Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 26 octubre 2021
02:31
h

Te aporta muchos beneficios y
es gratis

    es algo que potencia tu sistema inmunológico. Excelente contra el estrés porque:

    -Reduce el cortisol.

    -Rompe el hielo cuando estás en una situación tensa. Te da seguridad y aumenta tu confianza.

    -Reduce la tensión arterial. Facilita el sueño. Es un antídoto contra la tristeza.

    -Reduce el dolor al liberar endorfinas. Genera bienestar y disminuye los niveles de ansiedad...

    ¿Todavía no sabes a que me refiero?

    Pues al HUMOR, A LA RISA.

    ¿Sabías que al sonreír activas doce músculos, uno más que los necesarios para fruncir el ceño?

    Para Jose Elías, un experto en risoterapia, “un minuto de risa diario equivale a 45 minutos de relajación. Y reírse incrementa la autoestima y la confianza en personas negativas”.

    Cuando nos reímos no pensamos, por lo que es uno de esos momentos en el que nuestra mente descansa.

    Un viejo consejo chino afirma que para estar sano hay que reír al menos treinta veces al día. Para otros expertos, es suficiente tres veces al día, siempre y cuando te rías durante un minuto seguido.

    Fíjate en los niños, se ríen más de 300 a 400 veces/día, mientras que un adulto puede hacerlo entre 10 a 15 veces. Cuando una persona con problemas, pierde la capacidad de reírse, se estresa y termina enfermando.

    Aquellas personas que sonríen a menudo se sienten más felices que aquellas que no lo hacen.

    Si eres una persona especialmente risueña:

    -Inhalas el doble de oxígeno al reírte y eso fortalece tu capacidad pulmonar y aumenta tus defensas.

    -Reduces el estrés al disminuir la rigidez muscular, lo que produce relajación y alivio del dolor.

    -Consigues disminuir la tensión arterial después de diez minutos de risa.

    -Aumentas los niveles de serotonina, que resulta un antídoto de la depresión.

    -Reírte actúa como tonificante, antiarrugas y rejuvenece al estimular los músculos de la cara...

    La risa se localiza en la zona prefrontal del cerebro, donde reside la creatividad, la capacidad de tomar decisiones. Sin embargo, con los años perdemos la espontaneidad para reírnos y para buscar lo gracioso de muchas situaciones. Pero esto ya no es un problema porque se puede entrenar y aprender a reír otra vez como cuando éramos niños.

    Reírse es una función biológica necesaria para mantener el bienestar físico y mental.

    La próxima vez que te sientas estresado, triste o deprimido, te invito a que intentes sonreír y al mismo tiempo pensar algo negativo. Estoy segura de que te sorprenderá lo difícil que es hacer ambas cosas al mismo tiempo.

    Si te sientes identificado y quieres consultarme tu caso puedes hacerlo en consulta@otiliaquireza.com. Estaré encantada de poder ayudarte.

    16 sep 2021 / 01:00
    • Ver comentarios
    Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
    Tema marcado como favorito