El Correo Gallego

Tendencias » El Correo 2

Tradiciones o supersticiones para despedir y recibir un año

La noche de Fin de Año se celebra en los cinco continentes con la misma efusividad, alegría y jolgorio, aunque las formas de festejarla son diferentes // Repasamos cómo pasar de un periodo anual a otro dependiendo del país en el que se viva y de las costumbres del mismo

INÉS ÁLVAREZ  | 30.12.2018 
A- A+

Las doce campanadas de un reloj marcan el final de un año y el inicio de otro en los cinco continentes, con la salvedad de algunas culturas como la china o la musulmana que tienen su propio calendario, aunque también utilizan el cristiano o gregoriano para sus relaciones internacionales.

Está claro que el punto de inflexión es un horario pero ¿qué hacemos antes, mientras y después de la docena de dings, dongs? A continuación repasamos las diferentes tradiciones o supersticiones para que el año nuevo venga lleno de prosperidad, salud, amor...

Los españoles nos preparamos para el acontecimiento vistiendo ropa interior roja. Esto de los colores no es muy uniforme ya que en algunos países sudamericanos, como Colombia o Perú, es amarilla, o rosa en Argentina; en Filipinas, los lunares copan las vestimentas con un bolsillo muy grande para introducir monedas, símbolo de riqueza. Ante esto, lo mejor será mezclar algo amarillo para conseguir dinero con algo rojo para el amor.

También es importante tener oro entre las manos o dentro de una copa de champán. El pie derecho en el suelo, pisando fuerte, hay que entrar con "buen pie" y determinación. Para viajar durante el año recomiendan dejar detrás de la puerta de la calle una maleta mientras suenan las campanadas, en Chile y Colombia la llenan para salir con ella a dar una vuelta por la calle.

En Puerto Rico y Uruguay la limpieza es fundamental a medianoche. Tiran cubos de agua por la ventana, lavan las calles y asean los hogares como forma de eliminar los problemas.

En una noche tan especial, principio de un largo periodo de 365 días, las predicciones de lo que pasará están muy arraigadas en algunos países que tienen singulares rituales, en Alemania y Austria se introduce en un vaso con agua plomo fundido, la forma que adopte sirve para averiguar el futuro. En Chile se deja un huevo debajo de la cama, al día siguiente se comprueba la figura que ha adoptado la yema para descifrar lo que acontecerá.

La tradición de Nochevieja en el Reino Unido requiere tres ingredientes: sal, carbón y pan, que introducirá en la casa, a medianoche, un apuesto hombre moreno (los rubios y pelirrojos, según ellos, traen mala suerte), así se garantiza el dinero, el calor y la comida.

Japón también tiene su singular puesta en escena con 108 campanadas que tocan los templos budistas como símbolo de otros tantos pecados, escuchándolas se purifica el espíritu y se evita caer en la tentación.

Si en España tomamos doce uvas al ritmo de las campanadas, en Italia comen lentejas y en Francia preparan un gran banquete el Réveillon de la Saint-Sylvestre. La buena mesa está generalizada en este tipo de celebraciones.

En lo que también coincide todo el planeta es en los espectaculares fuegos artificiales. Luz, color y sonido en los lugares más emblemáticos de cada país con un innumerable número de personas en las calles. Las fotografías de este reportaje así lo corroboran, destacando algunas de las capitales más importantes del mundo: Londres, París, Moscú, Kuala Lumpur, Sydney. En España no podemos dejar de mencionar la madrileña Puerta de Sol, ya que desde que hay televisión las campanadas se retransmiten desde el kilómetro cero de España.

La compostelana Praza do Obradoiro, símbolo de meta de un camino de concordia, es punto de encuentro de gallegos, peregrinos y turistas que al compás de la Berenguela cambian de año con atmósfera universal.

En Vigo, tanta iluminación seguro que es un reclamo para recibir al 2019 con mucha ilusión (¿será una señal de lucidez o sentidiño?). El reloj del Instituto Santa Irene, en la plaza de América, reúne a los vigueses para celebrar con orgullo la transición a otros doce meses.

Y al final de las campanadas, los estadounidenses se dan un beso, un apasionado beso, para que no falte amor y las relaciones de pareja continúen estables. Esta última tradición se puede afirmar que está muy extendida, si no la han practicado nunca háganlo en el primer minuto de 2019, puede que no garantice amor, pero seguro que ese instante será satisfactorio.

¡Feliz año nuevo!