Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 06 diciembre 2021
02:00
h

El vino: un sector ejemplo de resiliencia

Isidro Funcia, enólogo: “Considero que las administraciones deberían facilitar la llegada de buenas comunicaciones al mundo rural, no solo terrestres, sino de velocidad real y eficaz de telecomunicaciones”

La situación que estamos viviendo ha hecho mella en todos o casi todos los sectores empresariales de nuestra sociedad, en mayor o menor medida. Cuando comenzaron los sucesivos cierres de la hostelería, también derivó en el impacto de otros sectores dependientes en gran medida de ésta, como puede ser el vinícola (todo lo relacionado con la elaboración y la comercialización del vino). Tanto el sector relacionado con la viticultura (cultivo de la vid) como el de la fruticultura (cultivo de la fruta) han sufrido el desplome de su negocio en cierta medida al dejarse de consumir grandes volúmenes de estos productos en miles de establecimientos con la “persiana bajada”. A pesar de esto, el vinícola es un sector que sigue al pie del cañón dispuesto a todo. Hablamos con Isidro Funcia, enólogo y miembro de Viticampo, una empresa experta en servicios a la viticultura que está enclavada en la Denominación de Origen Bierzo, al ubicarse en esta comarca, pero que presta servicio a Galicia, Castilla y León, Asturias y Cantabria. Funcia nos ha dado unas pinceladas de las claves de la situación que atraviesa el sector relacionado con el vino.

-¿Cuáles son vuestras funciones como empresa experta en el sector de la viticultura?

Venta de productos, asesoramiento y servicios para una viticultura moderna, eficaz y sostenible, mediante la introducción de técnicas para mecanizar todos los procesos del ciclo de la vid para ser eficaz en costes y garantizar el máximo rendimiento de la explotación, así como la introducción tanto de plantas resistentes a plagas, como productos de control de plagas respetuosos y sostenibles para que la actividad vitícola -referido a todo lo relacionado con el cultivo de la vid- sea sinónimo de mantenimiento del campo y fijación del mundo rural.

-¿Cómo definirías la situación de la viticultura en nuestro país?

Como todo en este último año, con horizonte complicado, caída de ventas de vino por el cierre del canal Horeca -el entrevistado hace referencia a hoteles, restaurantes y cafeterías-, perjudicando sobre todo al pequeño productor y provocando incertidumbre de venta de la cosecha. Si bien, hay otras bodegas que tenían una buena introducción en el canal de alimentación y sí que están incluso ampliando ventas, pero no suficientes para paliar el déficit del resto del sector. En líneas generales, veo un sector en constante movimiento, adaptándose a las nuevas situaciones y con capacidad de futuro gracias a la esperanza de que la situación acabe pronto, así con las buenas prácticas de la sostenibilidad, haciendo que mejore la introducción en mercados que aceptan muy bien este tipo de prácticas.

-¿Consideras que vuestro sector recibe el reconocimiento que se merece?

Si, creo que sí, en el aspecto de profesión, donde te ven como entusiasta del campo, a cualquiera que le comentes que eres viticultor o relacionado con el mundo del vino te admira y te escucha por la pasión que transmites.

-¿Cómo ha afectado la crisis del Covid-19 a vuestra empresa? ¿Y al sector del vino, en general?

De momento no es negativo en cuanto a nuestra empresa, pero como ya comenté antes, con incertidumbre, pero nunca ha sido fácil cualquier negocio, siempre hay que estar innovando, no puedes estar quieto, la zona de confort solo sirve para dejar pasar las oportunidades de mejorar y esta pandemia nos está poniendo a prueba. Creo que esto nos ayudará para vender de otra manera, apoyarnos en las nuevas tecnologías (desde venta, hasta monitorización de las cosechas para toma de decisiones efectivas sin esperar a la intuición del técnico).

-¿Crees que existe un apoyo suficiente al sector vinícola y a la viticultura por parte de las instituciones?

Existen líneas de subvención para restructuración de viñedos que son muy importantes para poder optar a que tu cultivo sea más eficaz (mecanización), pero la administración debería ser más ágil en sus tramitaciones. Veo que muchos viticultores abandonan al ver el mar de trámites al que se tienen que enfrentar para poder optar a ayudas. También, considero que las administraciones deberían facilitar la llegada de buenas comunicaciones al mundo rural, no solo terrestres, sino de velocidad real y eficaz de telecomunicaciones para la monitorización de procesos del cultivo, y acceso fácil a la red para que el canal de venta online sea más cómodo; en definitiva, que cuando quieras transmitir a un cliente información, no te eternices.

-¿Consideras que después de esta crisis va a cambiar algo en lo que a vuestro sector se refiere?

Sí, las nuevas formas de vender y llegar a los clientes han llegado para quedarse, hay que aprovecharla, te pueden ver infinidad de nuevos consumidores, hay que subirse a las nuevas tecnologías.

14 abr 2021 / 11:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.