El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Buscando en Sicilia el alma italiana de Goethe

Expedición a la 'isola bella' desde Catania a Palermo, pasando por Siracusa, Forza d'Agrò, Taormina, Castelmola o Villafranca Tirrena// Merece una visita

ARTURO REBOYRAS   | 21.10.2018 
A- A+

Visitar Italia es siempre una gozada. El país de la bota nunca deja de sorprender con sus encantos: arte, cultura, tradición, gastronomía... Además, hay que decir que los latinos siempre nos entendemos muy bien. Conocemos la picaresca y nos gusta la buena vida. Acabo de poner fin a una maravillosa aventura en la isola bella. Sí, Sicilia, aquella a la que ya se refirió en sus cuadernos de viajes el magnífico Goethe: "Italia sin Sicilia no grabaría ni una sola imagen en el alma. Aquí se encuentra la clave de todo". Será por eso que superé ya mi quinta expedición a la cara terra mia.

En esta ocasión tuve el placer de hacer las maletas con cuatro buenos amig@s: Andrea Neira, Álex Ferro, Adriana Sóñora e Irene Rey. Acudimos a un proyecto Erasmus +, bajo el título Youth Protagonism for Better Future of the EU, que impulsó la Asociación Villafranca Giovane. Pero antes de asistir a las sesiones de trabajo, no podíamos dejar de visitar aquellos sublimes lugares que hacen de Sicilia un enclave único. Merece la pena dejarse caer alguna vez en la vida en esta región.

Mucho ojo si tienen que ponerse a los mandos de un vehículo en la isla italiana. Nunca se sabe si el adelantamiento se va a producir por la izquierda o la derecha, en línea continua o con el carril contrario abarrotado de coches. Lo mío no es el volante y por eso decidí dejarlo el primer día, justo al llegar a Siracusa desde Catania. Isola Ortigia, la ciudad de Arquímedes, es una maravilla de la arquitectura mediterránea. Aquí hay que olvidarse del mapa y perderse por las callejuelas para poder descubrir obras como la Fontana de Diana o enclaves mágicos como la Piazza del Duomo. Nada mejor que una copa de proseco y unos antipasti para disfrutar de una velada perfecta.

Y de Siracusa a Taormina. Sí, solo es una calle, pero hay que reconocer que el ambiente y las vistas del azul Mediterráneo son fantásticas. En su teatro griego es donde se celebró el año pasado la cumbre del G-7, con Donald Trump y Angela Merkel a la cabeza; y la playa Isola Bella está considerada por los críticos como una de las más hermosas del mundo. Aunque cuidado con las medusas, que a veces pican.

Si quieren conocer el bar más erecto del mundo deben acudir a Castelmola, donde quedarán asombrados por la originalidad y una panorámica del estrecho de Messina inigualable. Y si las tripas empiezan a rugir, no duden en acercarse a Forza d'Agrò, pueblo de amigos, recuerdos y nostalgias. Allí pude abrazar a Gianpaolo y también degustar una de ostras hasta caer de culo, además de pescados, pastas y arroces, regados con vino del Etna, el imperioso volcán de Sicilia.

Desde ahí pegamos un salto a la costa Tirrena, a mi querida Villafranca, donde pude reencontrarme con la gente de siempre. Solo tengo palabras de agradecimiento por la acogida para mi estimado alcalde Matteo y para Giuseppe, Nino, Tino, Beatrice y todos los jóvenes del pueblo; así como para mi admirado don Lino Giacobbe, filántropo que hizo de su casa el hogar de todos.

Palermo, capital de Sicilia, es una ciudad muy a la italiana. Su Duomo, el Palazzo dei Normanni y la Fontana della Vergogna son de visita obligatoria. Pero si yo me quedo con algo de esta expedición, es con el inmenso placer de haber conocido a Abu, un joven de 14 años que, después de una larga travesía a pie desde Costa de Marfil hasta el norte de África, logró cruzar el Mediterráneo. La vida le ha dado ahora una gran oportunidad con Bea y Peppe; y él lo agradece cada día con la mejor de sus sonrisas.

viajando


ficha técnica

Sicilia es una de las 20 regiones de la República de Italia. Tiene algo más de 5 millones habitantes. Isla bañada por los mares Mediterráneo, Jónico y Tirreno.

Su capital es Palermo y tiene nueve provincias: Agrigento, Catania, Enna, Messina, Palermo, Ragusa, Siracusa, Trapani y Caltanissetta. Clima mediterráneo.

Mantuvo gran vinculación con el Reino de España. Carlos I, Felipe II, Felipe III, Felipe IV, Carlos II y Felipe V de España, entre otros, fueron reyes de Sicilia.