Santiago
+15° C
Actualizado
miércoles, 25 noviembre 2020
16:40
h

Un biomarcador alerta del alzhéimer asintomático inicial

Los investigadores consideran que permitirá prevenir la demencia asociada a esta patología

Investigadores del Barcelonaßeta Brain Research Center (BBRC), centro de investigación de la Fundación Pasqual Maragall, han descubierto que un biomarcador de la proteína tau, recientemente descrita para detectar la fase más avanzada del alzhéimer, también advierte de la fase asintomática de la enfermedad en el líquido cefalorraquídeo y en la sangre.

El estudio, que publica la revista EMBO Molecular Medicine, abre la puerta a que la proteína tau pueda ser diana terapéutica incluso para prevenir la demencia asociada al alzhéimer y, además, según los investigadores, permitirá mejorar la selección de participantes en ensayos clínicos de la enfermedad.

Los investigadores del BBRC han analizado una serie de nuevos biomarcadores de la proteína tau fosforilada (o p-tau, su acrónimo en inglés), que es uno de los sellos distintivos del alzhéimer, para averiguar si también son capaces de detectar la fase preclínica de la enfermedad.

Según el neurólogo y primer autor del estudio en el BBRC, Marc Suárez-Calvet, “nuestros hallazgos abren la puerta a desarrollar nuevas formas de detectar la fase preclínica del alzhéimer y a enriquecer la selección de participantes para estudios de intervención u observacionales dirigidos a esta fase asintomática de la enfermedad”.

Thomas Karikari, colíder del estudio de la Universidad de Gotemburgo, indicó que “una de las posibles vías para mejorar el éxito del desarrollo de fármacos para tratar el alzhéimer es probarlos en personas que estén al inicio de la fase preclínica, cuando se producen cambios muy sutiles en el cerebro que son muy difíciles de medir”.

“Nuestros hallazgos muestran también el potencial de las herramientas altamente sensibles que hemos desarrollado para avanzar en la detección precoz y en los ensayos clínicos de la enfermedad”, añadió Karikari.

El estudio ha contado con la participación de investigadores de la Universidad de Gotemburgo, así como del Hospital del Mar, del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas y del Centro de Investigación Biomédica en Red de Fragilidad y Envejecimiento Saludable.

Suárez-Calvet explicó que muchos años antes del inicio de los síntomas del alzhéimer en el cerebro se dan dos eventos neuropatológicos que hoy confirman el diagnóstico de la enfermedad: la formación de ovillos neurofibrilares de la proteína tau, y la acumulación de placas de la proteína beta amiloide.

Según la investigación, la proteína tau agregada a los ovillos que se forman en el cerebro está anormalmente hiperfosforilada en el continuo del alzhéimer, y una de las formas más extendidas para detectarlo, tanto en fase preclínica como cuando ya existen síntomas, es mediante la medición del biomarcador p-tau181 en el líquido cefalorraquídeo.

“En los últimos meses han salido a la luz diferentes estudios que apuntan a que se puede diagnosticar el alzhéimer y definir el grado de la enfermedad mediante el análisis de otros biomarcadores de la proteína tau, y la finalidad de este estudio ha sido comprobar si estos nuevos biomarcadores descubiertos también son efectivos para detectar la fase preclínica de la enfermedad”, señaló.

Participaron 381 personas, de 45 a 75 años y la mayoría descendientes de personas con alzhéimer, del Estudio Alfa + del BBRC, impulsado por la Fundación La Caixa.

10 nov 2020 / 22:57
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito