Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 03 agosto 2021
06:22
h

Personas en las que mirarse para crecer

Hace unas semanas nos revolvíamos por la paliza mortal que le daban unos jóvenes a Samuel Luiz. Así, sin más, en la calle y delante de mucha gente. Lo más terrible para mí, por supuesto después del fatal desenlace y de las circunstancias, es que ya no me suena a nuevo. Es decir, ponle otros nombres y otros lugares y ya tienes la agresión que sale en los Informativos de todas las cadenas televisivas un día sí y otro también, porque desgraciadamente los ataques van camino de ser un tema casi cotidiano.

Y suceden a cualquier hora, en cualquier sitio, por cualquier motivo y delante de quien sea. Le llamas la atención a un chaval por no llevar la mascarilla en un interior, tal y como exige la ley, y pierdes un ojo. Allí mismo, en un vagón de metro, y delante del resto de viajeros.

A mí me sigue sorprendiendo que solo hagan manada los violentos, mientras el resto, q ue la mayoría de las veces sumamos más, permanecemos impasibles viendo cómo sucede la agresión, grabándola en el mejor de los casos para tener una prueba, y dejando que los agresores descarguen su ira y se vayan como si tal cosa, que luego ya si eso nos rasgamos las vestiduras en la barra del bar y vamos a pedir justicia a las manifestaciones. Que vale que está muy bien y es necesario reivindicar, pero igual está mejor hacer piña con gente de bien en el momento de las agresiones y tratar de evitar que pasen.

CON TODAS ESTAS NOTICIAS CON LAS QUE DESAYUNAMOS, comenos y cenamos todos los días, los aumentos de positivos por covid y sus consecuencias, los desastres naturales, los conflictos bélicos..., ¿de verdad que a alguien le extraña que haya más de un millón de peticiones para viajar a la luna?

ESTÁ CLARO. TAL Y COMO ESTÁN LAS COSAS POR LA TIERRA, MEJOR HUIR. Al menos eso es lo que creo yo que pensaron muchos de los que presentaron solicitud para sumarse al primer viaje turístico al espacio, el proyecto DearMoon, organizado por el empresario japonés Yusaku Maezawa y la compañía Space X, de Elon Musk, que han decidido regalar esta increíble experiencia a alguien que lo desee, con el único requisito para ser seleccionados de dedicarse a alguna actividad artística, convencidos de que de esta forma se aprovechará más el viaje, porque el elegido/a podrá desarrollar a tope su creatividad, lo que redundará en beneficio de la sociedad.

Pues bueno, vale, bien, que al fin y al cabo Maezawa es quien corre con los gastos y él lleva a quién quiere a ver la luna a un palmo, pero desde aquí y ahora yo ya confieso que me reservo mi opinión personal sobre la teoría del artisteo, lo que se considera como tal, y el bien común.

Y conste que el grupo de los veinte finalistas seleccionados es de lo más varopinto, desde una medallista olímpica como Kaitlyn Farrington, a un disjockey como Steve Aoki, que digo yo que igual se marca una pinchada moon party y todo mientras orbita, pasando por el Premio Pulitzer de Fotografía Essdras Suárez, mi preferido, porque al menos el panameño podrá dar buena cuenta de la belleza lunera.

Lo que me intriga y mucho, es saber qué le contarían al bueno de Maezawua en su solicitud para que los haya elegido. Si alguien lo sabe que me lo cuente cuanto antes.

EN CUALQUIER CASO Y AFORTUNADAMENTE, en la Tierra todavía nos quedan personas inspiradoras que nos asombran cada día con sus gestos. Como Mildred Wilson, que empezó a hacer deporte extremo a los 80 años, y con 82 está participando en las carreras con obstáculos más duras; Lucía Sobrado, una estudiante de 16 años de Ames que ganó el Youth Mun Madrid con un proyecto sobre la pobreza menstrual, en el que yo no había pensado nunca en mi vida, y que fue escogido como mejor idea para la agenda 2030 de la ONU, o Leire Sánchez, la doctora que realizó la primera operación de transplante bipulmonar hace unos días en Barcelona. Por personas así, a mí todavía me merece la pena coleguear con la especie terrícola.

‘El Madrileño’, periodistas y ‘Vanity Fair’

Personalmente no me sorprende nada que Antón Álvarez Alfaro, antes C. Tangana y ahora conocido con el sobrenombre de El Madrileño, como su último disco, haya sido el elegido por Vanity Fair para estar en la portada de su número de verano. Y es que el autor del estreno en español más escuchado en Spotify se merece eso y mucho más, tras haber demostrado con creces su tremendo talento y haberse convertido en el fenómeno musical del año.

Lo que sí me pasma , y bastante, es que la conocida revista haya hecho el ejercicio de comprobar que “tras consultar 25 entrevistas de los últimos años, solo seis las hiciesen mujeres, ya que aunque acaparan el 63% de las titulaciones en Periodismo, en las secciones de música, programas de televisión estrella y grandes redacciones quienes mandan son ellos”. Así que viendo esto, ni cortos ni perezos, los de Vanity Fair propusieron a 7 mujeres periodistas que preguntasen y tomasen el pulso al Madrileño, un pequeño gesto que en mi opinión supone, al menos, una declaración de intenciones y como tal, bienvenida sea.

El resultado, una entrevista coral realizada por Silvia Pérez, a la que se le sumaron las aportaciones de Lara Hermoso, Jimena Marcos, Bárbara Ayuso, Lourdes Lancho, Gema Jiménez, Paula Peña y Sara Arguijo, para descubrir un poco más del universo personal de este increíble y poliédrico artista.

22 jul 2021 / 01:00
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.