El Correo Gallego

Noticia 1 de 1 Tendencias » El Correo 2

opinión

Entre la ciencia y la realidad

ROBERTO CARLOS MIRÁS  | 27.10.2019 
A- A+

Fue a los 23 años cuando un joven Ken Wilber dijo aquello de “Yo soy un pandit, no un guru” y publicó su primera obra, la cual daría mucho que hablar, El espectro de la Conciencia. Un volumen dividido en dos partes Evolución e Involución. Según sus propias palabras “Cuando a lo largo, de todo este libro, nos referimos a la conciencia como un espectro o cuando digamos que está compuesta de diversos niveles vibratorios el lector deberá tener en cuenta que estaremos hablando en un sentido metafórico” A lo que añade: “Recordemos que el taoísmo diferencia entre el conocimiento convencional y el conocimiento natural; que el hinduismo habla del conocimiento inferior y del conocimiento superior; que lo mismo hace de un modo u otro la literatura mística occidental y que William James establece también una diferencia entre conocimiento conceptual y el conocimiento intuitivo”. Pero ya antes, Aldous Huxley alcanzó fama mundial con la novela Contrapunto, 1928, y al trabar amistad con J. Krishnamurti publicaría en 1944 Filosofía Perenne, una serie de concepciones tanto filosóficas como religiosas. Nos encontramos rodeados de autores y de libros que han intentado unir dos conceptos en ocasiones enfrentados: Oriente y Occidente, o lo que es casi lo mismo materialismo y espiritualidad.

¿Nos hacemos una pregunta? ¿Que piensan o qué han escrito unos y otros desde campos tan apasionantes, como distintos en ocasiones, como la antropología, la filosofía o la religión? Antes de hablar de nuestra obra tenemos que hablarles de “La India. Una guía cultural para el viajero” en donde su autor, el traductor y editor Álvaro Enterría, nos habla de una lugar geográficamente tan lejano como apasionante y que ha desatado verdaderos ríos de tinta tan solo con pronunciar su nombre. Pero es ahora cuando bajo el sello de Olañeta y con una traducción muy querida, realizada por el propio Álvaro, les presentamos a ustedes un verdadero tratado en donde se mezclan la Sabiduría y el Conocimiento, una verdadera obra de consulta. Su autor Avinash Chandra cabalga entre dos mundos que le permiten conocer los distintos arboles y los frutos de una cultura y de la otra. Nos recuerda lo que hizo hace ya unos años Darwin cuando tuvo la ocasión de dar la vuelta al mundo en el Beagle a la edad de 22 años. Al día de hoy sabemos o eso creemos que como diría Richard Dawkins “somos mamíferos distintos adaptados a diversas formas”.

¿Que dirían los sabios? En El científico y el Sabio. Los límites de la ciencia y el testimonio de los sabios son multitud de voces las que nos acercan a ese conocimiento de una manera enriquecedora, quizás no estemos tan equivocados cuando aseguramos que los temas o las distintas carreras en vez de diferencias pueden ser verdaderamente complementarias. Sus páginas están integradas por todo tipo de información que su autor ha sabido recopilar de una manera magistral. Para Chandra, “este libro quiere mostrar (no demostrar, pues ninguna visión del mundo se puede demostrar) que el mundo es mucho más que lo que se puede describir de él científicamente, que el Universo es mucho más que su parte visible y mensurable, que el hombre es mucho más que un mono desnudo, que la consciencia, la característica fundamental del hombre, es mucho más que la actividad del cerebro”, concluye. Las palabras de Víctor E. Frankl nos sirven para orientarnos y ver a su autor como un portavoz. “La vida no es principalmente una búsqueda de placer, como creía Freud, ni una búsqueda de poder, como enseñaba Alfred Adler, sino una búsqueda de sentido”. En cierta ocasión afirmaba Raimon Panikkar “Nietzsche dijo: “Dios ha muerto”, lo que debería haber dicho es “Dios, bajo la forma en que lo conocíamos, ha muerto. Veamos bajo qué nueva forma renace” o unas palabras proféticas de Alfred North Witehead: “El futuro de la civilización depende de la manera en que las dos fuerzas más poderosas de la Historia, la Ciencia y la Religión, se relacionen” ¿Nos engañan las palabras o son nuestras propias mentes las causantes de tantas e increíbles diferencias?
 
¿Que ha creado nuestro autor? Una verdadera enciclopedia llena de términos, una cosa parece tener clara es definir conceptos para una gran divulgación de los mismos. La parapsicología, la conciencia, el Darwinismo, dando paso al Neodarwinismo, son una primera parte que continúa con otra comola visión espiritual, la muerte o esa muerte que otorga sentido a la vida, citando diversos autores y al mismo tiempo grandes sabios que han dejado un gran legado para que podamos aprender y sorprendernos al leerlos o al escucharlos.

Y nos llevamos las manos a la cabeza llenos de satisfacción cuando la Ciencia viene diciendo algo similar a lo que dicen muchos sabios contemporáneos y no tan contemporáneos. Nos encontramos ante un trabajo para leer poco a poco y no de un simple tirón, aunque en ocasiones y dado su interés queremos pasar sus páginas rápidamente. Estamos ante afirmaciones o textos que se citan y que forman parte de una gran humanidad que en ocasiones ha sido víctima de palabras o malos entendidos. Recordándonos en ocasiones a Freud y Jung, o Sartre y Heidegger y su café de los Existencialistas en donde igual que nuestro autor intentan saborear a muchos filósofos o pensadores que con su biografía igual que nuestro autor de Benarés han abierto un debate que nunca se ha cerrado.

Hacemos nuestras las palabras del profesor Óscar Pujol “La tradición occidental ha prestado poca atención a la mente, no se trata de que se hayan realizado pocos estudios sobre la mente como objeto de investigación, sino que ha prestado escasa atención a la misma como instrumento cognitivo y afectivo susceptible de mejora mediante un entrenamiento especial”. Es tanta su profundidad llena de conceptos efectuados por científicos y sabios que es como si los científicos supieran de antemano lo que van a decir los sabios, y los sabios hubieran probado ya lo que han dicho estos científicos. O como si estos mismos científicos buscaran tantas preguntas llenas de interesantes respuestas que al estar al lado de los sabios estas mismas se resolvieran por sí mismas… Unos parecen estar absortos en grandes laboratorios llenos de máquinas y otros están inmersos en un gran laboratorio que son ellos mismos. La Maitri Upanisad lo dice claramente: “Cada vez que el hombre tiene pensamientos como ‘yo’ y ‘mío’ , se encadena a sí mismo con su Yo más bajo como un pájaro es atrapado en una trampa” Son campos muy diversos para, al mismo tiempo, intentar llegar a una realidad que todos buscamos y alguien se pregunta: ¿Pero si ya estamos en ella?