El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Vete de mi parte

Casa ramallo

EL BLOG DE PEPE DOMINGO CASTAÑO

08.07.2018 
A- A+

En mis años de jugosa juventud recuerdo que por la zona de PADRÓN había varios restaurantes, entonces denominados casas de comidas, que habían adquirido un reconocido prestigio entre los habitantes de toda Galicia y hasta me atrevería decir que de toda España. En el centro urbano de la villa estaba CASA CUCO, a la que acudía el gran CAMILO JOSÉ CELA cuando aparecía por Padrón. En el pueblo cercano de Pontecesures estaba la afamada CASA CASTAÑO, que regentaban con maestría mis queridos tíos Maruja Castaño y Manolo Fajardo con la ayuda de mis primos Nené, Teresuca, Marisa, Nita y Cuqui. Desgraciadamente, esta famosa casa de comidas ha pasado a mejor vida. Y, por último, en la cercana localidad de Rois estaba CASA RAMALLO, uno de los templos de la gastronomía auténtica de Galicia, la única de aquella trilogía mágica que ha seguido manteniendo su prestigio y su calidad hasta nuestros días. Sólo abre a mediodía, porque las noches se habían puesto imposibles para este tipo de negocios, pero es una enorme satisfacción comprobar que Casa Ramallo sigue fiel a sus raíces, a pesar de los vaivenes familiares y de la irrupción desenfrenada de la llamada nueva cocina.

Ir a Casa Ramallo y no probar su marisco del día es un pecado mortal de necesidad. Suelen tener muy buenas cigalas y percebes y, a veces, unos pateiros deliciosos. Los pateiros son unos centollos pequeños de tamaño, pero grandes de sabor, que están entre los mejores bocados del mar de mi tierra. Los mejillones en escabeche son una de las especialidades de la casa y son una potente tentación. Después del marisco, hay varias opciones: el guiso de fideos con almejas o el guiso de xoubas, ambos platos de una exquisitez muy lograda y auténticos reyes de la carta de Ramallo. En temporada, cuando el invierno aprieta, la lamprea, a la bordelesa o guisada, es otro de los alicientes de la visita a este lugar inolvidable.

También presumen de preparar buenos platos de caza cuando las escopetas tienen libertad de disparo. La perdiz, el faisán, el conejo, el jabalí, todos tienen sitio en su lista de platos y a la gente no le importa desplazarse hasta Rois para probarlos. Por cierto, la caldeirada de pescado y el jarrete estofado son de los que marcan tendencia. Todo sabe bien en esta casa de comidas fundada en 1898 y que sigue estando entre los restaurantes míticos de la gastronomía gallega. Como yo soy de por allí, podéis ir de mi parte. Y que os aproveche.

Casa Ramallo

C/ Castro, 5

Rois (A Coruña)

981 80 41 80