Santiago
+15° C
Actualizado
sábado, 04 julio 2020
15:11
h

Ópticos avisan de que unas 38.000 gallegas mayores de 65 años necesitan corregir su hipermetropía por aumento de trabajo

    SANTIAGO DE COMPOSTELA. E.P. El Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia ha destacado que unas 38.000 gallegas mayores de 65 años necesitan corregir su hipermetropía “debido a la demanda de visión de cerca que han tenido en sus trabajos”.

    Así lo ha señalado la entidad colegial en un comunicado, en el que explica que ha registrado 582.340 hojas de interconsulta desde el inicio del convenio ‘Ollo cos ollos’, firmado con la Consellería de Sanidade y el Servizo Galego de Saúde de la Xunta en 2007.

    El protocolo permite que el médico o pedriata de Atención Primaria derive las revisiones visuales a un óptico-optometrista mediante una hoja de interconsulta. En 2019 se registraron 46.202 interconsultas nuevas en toda Galicia --por provincias: A Coruña, 21.869; Lugo, 5.317; Ourense, 1.724; y Pontevedra, 17.292--.

    Del cómputo total de los pacientes atendidos en los establecimientos sanitarios de óptica, el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia ha detectado 187.000 pacientes con hipermetropía, “de los cuales más de 62.000 son mayores de 65 años, siendo casi el triple de mujeres que de varones”, ha indicado.

    “Otro dato significativo registrado es el que corresponde al rango de edad de pacientes menores de 16 años, un total de 46.000 hipermétropes, en este caso con un porcentaje mayor de varones que de mujeres”, ha destacado.

    “Esta variación del porcentaje con el paso de los años entre varones y mujeres puede deberse al tipo de actividad realizada durante la vida adulta, ya que la mayoría de mujeres suelen realizar una actividad profesional en la que tienen que utilizar en mayor medida la visión de cerca, por lo que si tienen hipermetropía necesitan de corrección para una mayor comodidad en su vida cotidiana”, ha explicado la entidad colegial.

    Aunque la hipermetropía no se puede prevenir, señala la entidad colegial, “es especialmente importante en el caso de los niños detectarla precozmente para ser corregida, si fuera necesario, por eso son muy importantes las revisiones visuales periódicas y completas”.

    Para detectar la hipermetropía, los ópticos-optometristas utilizan en sus gabinetes varias pruebas, como la retinoscopía o el autorrefractómetro, sistemas con los que se comprueba cómo se comporta la luz dentro del ojo y cómo se refleja en la retina.

    QUEJAS DE FATIGA VISUAL

    Según ha apuntado el Colegio de Ópticos-Optometristas de Galicia, “el confinamiento vivido en los últimos meses por la pandemia del COVID-19 ha podido agravar la sintomatología de los hipermétropes, provocándoles un aumento del dolor de cabeza, cansancio, pesadez en los párpados e incluso sensación de sueño”.

    “Con el inicio de la desescalada, los primeros pacientes en las ópticas fueron fundamentalmente hipermétropes, con quejas sobre cansancio en el confinamiento”, ha abundado. “Hemos tenido pacientes que han explicado que el hecho de cerrar sus ojos de manera consciente les ha ayudado a encontrar alivio y relajar su sistema visual”, ha concluido.

    29 jun 2020 / 17:32
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    TEMAS
    Tema marcado como favorito
    Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.