Domingo 20.10.2019 Actualizado 00:18
Google    

El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

TRIBUNA LIBRE

La legítima defensa

EDUARDO MARCOS MARTÍNEZ / GRADUADO EN DERECHO  | 12.05.2019 
A- A+

LA PASADA SEMANA, el Senado italiano aprobó en tercera lectura el texto sobre la legítima defensa, convirtiéndose así en ley, modificando artículos del Código Penal, Código Civil, y Ley de Enjuiciamiento Penal.

Se considerará un estado de defensa legítima, cuando una persona porte armas, o con violencia o amenazas de usar estas, entren en un domicilio sin el consentimiento de este, entendiendo domicilio también como centro comercial, o profesional.

No será punible el acto, cuando en estado de perturbación grave, derivado de la situación de peligro, comete el hecho de salvaguardar la seguridad propia o ajena.

También ha habido una modificación sustancial, en relación al tiempo de privación de libertad, por ejemplo para la violación del domicilio, antes era de 6 meses a 3 años, modificándolo de 1 a 4 años, además el artículo 7 establece que, en casos de defensa legítima en el hogar, la responsabilidad de la persona que cometió el acto queda excluida. La modificación quiere asegurarse de que el autor del hecho, si es absuelto en el centro penal, no debe, en ningún caso, estar obligado a compensar los daños derivados del mismo hecho.

Esta ley, no debe parecernos extraña, o ajena, pues también está incluida en nuestro ordenamiento jurídico, en concreto, de legítima defensa en el Código Penal y en el apartado. 4 del artículo 20 de la Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre. Determina que está exento de responsabilidad criminal el que obre en defensa de la persona o derechos propios o ajenos, siempre que concurran una serie de requisito; agresión ilegítimas, necesidad racional del medio empleado para impedirla o repelerla, falta de provocación suficiente por parte del defensor. Asimismo también se ha pronunciado la Sala de lo Penal del Supremo.

Por lo que cuando, en el fervor populista, y cuando se producen situaciones dramáticas que producen, “legislar en caliente” provocando que nuestros dirigentes, a veces, leguleyos, quieren y proponen la creación de leyes imitando a países vecinos, hay que tener en cuenta que España cuenta con unas 100.000 leyes, siendo de los países más reglados de Europa.

En consecuencia, hay que regular, pero primero se debe estudiar el origen, como ya planteó el jurista romano Gayo “Vim vi repellere licet id que eus notura comparatur” (Repeler la fuerza con la fuerza es licito y de derecho natural) y el también jurista Ulpiano decía “adversus pariculum naturalis ratio permettit se defenderé” (la razón natural permite defenderse frente al peligro), una vez conocido la evolución de la figura de legítima defensa, y su actual contexto, el último paso es la creación legislativa.