El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

La diosa del amor, Rita Hayworth

Todo un icono de belleza y sensualidad, Hayworth no era solo una estrella de cine, sino una ensoñación que se hacía realidad por el precio de una entrada

TEXTO S. OTERO   | 28.10.2018 
A- A+

El 17 de octubre de 1918 nacía en Brooklyn, Nueva York, Margarita Carmen Cansino, la hija de la bailarina de origen irlandés Volga Margaret Hayworth y del bailarín español Eduardo Cansino Reina.

Precisamente en la compañía de su padre, por parte del que, según confesó, sufrió abusos desde su infancia hasta su adolescencia, comenzó su carrera artística para, unos años más tarde, firmar un contrato con Columbia. Fue entonces cuando la talentosa joven aspirante a actriz se vio forzada por su primer marido a adelgazar, cambiarse el color del pelo y el nombre. Lo acortó y tomó el apellido de soltera de su madre. Nació así la legendaria Rita Hayworth, una de las estrellas más rutila rutilantes de la historia de Hollywood.

Todo un icono de belleza y sensualidad, Hayworth no era solo una estrella de cine, sino una ensoñación que se hacía realidad por el precio de una entrada. Bailaba, cantaba, seducía y amaba y pronto fue conocida con rotundos sobrenombres como 'La diosa del amor' o 'La bomba erótica'. Rodó más de sesenta títulos a las órdenes de figuras míticas como Howard Hawks, George Cukor, Rouben Mamoulian o el que fuera su marido, Orson Welles. El último de ellos, en 1972, fue La ira de Dios, trabajo con el que se retiró de la actuación quince años antes de morir en mayo de 1987. En el centenario de su nacimiento, estas son las sus películas que marcaron su carrera.

'Gilda'. Uno de los grandes mitos cinematográficos, hasta el punto de trascender la propia historia del cine para alcanzar cotas sociológicas. Todavía hoy conserva íntegra toda su fuerza la particular carnalidad de Rita Hayworth, emergiendo sus guantes negros como uno de los mayores fetiches cinéfilos; encarnaba a la esposa de un equívoco propietario de un casino (el genial George Macready), a lo largo de una trama con ecos de Casablanca y de una turbiedad sexual probablemente impremeditada. Dirigida por Charles Vidor en 1946, esta película encumbró a Hayworth y la convirtió en historia del cine. Enfundada en un vestido negro sin mangas, su mítico baile en el que se quitaba sensualmente uno de los guantes, causó sensación y polémica en aquella época. El día del estreno del largometraje en España en el Palacio de la Música de Madrid, un grupo de jóvenes arrojó tinta negra a la pantalla.

LA DAMA DE SHANGHAI'. Hayworth encarnó a Elsa Bannister en La dama de Shanghai (1947), una hermosa mujer casada con un discapacitado dueño de un yate al que entra a trabajar un marinero irlandés, interpretado por Orson Welles -también director del filme- que desata una maraña de intrigas y asesinatos. Para caracterizar al personaje de la actriz, el cineasta -por aquel entonces su marido- le cortó la melena, la tiñó de rubio platino y la convirtió en la femme fatale de la gran pantalla. Injusta y generalmente menospreciada a la hora de valorar la filmografía de Welles, La dama de Shanghai en nada desmerece entre los títulos más respetados de su autor.

Sugestivamente desequilibrado, y desequilibradamente sugestivo, asume la casi totalidad de las conversaciones del thriller de entonces (para mayor fortuna, en su apogeo estético) denotando al tiempo su propia personalidad, poderosa y característica. Su fusión de glamour, intriga, sexualidad, barroquismo y frenesí pocas veces ha logrado igualarse, menos aún superarse.

'SOLO LOS ÁNGELES TIENEN ALAS'. Centrándose en la idea del peligro como forma de vida, Hawks nos propone un film donde los personajes buscan mediante la aventura una forma de huir de la cotidianidad. Nominada a dos premios Oscar y ambientada en un exótico país sudamericano, Solo los ángeles tienen alas fue realizada en 1939 por Howard Hawks y en esta película, la actriz tuvo un papel secundario al lado de Cary Grant.

'PAL JOEY'. En 1957, compartió pantalla junto a Frank Sinatra en un musical titulado Pal Joey, dirigido por George Sidney. Basada en una obra de Broadway, la cinta sigue a Joey (Sinatra), un atractivo y mujeriego cantante, que consigue que la acaudalada viuda Vera Simpson (Hayworth) financie el local nocturno que ha abierto en San Francisco. Vera y Joey parecen estar hechos el uno para el otro, pero la llegada de Linda English (Kim Novak), una encantadora joven, trastocará su plácida existencia. La película obtuvo cuatro nominaciones de la Academia y dos Globos de Oro.

'DESDE AQUEL BESO'. Con apenas 23 años, en 1941, la intérprete rodó Desde aquel beso, una película protagonizada por los enredos románticos y capitaneada por Sidney Lanfield, que le valió dos nominaciones a los Oscar.

En esta cinta Hayworth da vida a la corista Sheila Winthrop, quien sólo tiene ojos para el coreógrafo de un teatro de Broadway, Robert Curtis. Juntos vivirán una turbulenta historia de amor. Comedia musical distinguida por un auténtico duelo entre Fred Astaire y Rita Hayworh, casi su mayor centro de interés. Música del legendario Cole Porter, con una de sus composiciones más memorables: So near and yet so far.

'BAILANDO NACE EL AMOR'. Otro de los títulos que hizo que su carrera despegara fue con el musical Bailando nace el amor (1942), donde compartió pantalla junto a junto a Fred Astaire. En este filme, la actriz se pone en la piel de María Acuña, una joven de origen argentino que se ve obligada a encontrar un marido tal y como marca la tradición, que exige que las hijas se casen por orden de edad. Pero María todavía no ha encontrado un hombre que le guste... La película, dirigida por William A. Seiter, aspiró a tres estatuillas incluyendo Mejor banda sonora, canción y sonido.

'SANGRE Y ARENA'. Un año antes, en 1941, Hayworth rodó otro drama romántico liderado por Rouben Mamoulian, Sangre y arena. En esta cinta la intérprete encarnaba a Sol, una frívola aristócrata que mantiene una apasionada relación con Juan Gallardo (Tyrone Power), un reconocido y casado torero. La mejor adaptación del original de Blasco Ibáñez, producida durante la particularmente fértil etapa de la Fox bajo las directrices de Darryl F. Zanuck. El menospreciado y brillante Rouben Mamoulian aborda la novela con inusitado talento y sin miedo a caer en ningún exceso, tanto plástico (la película recrea con una exquisitez desbordante, nada kistch y al borde del onirismo, determinadas tradiciones estéticas españolas) como psicológico (toda la perversidad erótica y el fatalismo poético de la historia se refleja con un equilibrio prodigioso). Uno de los más gloriosos/modélicos melodramas de la historia del cine.

'LA IRA DE DIOS'. A sus 54 años, Hayworth se retiró del mundo de la actuación con La ira de Dios, al lado de Robert Mitchum. En 1972 y de la mano de Ralph Nelson, la intérprete se adentra en el western en una película que sigue a un contrabandista y un estrafalario sacerdote. Juntos lucharán en defensa de una revolución que tiene lugar en los años 20 en un país centroamericano. Constituye la última intervención en el cine de Rita Hayworth, por entonces el alzheimer había empezado a hacerle mella. Su rostro fue agrietándose por la enfermedad y el alcohol. La demencia senil acabó con aquel mito un lejano día de 1987. Nunca hubo una mujer como Gilda, decía la frase publicitaria de la mítica película. Y nunca hubo una mujer como Rita Hayworth.