Santiago
+15° C
Actualizado
viernes, 01 julio 2022
08:01
h

Toni Bolaño: Desde el PSOE están intentando hacer boicot a mi libro sobre Iván Redondo

El autor acudió a Santiago para presentar el volumen Moncloa en Follas Novas // Iván se fue por falta de confianza

El pasado jueves de diciembre tuvo lugar la presentación del libro titulado Moncloa, escrito por Toni Bolaño, en el que habla sobre la etapa de Iván Redondo como jefe de gabinete del presidente Pedro Sánchez. Dicho acto fue celebrado en la librería Follas Novas, en Santiago y contó con la asistencia de alrededor de una treintena de participantes. Antes tuvimos la oportunidad de hablar con el escritor y realizamos esta pequeña entrevista:

¿Por qué decidiste escribir un libro sobre Iván Redondo?

La primera vez que me plantean hacer el libro, lo hace Sandra, la mujer de Iván. Justo en el año 2018, justo después de ganar Pedro Sánchez la moción de censura, y la verdad es que no le hice mucho caso. Me lo volvió a plantear en el periodo entre las elecciones del 2019. Iván y yo nos hicimos amigos en las tertulias, pero luego yo seguía al PSOE y teníamos una relación muy intensa.

Pero hace un año falleció mi padre, en octubre, entonces decidí hacer algo en su honor. La comunicación política y la estrategia es mi pasión. Entonces bueno, decidí hacerlo. Por dos cosas, porque en España hay muchos buenos libros sobre comunicación y estrategia política pero siempre que hablan sobre algún personaje es extranjero, pero no hay ninguno basado en una figura española.

Empecé a hablar con Iván y me quede bastante “acojonado”, porque no cuenta cosas, si hablaba solo con el escribiría como mucho un libro de bolsillo. Entonces decidí que si quería explicar debía hablar con gente que me lo pudiera contar, y acabé entrevistando a más de 120 personas. O sea, todo un suplicio.

¿Es casualidad la coincidencia del estreno del libro y la salida de Iván de la Moncloa?

Pues mira, fue toda una mera casualidad, el libro lo empiezo a hacer en octubre del 2020 y lo tenia que entregar el dia 1 de mayo. Se convocan elecciones en Madrid y considere que era poco ético no cubrirlas. Hacemos esas elecciones y ya ese fin de semana habíamos quedado para hacer las últimas entrevistas sobre el libro, con la idea de entre el 15 y 31 de mayo entregarlo. Ahí es cuando Iván me cuenta que va a haber un cambio en el gobierno, que le han propuesto ser ministro, pero dice que no.

Entonces bueno, hable con la editorial y fijamos como límite el 31 de julio, la remodelación fue el 10 de julio, si hubiese sido en septiembre, que eran fechas que se barajaban, me hubiesen fastidiado el libro. Con lo cual, ha sido casualidad total, pero sobre todo ha sido apasionante la última parte del libro, que yo creo que es la más interesante, porque se hace una foto fija de todo lo que sucedió en esos 60 días que van desde el 4 de mayo a que Iván deja la Moncloa el 10 de julio.

¿Se fue o lo echaron?

Bueno, en esto es casi la fe del barquero ¿a quien crees? Yo aquí tengo poco margen. En todo este periodo yo soy el único testigo, estuve presente en muchas de las llamadas que le hace el presidente Sánchez a Redondo, yo te podría contar qué ministros iban a entrar, qué ministros no entraron, qué ministros iban a salir y qué ministros no salieron. No me lo ha explicado nadie, lo oía en primera persona. Eso y hasta el día 8 d mayo cuando el presidente Sánchez decide tirar hacia delante con los indultos, yo soy periodista, me hubiese encantado salir corriendo al periódico y hacer una portada increíble, pero por ética no lo hice, aunque también lo sabía.

Yo estoy convencido de que el presidente Sánchez no ha aceptado que Redondo no es un hombre de partido y él decidió marcharse, por una razón yo creo que de peso. Si no lo informan de ciertas decisiones, como lo que pasa en Murcia, si lo dejan a uña de caballo para intentar salvar Madrid, sin partido y sin candidato, pues él vio que no tenía confianza, y si no la tienes, en política, la vida...lo que tienes que hacer es irte, ademá es una persona independiente, y los partidos no están preparados para este tipo de consultores.

¿Tuvo algo que ver Redondo con los indultos a los políticos presos catalanes?

Iván es una persona periférica, es vasco y al igual que los gallegos y los catalanes tiene una visión de una España más plural, cosa que ha perdido el PSOE actual, ya que todos sus ministros son de Madrid o de las Castillas.

Por eso lo que hizo Iván fue tender puentes, lo primero que hizo al llegar a la Moncloa fue llamar al jefe de gabinete de Torra, ¿para llegar a un acuerdo? No, pero con quien tienes un problema es con quien tienes que hablar. Entonces bueno, los indultos yo creo que fue una de las propuestas que él hizo. Aun así, un consultor solo se limita a dar consejos o ideas, pero quien toma las decisiones es el líder, el político. El asesor lo que hace son planteamientos que permitan al líder elegir la mejor opción, pero la última decisión es la del. Yo he sido consultor del PSC y muchas veces cuando planteaba cosas me decían que no directamente. Además, Iván es capaz de presentar varios escenarios, con varias propuestas, con el objetivo de adelantarse siempre a los movimientos del rival.

Yo cuento en el libro que cuando me dice que va a trabajar para un partido, en el año 2017, le pregunto si es para Pedro Sánchez, y el me dice que si, que es el único que puede ser presidente. Los líderes, escogen este tipo de consultores independientes cuando no tienen nada que perder, pero al llegar al poder prefieren volver a la “tribu”, al partido, a no arriesgar.

¿Qué tiene Iván Redondo para ser el primer consultor político protagonista, muchas veces, de la noticia y ser tan conocido?

Claro, fíjate que la primera gran acusación a Iván es sobre la repetición electoral, yo en el libro explico que, por datos, no se podían repetir porque el electorado de izquierdas iba a castigar al PSOE, pero luego al final quien toma la decisión es Pedro, porque cree que podemos está intentando chantajear al PSOE. Iván perdió esa batalla, él no quería repetir, pero hay gente a la que le interesaba culparlo para quitárselo de encima. Pero en mayo de 2019, Redondo ya empieza a trabajar con su equipo un posible acuerdo de legislatura con Podemos, con todo el aumento de hostilidades en las campañas.

Además, evito romper los puentes con ellos, tenía muy buena relación con el jefe de gabinete de Iglesias, por eso el presiente Sánchez, la propia noche electoral le dice “activa” el plan para el acuerdo. Lo que demuestra que él no es el culpable. Cuando fueron las elecciones en Cataluña, había gente en Ferraz deseando que Illa perdiese con el objetivo de cargarse a Redondo, eso es la resistencia de los partidos, las ganas de mantenerse en el poder. A mí me están boicoteando desde el PSOE el libro, gente a la que no le gusta Iván Redondo, aunque también en mis actos vienen integrantes del partido.

El consultor político puede equivocarse, y su objetivo es aprender de esos errores, pero hay otros que se creen los más listos de la clase, eso es lo que pasa actualmente en el entorno de Pedro Sánchez. Mientras que Iván siempre fue la última trinchera del presidente, cuando el no tenía nada que perder, una vez se alcanza el poder se es siempre más conservador, no en el sentido ideológico, sino en el sentido de la gestión, de no tomar decisiones arriesgadas.

Esto es algo que seguramente te preguntasen más veces, pero ¿Va a trabajar Redondo con Yolanda Díaz en un futuro próximo?

Rotundamente no. Iván ahora se está dedicando a colaboraciones con La Vanguardia, trabajando en la empresa privada y por lo menos en un futuro próximo, por mínimo de un año seguirá en este camino. No son nada más que rumores infundados por la prensa, e incluso acusaciones lanzadas desde La Moncloa. Ya lo dijo en público y no sabe si volverá a la política o no. A pesar de que Yolanda represente los valores por los que el se mueve, ideas no ideologías, personas no partidos. Me parece una majadería pensar esto y no entender el trabajo de un consultor.

Por último, para acabar con algo más ameno ¿Te pasó alguna anécdota curiosa mientras escribías el libro?

Bueno fue todo muy curioso, entrevistarme con más de 120 personas no es tarea para nada fácil, pero si destacaría algo. No había forma de contactar con el presidente Fernández Bara ni con el presidente Monago, entonces reconozco que hice trampa, que ellos no saben. Envié el mismo mensaje a los dos, diciéndole que el otro había dicho que sí, entonces los dos me dijeron, bueno quedamos y realizamos las entrevistas, los engañé a los dos, de una forma peculiar, pero bueno, son las herramientas del periodismo. Además, estoy orgulloso de poder hablar con todos los partidos y todas las personas que trabajaron con Iván.

07 dic 2021 / 13:51
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.