El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

TRIBUNA LIBRE

Hacia nuevas formas de movilidad

F. JAVIER VARELA TEJEDOR  | 09.09.2018 
A- A+

En los últimos tiempos se han venido implementando diversas políticas que intentan modificar las actuales pautas de movilidad urbana, estableciendo medidas que se basan en demandas sociales como:

- Revertir el proceso de degradación del medio natural producido por el desarrollo urbano e industrial. En este sentido, la reducción del consumo de combustibles fósiles y de la emisión de contaminantes constituyen objetivos principales que, en lo que afecta a la movilidad, se traducen en la promoción de medios de transporte alternativos al vehículo privado y en la disminución del número de estos en circulación.

- Cambiar la idea de que las infraestructuras para uso de vehículos privados constituyen la base del sistema de transporte, puesto que para una importante porción de la población, el gasto en transporte supone un alto porcentaje de sus ingresos y para otra parte, no menos significativa, resulta complicado el acceso al uso del vehículo privado por falta de medios económicos, lo que provoca exclusión social.

La existencia cierta de falta de equidad en la distribución de recursos entre los diferentes medios de transporte, así como la falta de equidad derivada de los ingresos, nos debe llevar a fomentar medios de transporte público y no motorizado, dejando el vehículo privado en una posición secundaria y de carácter complementario, al menos en lo que se refiere a la movilidad metropolitana.

- En cuanto al problema derivado de la congestión circulatoria, se propone un uso reflexivo y racional del vehículo privado como solución a los costes adicionales para la sociedad derivados de aquella (aumento del consumo de combustible, perdidas de tiempo, etc) o un incremento de la contaminación así como para conseguir un incremento de la funcionalidad urbana y, con ella, de la eficiencia del conjunto del sistema productivo y avanzar hacia una buena calidad ambiental. (la congestión supone un costo global de un 2% del PIB en los países de la OCDE).

Se trata pues, de que con el apoyo de los distintos sectores que influyen en el diseño de las políticas de movilidad se implanten medidas que modifiquen los comportamientos sociales en esta materia, promoviendo formas de desplazamiento alternativas al vehículo privado.

No se propone, como ha sido la tónica hasta ahora, actuar única o principalmente sobre la oferta de infraestructuras de transporte urbano, sino cambiar la situación actual sobre la propia demanda de desplazamientos, tratando de conformarla y orientarla hacia los medios de transporte urbano y metropolitano más eficientes y menos consumidores de suelo y de recursos, es decir incidir en la gestión de la demanda del transporte.

Conviene reseñar que no se trata de impedir el uso del vehículo privado, sino, de promover su desincentivación cuando existan alternativas eficientes y confortables, siendo conscientes de la importancia económica y social de los sectores productivos implicados en la movilidad (fabricantes de automóviles, petroleras, empresas de obras públicas...), por lo que se requiere una fuerte concienciación social y política que genere la determinación suficiente para llevar adelante estas medidas. Pero no debemos dejarnos llevar por el pesimismo, al contrario, pensemos a título de ejemplo, en el caso del consumo de tabaco en locales cerrados y en medios de transporte, en el que la concienciación social fue capaz de superar los intereses empresariales.

En la consideración del uso del vehículo privado frente a otros medios de transporte urbano coinciden muchos de los factores que incidieron en las políticas antitabaco: su efecto directo o indirecto sobre la salud (accidentes, enfermedades respiratorias ligadas al smog, estrés), el gasto social asociado (infraestructuras, gasto sanitario, seguros y combustibles), su carácter opuesto a las nuevas pautas culturales de preservación del medio ambiente (contaminación), vida sana (ejercicio físico), etc.

Todo ello permite pensar que, con una asociación suficientemente amplia de políticos y gestores públicos, técnicos, asociaciones de diverso tipo y la fuerza de las nuevas referencias culturales pueda lograrse superar las resistencias de los sectores económicos afectados, que deberán adaptarse a las nuevas exigencias de movilidad demandadas por la sociedad actual.

 ABOGADO Y  TÉCNICO SUPERIOR DE INSPECCIÓN DEL TRANSPORTE