Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 29 junio 2022
15:12
h

Invernaje de la piscina: cómo hacer el mantenimiento de la piscina en invierno

España se prepara para recibir la época más fría del año. El pasado 15 y 16 de octubre ya bajaron las temperaturas en varios territorios del país. Muchas de las piscinas particulares ya están preparadas y a punto de llevar a cabo el invernaje para su adecuado mantenimiento en invierno.

La bajada de temperatura con valores significativamente más inferiores de lo habitual durante la mitad del mes de octubre ha dado paso a que muchos particulares y comunidades de vecinos se preparen para el invernaje de las piscinas. Las heladas nocturnas y el frío inusual que tuvo lugar desde el 15 de diciembre hasta el fin de semana fueron consecuencia de los vientos provenientes del norte. Ello ocasionó que en algunos lugares las temperaturas descendieran hasta los 4º C. Aunque las temperaturas han vuelto a normalizarse, desde la empresa especializada en la instalación de todo tipo de piscinas, así como sistemas de climatización, PiscinasAthena, recomiendan comenzar con los procesos de invernaje en algunos lugares de la península. “Faltan menos de dos meses para la entrada de invierno. Es momento de que las regiones más frías, sobre todo las del norte, preparen las piscinas para el invernaje”, explican los especialistas.

El invernaje o hibernación de las piscinas sirve para acondicionar el agua durante los meses de invierno. Con ello se consigue que esta mantenga sus propiedades en las mejores condiciones para que pueda ser utilizada de cara a la siguiente época. “Se trata de minimizar al máximo posible los costes y el trabajo derivados del mantenimiento de la piscina”, destacan desde Piscinas Athena-Nike. Ahora bien, para la empresa especializada es fundamental que se sigan unos pasos específicos con el fin de realizar un invernaje adecuado y efectivo. Explican que, ante todo, se debe conseguir que la temperatura del agua se mantenga estable por debajo de los 12º C ya que, de esta forma, se podrá evitar la aparición de algas y microorganismos.

Cómo hacer el mantenimiento de la piscina en invierno

Cada año los particulares, comunidades de vecinos y centros públicos con piscinas municipales realizan el invernaje de las piscinas para mantener el agua en condiciones adecuadas. El invernaje puede ser de dos tipos, dependiendo de si se continúa con la filtración de la piscina (invernaje activo) o si se detiene la filtración para reducir gastos (invernaje pasivo). Desde Piscinas Athena-Nike explican que “el invernaje pasivo no precisa de una acción constante en la piscina, lo que equivale a que la piscina se ponga a dormir”. Los pasos para llevar a cabo el invernaje pasivo de la piscina son los siguientes:

La limpieza de la piscina

Lo primero que debe llevarse a cabo es la limpieza de la piscina. Para ello, se deben retirar las hojas y residuos que puedan haberse acumulado, así como aspirar los depósitos de suciedad.

El nivel del agua

El nivel del agua debe disminuir unos 10 cm por debajo de los chorros de agua de las piscinas. Según explican los especialistas, el agua de la piscina puede mantenerse, al menos, durante 3 temporadas de baño sin necesidad de renovarla, siempre y cuando se lleve a cabo un adecuado mantenimiento.

Detener la bomba de la piscina

El siguiente paso, una vez que haya disminuido el nivel del agua hasta el punto deseado, es detener la bomba. Para ello, es importante eliminar cualquier resto de agua que pueda quedar en el circuito y preparar la piscina con los tapones de invernaje. Lo primero que se debe hacer es cerrar el sumidero y colocar la válvula multivía en posición filter. Las válvulas Skimmer y Aspiración/limpiafondos deben permanecer abiertas y la de fondo/sumidero cerrada.

Lo siguiente que se debe hacer es poner en marcha de nuevo la bomba para que vacíe el agua que se encuentra en las tuberías. Después de unos 5 minutos, cuando pare de salir el agua, se deberá detener de nuevo el motor. A continuación, hay que desmontar las rótulas de los chorros de agua de la piscina y sustituirlas por tapones de invernaje. En el caso de los skimmers —o bocas de succión instaladas en las paredes de la piscina— se deberá retirar las cestas de plástico y colocar un gizmo en cada uno de ellos. El gizmo debe enroscarse en el orificio de evacuación para evitar que el agua vuelva a las tuberías.

Dosificar los productos químicos para el invernaje

Estos evitan la aparición de algas y de microorganismos, así como la incrustación de cal y de minerales en los depósitos. Los mismos deben ser depositados de nuevo a mitad de invierno.

Tapar la piscina

Las piscinas deben ser tapadas con un cobertor específico para ellas. Estos evitan que el agua de la lluvia se filtre, así como otras partículas o residuos. Además, ayudan a mantener las temperaturas. Asimismo, antes de colocar el cobertor es recomendable utilizar unos flotadores de invernaje en la diagonal de la piscina con el fin de evitar daños en la estructura en casos de congelación del agua. Estos flotadores soportan el empuje del hielo sobre ellos comprimiéndose.

La bomba de filtración

La bomba de filtración debe ser vaciada antes de desenchufar el panel eléctrico. El proceso de vaciado del agua varía dependiendo de si el local se sitúa por encima del nivel del agua de la piscina o por debajo. En cualquier cao se debe abrir la tapadera pre-filtro, limpiar la cestilla y desenroscar los tapones de vaciado.

Disminución del uso de las piscinas públicas durante el verano

La pandemia del coronavirus ha supuesto un cambio en los hábitos y rutinas de muchas personas, así como en las medidas y normas establecidas para evitar el aumento de los contagios. El verano ha estado marcado por una gran cantidad de medidas establecidas por cada comunidad autónoma, como la limitación del aforo, la desinfección de manos y calzados, el uso de mascarillas durante los desplazamientos dentro de las instalaciones, la prohibición del uso de las duchas de los vestuarios, el respeto de la distancia de seguridad y mucho más. Tanta limitación, sumada a la preocupación de muchos —que han optado por evitar los espacios públicos— ha dado paso a una reducción drástica en el uso de este servicio municipal.

La excepcionalidad de esta etapa marcada por la pandemia ha ocasionado que muchas de las piscinas, incluidas las privadas, apenas hayan sido utilizadas dando lugar a que estas comiencen una nueva etapa de invernaje casi continuada a la del año anterior. En el caso de las piscinas municipales, la fecha de cierre tuvo lugar durante el mes de septiembre —en circunstancias normales—.

05 nov 2020 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito