El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Termalismo sostenible para el siglo XXI

MANOLO FRAGA / PERIODISTA   | 08.12.2019 
A- A+


El sector termal celebró recientemente, con la colaboración de la Xunta de Galicia, una jornada sobre termalismo sostenible en la Escuela de Ingeniería de Minas y Energía de la Universidad de Vigo, en la que participaron medio centenar de profesionales organizada por Balnearios de Galicia.

La presidenta de la asociación Balnearios de Galicia, Marisol Espiño, habló de la importancia de los perímetros de protección de los acuíferos, aludiendo a la lei 5/1995 reguladora de aguas minerales, de manantial y de los balnearios de Galicia como el instrumento legislativo que los ampara. "Para nosotros es vital la adecuada preservación de las aguas mineromedicinales y la explotación de los manantiales con el fin de que podamos seguir contribuyendo al desarrollo social y económico de las comarcas donde se encuentran". Subrayó que Galicia representa cerca del 20 por ciento de la oferta nacional, con veintiún balnearios en funcionamiento que suman más de tres mil plazas hoteleras, proporcionando empleo directo a unas mil doscientas personas e indirecto a unas cinco mil.

 


"La importancia del sector no procede de una moda temporal, sino que obedece a razones sociológicas y médicas que continuarán en las próximas décadas. Dos elementos contribuyen a su relevancia: el progresivo envejecimiento de la población y, como consecuencia de lo anterior, el crecimiento exponencial de los costes sanitarios. Por tanto, este es un reto en el que la balneoterapia puede jugar un papel muy importante", según explica Espiño. La correcta utilización de las aguas termales, la investigación sobre nuevos usos y técnicas, y la educación de los ciudadanos y autoridades sobre sus bondades constituyen retos que es necesario abordar, añade.

"La imagen de calidad y profesionalidad que Galicia construyó alrededor de la balneoterapia es un hecho y un activo a conservar, derivado de la excelencia de sus aguas, pero igualmente de la significativa inversión de los empresarios en las instalaciones, amparada por la colaboración y sensibilidad de la Xunta de Galicia", concluye la titular de Balnearios de Galicia.

La secretaria general de la Asociación Nacional de Empresas de Aguas de Bebida Envasadas (ANEABE), Irene Zafra, indicó que las aguas minerales naturales comparten con los balnearios la preocupación por el recurso. "La protección medioambiental -añadió- está en el ADN de las aguas envasadas. Hay un compromiso firme del sector con la economía circular, que en 2012 ya firmó la declaración de llegar a ser cien por cien circulares. Pero en este desafío se precisa también la colaboración de la ciudadanía", según destacó.

 


La técnica del programa de termalismo social del IMSERSO, Carmen Moreno, señaló que en 2018 Galicia acogió a unos 26.000 termalistas, "superando el noventa por ciento de las plazas ofertadas por el programa". Moreno también destacó la "gran" tradición termal de Galicia, la renovación y puesta al día de sus instalaciones y la consiguiente "apuesta" por el futuro.

El director-gerente de Caldaria Hoteles y Balnearios, Javier Soto, incidió en la trascendencia de los balnearios como dinamizadores socioeconómicos de las comarcas donde se asientan. "Son empresas que no se pueden deslocalizar, que se crean allí donde está el recurso, generando puestos de trabajo directos e incidiendo positivamente en la economía del entorno, particularmente el comercio y la hostelería", según apostilló. Como decía el doctor Rodríguez Míguez -añadió-, en Galicia hay una importante tradición termal, pero falta cultura termal, "de ahí la importancia de la promoción, divulgación y la labor de la Cátedra de Hidrología Médica de la USC". Aludió igualmente a la ley gallega 5/1995, "como pionera en España, que estableció el marco para el actual liderazgo de los balnearios gallegos, otorgando confianza a los inversores y garantía a los usuarios".

La científica titular del Instituto Geológico y Minero de España, Mar Corral, insistió en la importancia de la protección de los perímetros como una figura administrativa que "garantiza" la explotación racional y sostenible de los acuíferos de las aguas mineromedicinales. "Hay riesgos de sobreexplotación o afección al recurso derivados de los aprovechamientos de la geotermia y las pozas termales si no se hacen con la supervisión de un técnico competente, un ingeniero de Minas", concluyó. En la misma línea se expresó el decano-delegado en Galicia del Colegio de Ingenieros de Minas del Noroeste, Juan José Iglesias, que admitió la necesidad de que el técnico competente debe estar permanentemente informado del desarrollo del proyecto. Y añadió que el problema está en que si los sondeos de agua no pasan por las delegaciones de Minas, se corre el riesgo de perjudicar la instalación balnearia.

 


El director de la Cátedra de Hidrología Médica de la USC, Juan Gestal, habló del "Vademécum das augas mineiromedicinais de Galicia", en el que se recogen las indicaciones terapéuticas de la cura balneria, así como de la guía docente "Os balnearios de Galicia. Descubre as súas posibilidades para a saúde", que se presentó en la última edición de Termatalia, feria que se celebró en septiembre en Ourense. Se trata de una iniciativa en colaboración con el Grupo de Investigación de Tecnología Educativa del Departamento de Pedagogía y Didáctica de la Universidad de Santiago de Compostela.

El director xeral de Enerxía e Minas, Ángel Bernardo Tahoces, que clausuró la jornada, afirmó tres ideas relevantes: el liderazgo nacional del sector termal gallego se debe a un trabajo responsable de tres agentes -empresarios, Xunta de Galicia y universidades gallegas-; los balnearios utilizan un recurso renovable; y dicho recurso es extremadamente sensible. Y al mismo tiempo señaló los retos que quedan por delante, entre ellos, que los tratamientos balnearios se introduzcan en la cartera de servicios del sistema sanitario público, la lucha contra la competencia desleal -la nueva ley de aprovechamiento lúdico de las aguas termales es una "buena herramienta", especificó-, y promover la innovación e incorporación de las nuevas tecnologías a la protección y gestión del recurso.