El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

EL influjo de la luna en el cine

El viaje a la Luna, primero un anhelo; luego, un objetivo político; y finalmente, un mito que el cine ha relatado antes, durante y después de aquella frenética carrera en la que estadounidenses y soviéticos se enzarzaron en plena Guerra Fría

EDUARDO GOYANES   | 28.07.2019 
A- A+

Desde que el ser humano cubrió sus necesidades básicas y empezó a mirar al cielo, siempre ha soñado con llegar a la Luna. Algo que solo han conseguido 12 hombres, entre 1969 y 1972. El 16 de julio de 1969, la misión Apolo XI partía desde complejo de cabo Kennedy, en Florida, rumbo a la Luna. Días después, el 21 de julio de 1969, el comandante Neil Armstrong se convirtió en el primer ser humano en pisar la Luna. Un logro que pasó a la historia como "un pequeño paso para un hombre, pero un gran salto para la humanidad" y del que se cumple medio siglo. El viaje a la Luna, primero un anhelo; luego, un objetivo político; y finalmente, un mito que el cine ha relatado antes, durante y después de aquella frenética carrera en la que estadounidenses y soviéticos se enzarzaron en plena Guerra Fría por la conquista del espacio. Con motivo del 50º Aniversario de la llegada del hombre a la Luna, recordamos algunas películas imprescindibles.

 


VIAJE A LA LUNA (1902). Georges Méliès (1861-1938) introdujo la magia y la ficción en el cine cuando este aún daba sus primeros pasos. Hasta el punto de que, inspirado por obras de Julio Verne y H. G. Wells, viajó a la Luna en 1902. En 1865 Julio Verne publicaba De la Tierra a la Luna, para la que se basó en los últimos conocimientos científicos de la época, lo que le daba gran verosimilitud. Nos contó cómo tres norteamericanos y un francés son lanzados a la Luna dentro de una gran bala disparada con un gigantesco cañón, pero yerran en su trayectoria y, tras dar la vuelta al satélite, regresarán a la Tierra. Aunque desde el espacio llegan a ver los restos de la vida selenita que fue destruida.

En 1901, tres años después de su célebre, La guerra de los mundos (1898), H.G. Wells publica Los primeros hombres en la Luna. En ella inventa la cavorita, una aleación mineral, que permite a sus protagonistas viajar a la luna. Allí se encontrarán con una civilización de insectos antropomorfos que viven bajo la superficie de la Luna, inaugurando el subgénero de contacto con extraterrestres.

Juntando estas dos novelas, en 1902 George Méliès rodará Viaje a la Luna, la primera película de ciencia ficción, en la que narra el viaje a la Luna en una bala de cañón (como en la novela de Verne) y el encuentro de los humanos con los selenitas que viven bajo la superficie de la Luna (como en la novela de Wells). Así que el primer encuentro con extraterrestres cinematográficos terminaría en conflicto, otro de los tópicos de la Ciencia Ficción. La cara de la Luna con el cohete terrestre incrustado en el ojo se convirtió en uno de los símbolos más reconocibles de la Ciencia Ficción.

 


LA MUJER EN LA LUNA (1929). El éxito de las obras mencionadas desató todo un subgénero en la literatura. Y cuando el cine tuvo los medios necesarios también se tomó el tema muy en serio. Una de las obras maestras de esos años es La mujer en la Luna (1929), de Fritz Lang, con guion de su esposa Thea von Harbou (también guionista de las grandes películas de la etapa alemana del director, incluyendo Metrópolis). Es la primera película seria sobre el tema y narra una expedición a la Luna en busca de unas supuestas montañas de oro. En esta película podemos ver algo que todavía no ha sucedido en la realidad: a una mujer en la Luna. Y también nos presenta la primera cuenta atrás de la historia, algo sin lo que no imaginamos la carrera espacial. Y que es un invento de esta película.
CON DESTINO A LA LUNA (1950). Las dos guerras mundiales dejaron poco tiempo para la ciencia ficción. Y la Guerra Fría nos trajó la rivalidad EE.UU. - URSS, el miedo a la energía nuclear y a los extranjeros, y un nuevo objetivo para la literatura y el cine: el planeta Marte, de donde llegaron todo tipo de marcianos dispuestos a invadir la tierra. Esa rivalidad se transformó en la llamada carrera espacial. Que el cine también reflejó en títulos míticos como Con destino a la Luna (1950), en el que un empresario, un general retirado y un investigador aeroespacial ponen en órbita una nave espacial antes de que agentes de una potencia extranjera logren sabotearles. Esta aventura espacial, dirigida por Irving Pichel y basada en la novela de Robert A. Heinlein se alzó con el Oscar a los mejores efectos especiales.

 


CUENTAS ATRÁS (1968). La misión Apolo 11 (1969) cambió muchas cosas. Hizo realidad el sueño del hombre de pisar la Luna pero también dio muchísimo poder a la televisión, gracias a la cual se pudo seguir el acontecimiento en todo el mundo. Un año antes (1968) se estrenaba Cuenta atrás, de Robert Altman y William Conrad en la que James Caan y Robert Duvall eran los astronautas elegidos para pisar la Luna. Una película muy fallida.

 


2001: UNA ODISEA DEL ESPACIO (1968). En plena carrera espacial, Stanley Kubrick lanzó 2001: Odisea del espacio, una epopeya intergaláctica de más de dos horas y media que creó junto al novelista Arthur C. Clarke y que marcó un antes y un después en el cine de ciencia ficción. Aquella producción no tenía a la Luna como centro narrativo, ya que para Kubrick era más importante lo que sucedía dentro de la nave, la relación entre David Bowman y HAL 9000, los monolitos, la posibilidad de la inteligencia artificial y las cuestiones existenciales y filosóficas de la expansión del ser humano por el universo.

 


ELEGIDOS PARA LA GLORIA (1983). Basada en el libro homónimo de Tom Wolfe, la cinta dirigida por Philip Kaufman no aborda directamente un viaje a la Luna, pero sí que relata una historia fundamental para la carrera espacial, la historia de Shepard, Grissom, Glenn, Carpenter, Schirra, Cooper y Slayton, la tripulación de la Mercury, la primera nave espacial.

 


APOLO 13 (1995). El filme de Ron Howard, sin duda alguna una de cintas de astronautas más populares de la historia, aborda la misión fallida del Apolo XIII, que comenzó en abril de 1970. Los tripulantes de la nave comenzaron a perder oxígeno tras una explosión espacial que cambió el rumbo justo antes de llegar a su destino. Una aventura agónica protagonizada por Tom Hanks, Kevin Bacon, Bill Paxton y Ed Harris que acumuló hasta nueve nominaciones en los premios Oscar y se llevó dos estatuillas, al mejor montaje y mejor sonido.

 


MOON (2009)

El debut como director de Duncan Jones es una contundente cinta de ciencia ficción en la que Sammwell Rockwell interpreta a Sam Bell, un trabajador de la Base Minera Sarang en la cara oculta de la Luna que está a punto de acabar su contratro. El protagonista ha estado casi tres años con la única compañía de Gerty, una inteligencia artificial, y está a sólo dos semanas de volver a casa... o eso cree.

 


FIGURAS OCULTAS (2016)

La carrera espacial vista desde la Tierra, no desde el espacio, y desde la mirada de las tres brillantes científicas afroamericanas que trabajaron en la NASA en los años sesenta. La cinta de Theodore Melfi busca hacer justicia con tres figuras ignoradas pero fundamentales para que Estados Unidos pudiera finalmente ganar una carrera espacial en la que iba a la zaga de los soviéticos.


APOLLO 18 (2011)

El español Gonzalo López-Gallego le da una vuelta de tuerca a las misiones Apollo desde el prisma del cine de terror en este falso documental sobre la última misión secreta de la NASA en la Luna.

 


FIRST MAN (2018)

Ryan Gosling encarna a Neil Amstrong, el primer hombre que llegó a la Luna en su nueva colaboración con Damien Chazelle tras el rotundo éxito de La Land. Ambientada entre 1961 y 1969, la película está basada en la novela de James R. Hansen, y explora el sacrificio que Amstrong y los Estados Unidos tuvieron que hacer en una de las misiones más peligrosas de la carrera espacial.

 


EL ASTRONAUTA (1970). El interés con que se siguió en España la llegada a la Luna queda demostrado con que apenas un año después (1970) se estrenaba la película El astronauta, dirigida por Javier Aguirre y protagonizada por Tony Leblanc, José Luis López Vázquez y Antonio Ferrandis. Una disparatada comedia en la que Leblanc aterrizaba en el satélite y se encontraba ¡al Séptimo de caballería!