El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

TRIBUNA LIBRE

Rufián

EDUARDO MARCOS MARTÍNEZ // GRADUADO EN DERECHO  | 02.12.2018 
A- A+

Siguiendo con los precedentes romanos, este articulo viene motivado por la actuación y representación parlamentaria del señor Gabriel Rufián, desvalorizando y usando la Cámara Alta para su uso particular, para promocionarse en las redes sociales, y actuando como un "showman" de esta forma suple su auctoritas, ¿cómo? vertiendo injurias, insultos y provocaciones. De este modo desvirtúa un pilar fundamental en una democracia, utilizando este órgano para fines propios, y anticonstitucionales.

Para comprender la realidad social, y los cambios políticos que estamos viviendo debemos atender a la frase del Catedrático Don Manuel García Garrido "aportaciones que los romanos hicieron a la ciencia política y al desarrollo constitucional de los sistemas y formas de gobierno". Así con su estudio, análisis de las fuentes y comparando las situaciones de nuestros gobernadores romanos con las actuaciones de nuestros políticos, vemos una clara diferencia de praxis entre ellos, que más tarde comentaré. "Pero el derecho mayor y el de más trascendencia en la República es el derecho augural, que va unido a la autoridad. Y no pienso de esta forma porque yo soy augur, sino porque así debemos de creerlo (Cic., de legibus, 2, 31).

El origen del Senado romano es atribuido a Rómulo, fundador de Roma, la primera idea es crear un entorno, un lugar, en donde un grupo de maestros generalmente de posición relevante, dotados de auctoritas aconsejan y asesoran al gobernador. El Senado en la constitución romana de época monárquica y republicana ocuparía uno de los tres pilares fundamentales en la organización estatal, junto a las asambleas populares y las magistraturas. Sería pues, que el Senado es un reflejo institucional de lo que era la sociedad y la política romana. Un asunto relevante especialmente dentro del Senado romano fue la naturaleza de sus deliberaciones y decisiones en materia de política general, en la forma, de que era un órgano deliberativo, sin capacidad de impon er sus decisiones o sus puntos de vista, salvo en sus competencias propias, dos de ellas que fueron muy importantes durante el periodo monárquico, fueron el interregnum, que consistía en la devolución de imperium a los patres y más tarde al magistrado, y la auctoritas, era necesaria para todas las deliberaciones de los comicios. El Senado por tanto estaba dotado de auctoritas que atesoraban los patricios, como sector del pueblo culto y noble y es atribuida directamente al Senado formado por ellos. Sin embargo, el magistrado que se negaba a atender al Senado, podía incurrir en un acto grave de violación de sus deberes los que estaban fundados en las fides, se exponía por ello a las consecuencias de su acto, las que no eran solo de orden solo moral sino también cuasi jurídico por el vínculo cercano que existía entre los mores y la posición del ciudadano en la organización política. Para fraseando a Martino Francesco "Las fuentes dicen que los magistrados estaban en autoridad en potestad del Senado no hacen referencia a una preeminencia formal sino a un vínculo efectivo de subordinación político constitucional".

Estas auctoritas es una expresión de la soberanía del Senado, es un instrumento de poder, que procura impedir que sean adoptadas decisiones injustas.

Augusto permitía y aconsejaba a los hijos de los senadores con el fin de que se familiarizaran con las practicas senatoriales a asistir a estas. Plinio el Joven explica que esta costumbre: todos los candidatos a cargos públicos debían permanecer de pie delante de las puertas del Senado como espectadores de la asamblea antes de ser participe en ella, para acercase así a la política romana, aprendiendo el funcionamiento del Senado, para saber cuando era permitido hablar, y sobre todo cuando es necesario callar.

Los senadores no podían tomar la palabra sin ser solicitada por el presidente, para hacerlo los senadores se ponían de pie y de forma oral, bien improvisando o bien por escrito exponían sus discursos. Pero esto no puede hacernos pensar que las sesiones senatoriales eran pacificas y sin controversias, Plinio relata una sesión donde el Pretor Juvencio Celso había acusado a Nepote de querer reformar el Senado, ambas partes comenzaron a insultarse, provocando un desorden, pues los demás sabios, en vez de calmar los ánimos los alentaban. Plinio lo relata como una situación reprobable.

Una vez comentado esto, podemos alabar la actitud y palabras de nuestra presidenta del Parlamento, donde hizo ejemplo de una templanza y una capacidad de decisión ejemplar. Su brillante capacidad de decisión, a pesar de que algunos parlamentarios siguieron con insultos, evitó una situación grave y más propias de tertulias de bar a altas hora de la mañana.

Doña Ana Pastor es un claro ejemplo, de una parlamentaria que posee la auctoritas, capaz de emitir opiniones y decisiones cualificadas. En cambio Gabriel Rufián, primero no cumple sus palabras, pues en su uso de redes sociales publicó un tweet que decía "En dieciocho meses dejaré mi escaño para regresar a la República Catalana" segundo, usa esta Magna Cámara para satisfacer sus propios intereses y por último carente de auctoritas.