El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

TRIBUNA LIBRE

Pecados de reyes y ricoshomes

MANUEL CALVO TOJO / PROFESOR Y CANÓNIGO JUBILADO  | 05.05.2019 
A- A+

El Libro de las confesiones, de Martín Pérez, es realmente una obra excepcional y de gran interés para muchos sabres. Primordialmente es un tratado de pastoral, escrito en 1316 para ayudar a los clérigos en el minsiterio de la confesión. La obra tiene tres amplias partes. La primera, expone los pecados comunes a todos los estados de vida. En la segunda parte trata de cada una de las profesiones en particular, con minucioso y penetrante examen de cada profesión o estado de vida.

Aquí aparecen los pecados de reyes y ricoshomes, de obispos, canónigos y religiosos, de jueces, escribanos, alguaciles y marinos. Ninguna profesión o estado de vida queda sin que se le haga su propio examen de conciencia, ya sean amos o criados y criadas, pastores, taberneros, carniceros, transportistas, comerciantes, etc., de suerte que incluso aparecen las vendedoras de gallinas en las ferias y mercados, con sus propias artimañas.

Toda la sociedad de comienzos del siglo XIV figura en esta libro, que con razón de los editores lo han subtitulado como una radiografía de la sociedad española. La tercera parte de la obra, no menos interesante, es una exposición teológico-canónica de los sacramentos de la iglesia, según la doctrina de entones, que difiere muy poco de la actual.

Fue escrito en 1316 en un excelente castellano para los clérigos menguados de sciencia, que ya no dominaban el latín. Su autor es Martín Pérez, persona que es probable que pertenezca al ámbito salmantino, pero de quien nada se sabe con certeza. Sí se conoce que fue traducido al portugués en 1399 y fue muy apreciado en Portugal.

En España está comprobada la difusión de esta obra en castilla y León, principalmente en Salamanca, Asturias, Galicia, Extremadura y Andalucía. No consta que se conociera en otras regiones.

El volumen tiene un castellano que es una delicia leerlo. Los tratadistas de la literatura medieval española consideraban perdida este manual, que ahora ha sido recuperado en una excelente edición. Pero, además de para la literatura española, el ejemplar es muy interesante para la sociología y para la historia de las mentalidades, por la minuciosa descripción que hace de la sociedad española de comienzos del siglo XIV, con un lenguaje desenvuelto, lleno de gracia y donaire.

No obstante, el interés primordial de la obra reside en que es tratado de pastoral y un comentario teológico-canónico de los sacramentos, tan completo y tan bien escrito que el lector que hoy no sepa latín puede encontrar en esta obra castellana una magnífica exposición de la teología y de la canonística medieval de los sacramentos.

Toda la obra, además de que tiene casi siempre una brizna de picardía, zahiere con especial denuedo la codicia y todo afán de acaparar dinero, critica muy duramente la soberbia, la falsedad, la mentira y elorgullo, mostrando una clara sensibilidad hacia los pobres y las obras de misericordia. Hay algunas páginas, especialmente las que tratan de la Eucaristía, que están llenas de unción y honda piedad, de suerte que podrían incluso servir de lectura espiritual en días de retiro.

La edición es cuidadísima. Comienza con una introducción de los editores y sigue el texto de Martín Pérez, que va acompañado del aparato crítico y del de fuentes, realizados ambos con verdadera maestría. La editorial ha hecho también una labor magnífica. Por lo que solo plácemes merecen el excelente trabajo de los editores y el notable esfuerzo de la editorial.

Martín Pérez, Libro de las confesiones. Una radiografía de la sociedad medieval española. Edición crítica, introducción y notas de Antonio García García, Bernardo Alonso Rodríguez, Francisco Cantelar Rodríguez. Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid 2002; XLVI + 760 págs. ISBN: 84-7914-609-5.