El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Cocido, tarta de Santiago y una 'rianxeira' para ciegos de Francia

Marsella acogió una jornada gastronómica, cultural y musical sobre Galicia organizada por un colectivo de invidentes // Carlos Otero, acompañado por su familia, actuó como embajador // Animó los festejos con su guitarra y un repertorio tradicional

acques Mariani y Carlos Otero (1º y 2º por la izquierda) con otros participantes en la festa de la Federación de Ciegos de la Provenza - FOTO: ecg
acques Mariani y Carlos Otero (1º y 2º por la izquierda) con otros participantes en la festa de la Federación de Ciegos de la Provenza - FOTO: ecg

ARTURO REBOYRAS/CARLOS OTERO   | 23.12.2018 
A- A+

No dudó un instante Carlos Otero, matemático y ejecutivo jubilado compostelano, en aceptar la invitación que le hizo llegar la Federación de Ciegos de la Provenza (Francia) para participar en su jornada temática anual, una celebración que cada año, desde ya hace 15, dedican a diferentes regiones del mundo que destacan por su cultura, gastronomía y música. Impulsada por los profesores y antiguos alumnos del Instituto Arc en Ciel de Marsella, esta edición, que se celebró el pasado fin de semana, tuvo a Galicia como protagonista.

Lo cierto es que la idea surgió en uno de los frecuentes viajes de Otero a esta región de Francia, donde residen su hija Alba y su familia. "El principal impulsor de estas cenas temáticas es Jacques Mariani, exprofesor de la escuela Arc en Ciel de Marsella y presidente de la Associatión Deficients Viuel de Provence, que pertenece a la Federación de Ciegos de Francia. Cuando le planteé la posibilidad de que Galicia protagonizara la cena le pareció estupendo. No lo dudó un segundo", explica Carlos Otero en conversaciones con EL CORREO GALLEGO.

El compostelano es además un prodigioso de la guitarra y del canto tradicional, así que tampoco dudó en ofrecerse para poner su granito de arena en el repertorio musical. "Llegué tres días antes de la fiesta a Marsella para ensayar algunos temas muy gallegos que luego cantamos todos juntos", comenta. Así, no faltó la Rianxeira, ni tampoco Catro vellos mariñeiros ni A saia da Carolina, que Carlos entonó con su guitarra, asistiéndole a los coros su hija Alba, su yerno Sébastian y todas las personas ciegas que se sumaron a los ensayos previos.

Señala este santiagués que fue una jornada "muy emocionante". La cena temática comenzó al ritmo de discos de grupos como A Roda, Luar na Lubre, Milladoiro y la Banda de Música de Lousame, que pusieron en contexto a los asistentes, deseosos de degustar los manjares de la gastronomía gallega. El menú estuvo integrado por unos entrantes a base de empanada gallega y tortilla española, que dieron paso al plato fuerte: un cocido gallego con todas las de la ley: no faltó el repollo, ni tampoco la carne salada, los chorizos o los garbanzos. Todo regado con caldos tintos gallegos y franceses. El toque dulce a la celebración lo puso una "exquisita" tarta de Santiago, que se encargaron de elaborar los chefs fichados para los festejos: un jefe de cocina de Madagascar y una ayudante brasileira.

A continuación, los músicos se hicieron con los instrumentos. Además del repertorio que ofreció Carlos Otero y su yerno Sébastian, también participó en la celebración un grupo de música de Córcega (la región a la que se dedicó la jornada temática el año pasado), que se atrevió a interpretar "con total maestría" varias piezas del cancionero tradicional de Galicia. El broche de oro lo puso la interpretación del himno gallego.

Los chefs encargados del cocido haciendo las raciones

"La fiesta fue un éxito y el objetivo, que era dar a conocer la región de Galicia a este grupo tan especial, se consiguió. La comida les encantó y la música fue muy participada", explica Otero, que actuó como embajador de nuestra comunidad en la celebración.

Los integrantes de la Associatión Deficients Viuel de Provence, que quedaron "enamorados" de los gallegos con esta fiesta, ya centran sus esfuerzos en elegir la región de la próxima edición. Carlos Otero, por su parte, les invitó a visitar Galicia para conocer de primera mano todo lo que experimentaron en esta jornada temática. Él, por el momento, ya prepara el repertorio de villancicos para estas navidades. Con su inseparable guitarra.