Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 04 diciembre 2022
14:24
h

“La maldad fuera de la ficción me asusta”, dice Josan Mosteiro

Autor de ‘La cosecha pálida’, publicado por Roca, ambienta el que es su primer ‘thriller’ en Galicia

Josan Mosteiro, sobrenombre de Josan Hatero, que ha decidido firmar con su segundo apellido La cosecha pálida (Rocaeditorial), su primer thriller, el cual ambienta en Galicia, tierra natal de su madre, tiene claro que el “mundo horrible”, sin ser en la letra impresa, es “insoportable”.

“La maldad fuera de la ficción me asusta”, contó a Efe en el inicio de la promoción de su novela, con un arranque “potente” en el que una muchacha, Crucita, camina junto a la carretera hasta Calixe, un pueblo que la vio desaparecer cuatro años atrás.

Al día siguiente, la joven, de 19 años en el momento del regreso, da una rueda de prensa y cuenta que fue secuestrada por los “mouros”, un pueblo mágico que según la leyenda vive bajo tierra.

Sorprende porque explica que la raptaron debido a que estaba perdida, era “una mala semilla”, y añade que ese suceso fue lo mejor que pudo haberle pasado.

Nadie se toma en serio lo que relata, salvo Asunta, una periodista en horas bajas que insiste en entrevistarla.

Mosteiro, también guionista y profesor de escritura creativa, no oculta su debilidad por la mitología celta, “un caldo de cultivo muy bueno”.

En su memoria permanecen las temporadas en las que de niño cambiaba una gran ciudad, Barcelona, por el municipio de Melide, de donde procede su progenitora, a la que dedica esta obra, y se empapaba de “ese folclore”.

“Allí se hablaba de la Santa Compaña, de las meigas, de las lavandeiras, de los trasnos... Y hablaban de ello como algo real. Venir a ese entorno rural me fascinaba”.

¿Se lo creía? “Yo me lo creo todo. Si algo está bien contado, me lo creo todo”.

En La cosecha pálida los personajes son muy reales, pues no hay diabólicos asesinos ni detectives con un sentido de la observación sobrehumano. Sí gente sonriente cuyas obsesiones han ido demasiado lejos. Y tópicos tampoco los hay en su comienzo, pues la acción no arranca con una desaparición y sí con un retorno que rompe la aparente tranquilidad de una aldea donde el anonimato es imposible y cuyo nombre significa niebla y oscuridad.

“No entiendo la maldad”, dice sin miramientos. “En la vida real no quiero saber nada de lo horrible. Y el fenómeno del true crime tampoco me interesa. Saber que alguien puede hacer algo terrible me desconcierta mucho”.

Josan Mosteiro llegó al thriller por un reto que tampoco lo fue tanto pero que sí se tomó como tal. Hubo una conversación con la editora Carol París en la que ella le preguntó por qué nunca se había adentrado en el género.

“Y cuando me di cuenta ya tenía trama, principio, punto de partida, y debía escribirlo”.

Quería algo visual, con ritmo y mucho diálogo.

Sus alumnos le han trasladado que en las 316 páginas aparece lo que les ha contado en las aulas, desde la manera de narrar al no abusar de los adjetivos.

Invita a no curiosear el desenlace

···En la cultura de “no destripar”, piensa que es mejor no curiosear el desenlace. “Me gusta que me lleven y sorprenderme con el final, que es un arte”. Los capítulos de investigación de Asunta, que sabe que un reportero es tan bueno como su última crónica, se alternan con otros protagonizados en primera persona por vecinos de Calixe. Nacido en 1970, debutó en 1996 con el libro de relatos ‘Biografía de la huida’. Ha publicado ‘La piel afilada. Un bestiario de amantes’, ‘La intimidad de los viajeros’ y varias novelas juveniles.

22 jun 2022 / 00:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito