El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

TRIBUNA LIBRE

James Rhodes. ¿Nos puede salvar la música?

ROBERTO CARLOS MIRÁS / ESCRITOR  | 18.11.2018 
A- A+

Dejemos a un lado nuestros prejuicios y vaciemos de una vez nuestro disco duro y no tengamos ideas preconcebidas antes de ponernos con la lectura. Y como diría el célebre dectective Hércules Poirot dejemos a un lado a nuestras células grises para que estén por un largo rato, paradas, quietas, no las pongamos a trabajar de momento.

Se ha publicado ya hace algunos años pero dado el tema no ha dejado de perder una completa actualidad. Por una parte es una verdadera desgracia lo sucedido pero por otra tenemos que tener muy en cuenta el mensaje que él mismo da... Esperemos, no adelantemos acontecimientos, sepamos esperar y dejemos nuestra mente en una total calma rodeada de verdadera paciencia. ¿En un libro se pueden introducir varios elementos?, ¿Podemos leer el mismo pese al tema tratado en una sola tarde? O ¿nos vale para después de su lectura seguir sintiendo un verdadero interés por el tema?

NACIMIENTO. James Rodhes (Londres, 1975) nació siendo un joven muy despierto y muy curioso por todo lo que le rodeaba. Pero todo cambio cuando conoció a una persona (por llamarle de alguna forma) que desde un primer momento dejó una huella negativa en su pequeña y joven vida. Huella o abuso con palabras mayores que desde ese primer momento lo condicionaría. Doscientas sesenta y ocho páginas forman Instrumental. Memorias de música, Medicina y locura... Su autor que ha trabajado en un Burger King o como hombre de negocios en la City londinense ahora es uno de los mejores renovadores de la así llamada música clásica y un prestigioso columnista en The Guardian. En su primera obra (vendrían más) nos describe lo que ha sido su vida desde muy joven hasta el día de hoy que como todos ustedes saben reside en España. Él utiliza un lenguaje al que no debemos de hacer caso y menos verlo bajo un punto de vista religioso o ateo simplemente como apuntamos al principio debemos leerlo y sumergirnos en sus palabras. Las experiencias son diferentes pues como ustedes saben acudimos al dicho cada uno es hijo de su padre y de su madre pero seguro que todos y todas en algún momento de nuestra infancia o adolescencia o incluso de adultos hemos escuchado a un vecino o una vecina o incluso por que no a nuestros familiares hablar de esa misma forma que en un principio incluso nos puede parecer mal.

¿LO ENTENDEMOS? Ahora bien, ¿qué le podemos pedir a un joven que ha estado en el infierno durante un tiempo y que nos cuenta con pelos y señales su experiencia? Vivimos rodeados de circunstancias y Rhodes cuenta como han sido las mismas y al mismo tiempo las ayudas y desventuras que ha vivido. Y sobre todo nos habla de la necesidad de darlas a conocer sean estas cuales sean sin ningún tipo de miedo o de temor y también intentando superar ese miedo... y ese temor... Hay que contarlas para que éstas no vuelvan a suceder tanto en nuestro mundo civilizado por denominarlo de alguna forma como ese que decimos que no lo es. La vida le ha dado sufrimiento, mucho sufrimiento que desfila una y otra vez por las páginas de su trabajo pero le ha regalado de su primer matrimonio un hijo que junto con la música y otros elementos han sido de alguna manera al terminar uno su lectura una auténtica salvación llena de libertad y entusiasmo que quiere compartir con los demás.


La Música Desde muy joven se dió cuenta de lo importante que era la Música y se alegra que a raíz de su publicación muchos hayan vuelto a ella cuando quizás la habían dejado olvidada en un rincón. En ocasiones nos reunimos con amigas y amigos que tienen una gran confianza en nosotros y nos lo cuentan todo. En este caso con este volumen en donde nos describe con sus hechos y sus frases una cierta confianza igual que cuando observamos como explica lo que es una partitura y su relación con las teclas de un piano, así como son los distintos pianos que ha tenido a lo largo de los años.

Muchos autores comienzan un capítulo o varios con una cita de un filósofo o un pensador importante en un momento determinado de la historia. En este caso ha tenido la genial idea de comenzar con Bach, Ravel, Shostakovich o Brahms entre otros en donde cuenta en un breve resumen algo de cada uno de ellos.

No estamos ante un libro de catarsis según sus palabras... No. Estamos ante un libro de denuncia de lo que sucedió a nuestro autor en un momento de su vida y en donde también en ocasiones los obstáculos son grandes ayudas que están ahí para que podamos adelantar, correr, gritar y hacer de la Música como es el caso o del Arte un camino de liberación... Y aunque sus palabras suenen mal... La Música Clásica me la pone dura leamos sin parar acompañados del sonido que producen las teclas de un piano o de como a través de la Cadena Ser podemos verlo enseñando a un joven que según sus palabras es muy prometedor... Dar a los demás aquello que le han dado a uno a través del Arte, de la Filosofía o de la Música sobre todo partiendo de la denuncia que su autor ha sufrido y ver como todos y todas podemos salir de ello con un poco de ánimo y sin dejarnos introducir en el agujero del diablo que nos rodea en ocasiones y que vemos unos mejor que otros y otras... Quizás como él mismo apunta la respuesta que todos y todas esperamos esté en la Música... Un momento, esperemos un momento y compartamos con los demás lo que ha sido y es una vida y el mensaje de que todo salvo la muerte tiene solución. A lo mejor con la Música clásica y un piano poco afinado...

Puertas que abren y se cierran... Vivimos en un mundo cada vez más rápido en donde las redes sociales son más y más importantes en donde podemos utilizarlas para nuestro beneficio e incluso para lo que en ocasiones no lo es. A James Rhodes se le han abierto muchas puertas y se le han cerrado otras pero a medida que leemos y pasamos sus páginas nos damos cuenta que ha conocido a las personas que ha tenido que conocer... Ha dirigido su fama a visibilizar y fomentar el debate alrededor de las violaciones de niños, las enfermedades mentales o el suicidio ofreciendo charlas TED y conferencias en actos de Save The Children.

Fue en 2016 cuando enseñó a sus lectores con Toca el Piano a interpretar un preludio de Bach en tan solo seis semanas. Y en 2017 salió publicado Fugas en donde repasa una de sus giras más importantes recogiendo las vivencias y los miedos junto a las derivas mentales de su día a día, siempre, claro, rodeado de Música.

Comencemos a leer y a compartir con un mundo amplio en donde se juntan alumnos de todas las edades y de todas las clases... Y en donde profesores se han convertido en alumnos y ¿por qué no...? Como aquellos primeros pasos que comenzamos a dar tengamos la edad que tengamos. Comencemos.