Santiago
+15° C
Actualizado
domingo, 05 diciembre 2021
09:14
h

Un “hormiguero” sostenible y gigante en la Galicia interior

Un ganadero lucense levanta una aldea de cuento elaborada con plásticos de silo reciclados y otros materiales reutilizables

“Érase una vez... San Clodio”. Es la puerta de entrada a una aldea de cuento habitada por hormigas elaboradas con plásticos de silo y materiales reutilizables. Su creador, el ganadero José Ramón Rodríguez Iglesias, quería dar mayor atractivo si cabe al rural.

En el conjunto del territorio gallego hay un puñado de espacios turísticos que aúnan ocio para todos los públicos, respeto al medio ambiente, creatividad y, por qué no, una buena dosis de espíritu emprendedor.

Se da la circunstancia de que en el municipio lucense de Outeiro de Rei, que cuenta con poco más de 5.000 habitantes repartidos entre una veintena de parroquias rurales, confluyen espacios como el parque zoológico Marcelle Natureza, el centro de interpretación de aves Avifauna o la Casa Museo Manuel María.

Desde hace pocos años, hay que sumar a esta importante oferta turística una ubicación de acceso libre poblada por unos peculiares habitantes, entre los que cabe destacar una buena cantidad de “hormigas gigantes”, una de ellas con un radar incorporado para vigilar que todo esté en orden durante las visitas.

El impulsor de este “vivero de insectos” situado en la parroquia de San Clodio de Aguiar, es un vitalista trabajador del agro que asegura a Efe que todo surgió “de casualidad”, ya que Rodríguez Iglesias no pretendía “crear un parque infantil”.

“No tenía intención de hacer ninguna ruta ni nada parecido; hice una primera casa al lado de un lago, con ranas y todo, porque me parecía algo bonito”, relata.

Después llegó la “cueva del tesoro” y la necesidad de “comunicarlas con un camino”, momento en el que ya surge algo que podría considerarse una pequeña ruta.

En la actualidad, el parque cuenta con “tres grandes construcciones de obra” y otras figuras esparcidas por el recorrido, elaboradas a partir de “materiales reciclados”.

“Son cosas que me traen, que tengo por casa o que me encuentro tiradas en la basura”, asegura José Ramón.

En cuanto a las técnicas para elaborar las hormigas y otros elementos, los años han influido en la mejora del resultado final, ya que “todo lo entrenas”.

Otra cuestión que fue evolucionando con el tiempo es la fama del parque, que ya aparece reseñado en numerosas webs especializadas en ocio familiar, informa Efe.

Según José Ramón es algo que llegó “sin querer, de rebote”, ya que él no hace “ninguna campaña publicitaria en medios tradicionales”.

“Todo se debe a las redes sociales y a los móviles, no tengo ningún control sobre el tema”, afirma.

Aun así, José Ramón reconoce que también pueden ayudar las buenas comunicaciones por carretera, ya que la parroquia de San Clodio de Aguiar está “al lado de Lugo capital, a apenas cinco minutos”, con accesos sencillos desde la autovía A-6.

No obstante, a título de anécdota -y de aviso-, el responsable de esta “aldea de cuento” señala que “algún despistado” se ha confundido con “el otro San Clodio”, en el municipio de Ribas de Sil, por lo que se desvió nada menos que 100 kilómetros hasta alcanzar los confines de la Ribeira Sacra lucense.

Por último, en lo que se refiere al futuro, José Ramón predice que “mientras tengamos salud podemos seguir trabajando”.

“Estoy ahora mismo trabajando en cinco hectáreas de una finca que tiene once, así que en donde trabajar hay”, señala con retranca gallega.

“A mí me hace feliz y a la gente la hace feliz, así que no puedo pedir más”, concluye.

19 ago 2021 / 17:18
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
TEMAS
Tema marcado como favorito
Selecciona los que más te interesen y verás todas las noticias relacionadas con ellos en Mi Correo Gallego.