El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

TRIBUNA LIBRE

Los poderes de la voluntad

ÁNGEL NÚÑEZ SOBRINO // ESCRITOR   | 30.06.2019 
A- A+

EN EL RENACIMIENTO la exaltación del individuo radicaba no sólo en el cuerpo, con vigor y belleza : ahí están las esculturas, la efigie en las medallas, los bustos, los monumentos públicos, los grabados y dibujos. También interesaban las fuerzas psíquicas, las energías personales, el coraje, la búsqueda de vivencias ricas en un salir de sí completo, y mejorar cada cual en terreno propio y creado con esfuerzo e ímpetu. Se valoraba el progreso como un aliado a una vida llena de acontecimientos, de logros artísticos y de éxitos conocidos. En la Edad Moderna, y hoy, se consideraba óptimo el hecho de que una persona se impusiese por encima de los momentos negativos de su existencia desde el ejercicio de su voluntad.

Existen personas que tienen mucho arrojo con una realidad ( puenting, escalar, rafting , supervivencias duras, deportes de riesgo), pero en cambio pueden ser cobardes para los asuntos serios y concretos de la vida, y que requieren coraje especial y decisión férrea. No tienen reparo en ejecutar conductas de peligro porque confían sólo en la potencia de su cuerpo, y ya que se emplearon en él sólo quieren comprobar los resultados . Para lo demás pueden ser limitados en su genética o en su talante vital, o presentan limitaciones y miserias claras como la cobardía, la pereza, el abandono, el desorden, la indolencia, la ingratitud y la deslealtad : lo peor. Esto suele darse, en general, en los deportistas, y deportistas cualificados que conocí se comportaban así . Estos son rasgos solamente; habría que ampliarlo más. Como dice Giordano Bruno "lejos de mí toda pereza, toda ociosidad, toda negligencia, toda holgazanería, toda indolencia", en pleno Renacimiento. Lo estudió contundente Rodolfo Mondolfo. La generación actual es comodona, va a lo fácil, a lo hedonista inmediato, esta enganchada al ordenador y al móbil de una manera enferma, lo tiene todo, le han dado todo hecho y no se esfuerza, no es heroica en modo alguno, no participa de una manera comprometida en la política, sigue las modas, entra en lo convencional de una manera automática. Menos mal que existen eximias excepciones. Ya estaba todo logrado para ser disfrutado, y no fueron capaces de disfrutar de las consecuencias de este esfuerzo, que sería un ir más allá de lo recibido mismo, en un ampliarse y elevarse desde la esfera de la acción, del deseo de todo tipo y el conocimiento.

El usar en exceso el móbil y el ordenador los convierte en sujetos de alienación; estos juguetitos de fácil recreación, como objetos, además, de consumo, van mucho más allá de la conocida crítica de la Escuela de Frakfurt, perfilando así los peligros de esta caída desde un exceso, desde un incontrolado o incontrolable poder del hábito ( Félix Ravaisson, " De l´habitude") , y que la mayor parte de las veces abre camino a un modo disminuído de vida : una manera mecánica y automática de existencia, solo con resortes psíquicos esperables. Mundo virtual equivale a mundo falso. Conocí a un muermo que " viajó "a la costa africana desde su ordenador. No distinguen ni aprecian las cualidades particulares y las jerarquías entre las cosas. La ambiguedad, la indecisión, el sentido astuto e interesado de "vale lo que equivale", la superficialidad a propósito (y por impotencia) como una manera "hábil " de comodidad, y un mostrar, con resentimiento tapado, de que indagar y encontrar lo profundo no conduce a nada, es en el fondo señal de una decadencia : una caída con disminución en la entidad de cada cual. En el plano humanístico, tanta tecnología al servicio de la comunicación, y sin embargo permanece la incomunicación y la soledad en las ciudades.

Hay personas que se adhieren a las manifestaciones políticas porque, también, saben que es una manera fácil de conseguir relaciones. Con ocasión de una manifestación se aprovechan de ello. Los motivos de las pancartas, como son trabajo, contra el paro, feminismo, libertad sexual, reivindicaciones, protestas, huelgas, derechos de los trabajadores... son correctas políticamente y por completo legítimas y con razones sólidas. Sin embargo, con una cierta frecuencia, son una repetición, y porque volver siempre a los mismos temas es lo que les interesa en particular a los políticos como muestra exterior de aprobación ciudadana de que se tiene razón.

Muy conveniente sería que, además, hubiera manifestaciones con pancartas en favor de la Voluntad, la Valentía, la Esperanza, la Sagacidad, la Eficacia, la Productividad, la Solidaridad...Claro que al ser temas raros, "abstractos"," desvariados", a la sociedad normal, mediana, convencional no le interesa porque son temas que carecen de función práctica inmediata de uso facilón y de captación sin esfuerzo. Son temas que requieren una meditación y una organización, y no sirven al "quítate tú, que me pongo yo", pues este es el resorte secreto, tapado, de muchas conductas políticas beneficiosas sólo en la superficie.

Si se pusieran estos motivos en las manifestaciones como una formidable novedad, al margen de las otras, se daría un impulso psicológico colectivo impresionante, y sería una limpieza colectiva a los problemas psicológicos comunes a la sociedad y en cada ciudadano/a, y se ampliaría la esfera de la acción, del conocimiento , de la tolerancia y de la compresión del otro. Se daría un constante obrar en progresos, tanto colectivo como individual. Consigna final : la persistencia, como tenacidad psíquica efectiva; la insistencia, como vuelta incesante desde la oportuna inteligencia; la consistencia, como el motivo sólido y hondo de un actuar fecundo.