Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 04 agosto 2020
19:39
h

Las ‘Luces de bohemia’ de Valle cumplen cien años

Publicados por la Fundación José Antonio de Castro en dos tomos la obra teatral completa del insigne escritor arousano

Las imágenes de un niño hidrocefálico de Las divinas palabras, de Ramón María del Valle-Inclán, y la figura del bohemio Max Estrella, de Luces de Bohemia, ya están reunidas en sendos volúmenes de Teatro y poesía de Valle Inclán, lujosamente editados por la Fundación José Antonio de Castro, de Madrid, un proyecto editorial que dirige Darío Villanueva.

Los dos volúmenes recogen 22 piezas teatrales, las más modernas de hace 90 años, y la poesía que el autor cambadés reunió en sus Claves Líricas.

Valle-Inclán es uno de los grandes de la literatura española, que creó el esperpento, esto es, las imágenes difuminadas en los espejos del Callejón de Gato en sus Luces de Bohemia.

En esta obra Max Estrella deambulando de noche se encuentra con una prostituta. Ella le dice: “Tócame los pechos, todavía estoy dura”. Max Estrella contesta. “Me falta tiempo”. Poco después Valle mata a su personaje y describe pormenorizadamente sus estertores de muerte. En esta célebre pieza teatral Valle alude jocosamente al modernismo. Viste a sus personajes con “pipas, chalinas y melenas modernistas”. El personaje de Max Estrella es uno de los referentes de toda la literatura española y, su muerte, solo en la calle, es una imagen más del esperpento.

Esta obra fue publicada por entregas semanales del 31 de julio al 23 de octubre de 1920 en el semanario España, es decir, se cumple un siglo de Luces de Bohemia. En 1924 se edita la versión definitiva y no se representaría hasta 1970.

También existe este recurso dramático del esperpento en las Divinas Palabras, representada por primera vez en el año 1919.

En esta obra un niño hidrocefálico pasea enjaulado a una romería y dos mujeres se disputan su tutela con el único propósito de explotarlo pidiendo limosna presuntamente para él discapacitado.

Aguila de blasón, incluida en la trilogía Comedias bárbaras centra la acción en el hidalgo don José Manuel Montenegro, un caballero orgulloso que es el cacique de una pequeña aldea gallega, con una esposa, una amante y cinco hijo, rayando de nuevo el esperpento. Estas incluyen a Águila de blasón, Romance de lobos y Cara de plata.

Romance de lobos se sitúa en la Galicia rural de finales del XIX y el protagonista es don Juan Manuel, el mayorazgo. Viajando borracho una noche se encuentra con la Santa Compaña, lo que le lleva a pensar que pronto se irá con ellos. Sin embargo, la Santa Compaña no le anuncia su muerte, sino la de su esposa, de la que estaba separado desde hacía años.

Mientras don Juan Manuel viaja a casa de su esposa, con el pensamiento de la muerte rondándole, sus hijos se reparten la herencia, produciéndose constantes enfrentamientos entre ellos. En su camino don Juan Manuel se encuentra con unos mendigos que le van a enseñar el camino de la redención. Los hijos saquean lo poco que había en la casa. A partir de entonces, embargado por el dolor, el hidalgo busca la muerte, sin que ésta le llegue. Cuando decide vivir para redimir sus pecados, uno de sus hijos le mata. El destino, el fatum, ha jugado con él.

En Cara de plata, escrita en 1922, Valle muestra el conflicto entre el cacique del pueblo, don Manuel, un hombre altivo y sin escrúpulos, que se enfrenta a su hijo pequeño, apodado Cara de Plata. El ambiente vuelve a ser la Galicia rural del XIX.

El cacique había iniciado una guerra con la Iglesia al impedir el paso del abad por las tierras de su familia y secuestrando, de paso, a la que era la ahijada del hombre de Dios, Sabelita. Esta se enamora de Cara de Plata, pero acaba convirtiéndose en amante del padre, lo que provoca el conflicto entre ambos. El abad desafía a don Juan Manuel y éste envía a su hijo a combatir con el religioso, con la esperanza de que mueran sus dos enemigos.

La Fundación José Antonio de Castro ha editado en cuatro volúmenes la obra completa de Cervantes, con El Quijote –dos volúmenes–, las Novelas ejemplares y los Entremeses. También editó a Góngora, Antonio Machado o Benito Pérez Galdós.

Valle-Inclán fue en vida un personaje grotesco que perdió un brazo en Méjico en una pelea.

31 jul 2020 / 20:58
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito