Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 03 junio 2024
15:30
h

El jengibre, un buen antiinflamatorio

    el jengibre (Zingiber officinale) es un condimento utilizado en la cocina japonesa, y se puede utilizar tanto fresco como seco o encurtido. Del jengibre se utilizan las raíces y su aroma es refrescante, y su sabor picante y ligeramente afrutado.

    Es una de las especies más saludables por su cantidad de nutrientes, proteínas, fibras, potasio, vitamina C... El jengibre tiene propiedades anticoagulantes, vasodilatadoras, expectorantes, digestivas, antitusivas, antipiréticas, antiespasmódicas, analgésicas y antiinflamatorias,

    Uno de los principios activos del jengibre es el gingerol que le confieren su olor y sabor característicos.

    Es un excelente tónico del aparato digestivo, con un efec-
    to calentador y fortalecedor
    que ayuda a la digestión mejorando la absorción de los ali-mentos, y aumentando la producción de enzimas digestivas.

    El jengibre tiene una acción antiinflamatoria y calmante en infecciones de boca y garganta como faringitis, amigdalitis, gingivitis... y su efecto calentador ayuda en caso de gripes, resfriados, con o sin fiebre.

    El jengibre presenta una acción analgésica-antiinflamatoria en el tratamiento del dolor en afecciones reumáticas e inflamatorias como la osteoartritis y artritis reumatoide. Mejora el dolor, hinchazón y la movilidad en las artritis.

    Uso externo. Es un uso tradicional las compresas de jengibre para aplicar en la zona lumbar y en cualquier articulación dolorosa como analgésico y antiinflamatorio.

    Compresas de jengibre en la zona lumbar

    Rallamos jengibre con un rallador de porcelana hasta tener una cantidad como una pelota de tenis, y la ponemos en un saquito de tela de algodón.

    Calentamos 3 litros de agua, metemos la bolsita y la estrujamos para que suelte el zumo. Cuando el agua está caliente (sin que llegue a hervir), introducimos un paño o toalla de algodón y lo retorcemos teniendo en cuenta de no quemarnos.

    Ponemos la toalla exprimida y caliente en la zona dolorida, y lo cubrimos por encima con otra toalla seca para mantener el calor.

    A continuación, mientras estamos recibiendo el calor, la persona que aplica las compresas, prepara una segunda compresa para sustituir a la anterior antes de que se enfríe la que tenemos colocada. Repetiremos la operación unas cinco veces. La aplicación debe durar unos 20 minutos. Se puede repetir durante una semana.

    Nota: el jengibre retarda el proceso de coagulación de la sangre, y no debería combinarse con anticoagulantes como aspirinas, ibuprofeno o naproxeno.

    Si deseas contactar conmigo puedes hacerlo en consulta@otiliaquireza.com. Estaré encantada de poder ayudarte.

    13 ene 2022 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.