos, en Inglaterra, diciéndome: "No he vuelto a hablar con mis abuelos desde el referéndum". Es algo profundamente triste: realmente existe una brecha generacional, y muchos jóvenes sienten que les han robado el futuro. No estaría de acuerdo en que los mayores de 65 años no deberían votar, pero es muy sorprendente que, si las personas que todavía están activamente involucradas en la economía fueran las únicas con voto, el Brexit hubiera sido fácilmente derrotado. Y una de las cosas que se olvida aquí es que el Brexit es visto como una cuestión de identidad, pero Europa también es una cuestión de identidad para los jóvenes. Europa forma parte de su sentido de pertenencia tanto como ser inglés para alguien de las Midlands, que votó por Brexit.

En tu libro mencionas cosas muy interesantes sobre la historia y la cultura. Por supuesto, parece que el Brexit implica algún tipo de recuperación nostálgica de la idea del viejo imperio. ¿Era una forma de convencer a la gente? Creo que todas esas palabras sobre el pasado suenan muy viejas y, sobre todo, suenan a propaganda. ¿Cómo es posible convencer a tanta gente hoy con ideas tan absurdas?

Si me lo hubieras preguntado hace cinco años, yo también habría dicho que la nostalgia por el Imperio se ha ido hace tiempo. Pero resulta que queda un par de cosas. Una es la sensación de excepcionalidad: no somos ni podemos ser un país ordinario, [piensan]. Somos "grandes" y esa ilusión de grandeza es una especie de etapa zombi de la conciencia imperial. La otra cosa es la que exploro en el libro: lo que queda del imperio es una mentalidad binaria. Los imperios son binarios: o eres dominante o estás siendo dominado. Los ingleses de alguna manera han mantenido esta forma de pensar y eso lleva a esta conclusión: si no estamos dominando a la UE, entonces es que debe estar dominándonos a nosotros.

En tu libro también haces una clara distinción entre Londres y el resto del país, o entre Londres y lo que llamamos la vieja Inglaterra del Valle del Támesis. ¿Quizás el concepto de una nación homogénea, una nación que tiene en su conjunto los mismos objetivos, ya no es válido en el siglo XXI? Digo esto porque está claro que Londres, una gran ciudad cosmopolita y abierta, no está a favor del Brexit, y, sin embargo, el Brexit está construido a partir de Londres, lo cual es surrealista.

Si. El Brexit quiere ser un proyecto nacionalista del siglo XIX o principios del XX: una nación oprimida que "recupere el control" de sus señores coloniales. Pero su mayor problema conceptual es que el Reino Unido nunca fue una "nación" de todos modos. Es una unión de cuatro naciones: Escocia, Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte. Y luego, como usted dice, Inglaterra está muy dividida: Londres es una ciudad-estado gigante dentro de ella. Entonces lo que sucede es que, de estas cinco entidades, tres están fuertemente en contra del Brexit. Sólo Inglaterra, sin Londres, y las partes inglesas de Gales están a favor. Así que toda la retórica sobre "la nación", "el pueblo" y "la Unión" se deshace por sí misma. El Brexit en realidad está destruyendo la propia unidad imaginaria que evoca.

La idea de Brexit se parece mucho a otras acciones populistas que se basan principalmente en la simplificación de ideas. Como dijo Tocqueville, "una idea falsa, pero clara y precisa, tendrá más poder en el mundo que una idea verdadera y compleja". Este parece ser el caso del Brexit. Escucho los discursos de Farage (la misma noche de desconexión, por ejemplo, hablando en los jardines de Westminster) y no puedo creer que una historia tan infantil pueda convencer a alguien. Pero lo increíble es que los conservadores han aceptado la tarea, y han hecho el trabajo, no sin dificultad, el trabajo de los euroescépticos, quiero decir, aunque muchos de ellos no lo sean.

Vivimos, por desgracia, en un momento en que existe un anhelo de simplicidad y los ‘brexiteers’ [defensores del Brexit] han sido brillantes a la hora de darle pábulo: ‘Take Back Control’ (o ‘Hagamos el ‘brexit’ de una vez’). El ‘Faragismo’ ahora ha desplazado por completo al conservadurismo: el Partido Conservador ya no existe realmente. Y creo que para muchas personas en Inglaterra, la idea de estar "convencidos" ni siquiera es relevante. Porque el Brexit no es un argumento basado en evidencia; es un gran gesto y la parte buena de un gran gesto es que no piensas en las consecuencias.

Boris Johnson es una figura fascinante pero también desconcertante. El escritor Eduardo Mendoza, que vive en Londres, me dijo el otro día que no puede entender por qué Johnson, que es una persona con muy buena educación y una gran preparación, por supuesto elitista, de repente decide apoyar el programa antieuropeo, teniendo él mismo, como tiene, algunos vínculos personales con Europa. Alguien que puede recitar fragmentos de la Ilíada en latín, sin embargo, parece que solo puede desempeñar un papel teatral. La política como una gran representación. Y en ese sentido, creo que es un personaje bastante de Shakespeare, más histriónico, más divertido en el escenario que May.

Johnson tiene un profundo deseo de ser amado y, obviamente, se dio cuenta desde el principio de que su mejor oportunidad pasa por ser divertido. Pero ser divertido significa poner todo entre comillas, incluido él mismo. Su nombre es Alex, pero creó un personaje llamado "Boris", un torpe, excéntrico, pero sobre todo adorable, pícaro. Incluso sus seguidores dicen cosas como "es un idiota, pero un idiota adorable". No es un idiota, por supuesto, pero sabe cómo hacer que parezca que desarma a las personas y así les hace pensar que lo que está sucediendo es inofensivo: ¿cómo podría ser dañino él, si te está haciendo sonreír?

Como dijo usted en alguna parte, la frase 'Get Brexit Done', más que un eslogan electoral, transmitía la idea de una tarea pesada y aburrida que tenía que completarse de una forma u otra, sin importar que no fuera cómoda, o incluso necesaria. De hecho, en tu libro hablas sobre el término ‘populismo masoquista’. Es tanto como decir: vamos a infligir una herida profunda con esto, pero, aun así, lo haremos... Aunque no sabemos muy bien por qué. Ese parecía ser el mensaje.

Sí, pero creo que el mensaje cambió un poco con las elecciones de diciembre y también ese eslogan. Siempre está presente ese masoquismo, pero a Johnson se le ocurrió un nuevo giro: le infligí dolor, pero también soy el único que puede detenerlo. "Done", en el eslogan, significa cumplido, pero también "terminado". A Johnson se le ocurrió la oferta del torturador: dame lo que quiero (poder) y haré que el dolor desaparezca. Te sorprendería la cantidad de personas que piensan que ese dolor ya se ha ido, que el Brexit ha terminado.

Desde España, Corbyn y los laboristas son vistos como la representación del fracaso, la ambigüedad y la inacción. También de la confusión y falta de objetivos claros. ¿Cuál fue el papel real de los laboristas en todo este proceso, si lo hubo?

A Corbyn nunca le gustó la UE y se aferró a la fantasía del "Socialism in one country” [Socialismo en un solo país] que era la política laboral a principios de los años ochenta. Así que efectivamente no hizo nada para detenerlo. Eso ha sido crucial para permitir que todo se desarrollara: había muchas personas sensatas en el laborismo, pero ellos y el resto del movimiento “Remain” [los que deseaban permanecer en la UE] quedaron al margen, por esta negativa a llamar al Brexit lo que realmente es: un proyecto reaccionario.

Ahora comenzamos a hablar de otros referéndums. Si no va a haber un segundo referéndum sobre el Brexit, puede que sí haya otro referéndum en Escocia. Y también, quizás en poco tiempo, un referéndum para la unificación de Irlanda. El Brexit puede ser un agente desestabilizador para el Reino Unido. Como sabemos por la historia, la dificultad de Inglaterra es siempre la oportunidad de Irlanda. ¿Lo ve de esta manera?

O tal vez la oportunidad de Inglaterra de deshacerse de Irlanda del Norte (que Johnson ha cortado efectivamente en el acuerdo con la UE) es la dificultad de Irlanda. La unidad irlandesa, si sucede, debería ser el resultado de la reconciliación en nuestra isla. Ahora está siendo impulsado por un nacionalismo inglés que no se preocupa por Escocia ni por Irlanda del Norte. Mi temor es que Irlanda se vea obligada a la unidad antes de que se haya preparado adecuadamente para ello. Lo que debería hacerse despacio, como el resultado de un proceso delicado y cuidadoso, puede terminar siendo un súbito ejercicio de cómo manejar una crisis. Eso no es bueno en una sociedad dividida como Irlanda del Norte.

¿Es el enorme ascenso del Sinn Féin [en las recientes elecciones] una respuesta al brexit y, por tanto, la posibilidad de finalmente lograr la unificación? Leo Varadkar no parece haber convencido a muchos, a pesar de su modernidad y su aire bastante refrescante.

Curiosamente, ni el brexit ni Irlanda del Norte fueron temas de debate en estas elecciones. El Sinn Féin se enfrentó a una ola de insatisfacción en torno a los problemas domésticos, especialmente la vivienda y la atención médica. Por eso perdió Varadkar. Pero, ya que ha logrado ahora una voz mucho más fuerte, el Sinn Féin la usará indudablemente para impulsar su gran agenda, que es la unidad irlandesa.

Hace años, en uno de mis viajes a Irlanda, vi muchos carteles en las calles sobre un posible Irexit. Me parecía imposible que Irlanda quisiera seguir el camino absurdo del Reino Unido, imitarlo en lo peor. Afortunadamente, parece que no hay nadie, o casi nadie, en Irlanda que quiera seguir el camino del brexit. Creo que, también desde el punto de vista económico, el brexit es una gran oportunidad para Irlanda. ¿Lo cree así?

Algunos candidatos se postularon a favor del ‘Irexit’ en las elecciones generales. Noté que uno de ellos tuvo menos votos que el número de votos nulos. Lejos de alentar al brexit, o a que la gente piense en abandonar la UE, tiene el efecto contrario. Así que nos quedaremos dentro. Económicamente será algo más bien mixto. A corto plazo, habrá muchas interrupciones, especialmente para las pequeñas empresas que dependen del mercado británico. A largo plazo, ser el principal país de habla inglesa en la UE seguramente será una idea muy atractiva para la inversión.

¿Considera que Inglaterra está sufriendo un declive estructural, que se remonta ya algunas décadas, y que simplemente necesitaban encontrar a alguien a quien echar la culpa?

No estoy seguro de que sea un declive estructural: en realidad lo han hecho muy bien (irónicamente) fuera del mercado único de la UE. Pero la nueva riqueza se ha distribuido de manera muy desigual, tanto geográfica como socialmente. Ahí es donde realmente entra la culpa: la UE ha sido el chivo expiatorio de las desigualdades e injusticias reales que tienen en casa. Pero es estúpido matar a tu chivo expiatorio.

¿Cree que el Reino Unido sufre una generación de malos políticos que también parece extenderse por todo el mundo? ¿La idea del brexit ha creado un laberinto del que ahora no es posible encontrar la salida?

La calidad de la clase dirigente es terrorífica: frívola, oportunista, amoral. Es una publicidad terrible para las costosas escuelas privadas que forman a estas personas: o sea, no envíes a tus hijos allí, si quieres seres humanos completos y responsables. Y el triunfo, por supuesto, no hará otra cosa que aumentar su arrogancia.

¿Es creíble ese acercamiento político y comercial a los Estados Unidos (¡en la época de Trump!) y, como resultado, la distancia cada vez mayor con respecto a Europa, o es solo un discurso emocional calculado?

Es una paradoja, ¿no es cierto? [Decimos que] hemos sido humillados por la UE, pero no nos importa hacer la pelota a Trump. Aquí no hay un plan real, solo una necesidad desesperada de imaginar a Gran Bretaña "grande otra vez" aupándose sobre los hombros de los Estados Unidos.

En su opinión, ¿volverá el Reino Unido a Europa algún día? ¿Qué aspectos cree que debería mejorar el Proyecto Europeo, o qué problemas debe resolver en este momento cuando, como parece obvio, Europa está pasando por un momento difícil?
Eso llevará mucho tiempo, y tal vez no exista para entonces algo que pudiésemos llamar Reino Unido (para que así pudiera regresar). Quizás Escocia vuelva antes, y, finalmente, una República inglesa. Pero ahora estoy dando pábulo a la fantasía: tal vez sea algo contagioso.

Y, para terminar esta entrevista, Fintan: más allá de la manipulación y las noticias falsas, ¿por qué una gran parte de la población continúa defendiendo el brexit? ¿En qué confían? ¿Cuáles son esos síntomas de la superioridad británica para ellos, cuál la evidencia de que estarán mejor solos?

Creo que a mucha gente realmente eso no le importa. Saben que Johnson es un mentiroso, pero aplican una lógica realmente extraña: todos los políticos mienten. Las mentiras de Johnson son más obvias que las de cualquier otra persona; por lo tanto, Johnson es más honesto que los demás. Y también está la superioridad del punk: simplemente, no nos importa.

La fotografía de Fintan O’Toole es de Ben Russell.