Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 04 agosto 2020
17:31
h

Beethoven, protagonista del conciertazo de la Real Filharmonía en A Quintana

Santiago. Arturo Reboyras

No podían terminar las Fiestas del Apóstol, por muy light que hayan sido a causa de la situación sanitaria, sin el tradicional concierto de la Real Filhamonía de Galicia en la plaza de A Quintana, una actuación que llenó de magia, alegría y emoción el atardecer compostelano. Con los últimos rayos del sol se subió al escenario la gran orquesta con sede en la capital gallega, en medio de un interminable aplauso del público.

Ante un auditorio con más de 400 personas, distanciadas según las recomendaciones de las autoridades, el conjunto quiso dedicar esta edición a Beethoven, con motivo del 250 aniversario de su nacimiento. Así, el repertorio estuvo compuesto por partes de sus nueve sinfonías.

Paul Daniel, director titular de la orquesta, llevó la batuta durante la interpretación, en la que actuó de maestra de ceremonias la actriz María Vázquez. El público disfrutó como nunca. “Fue maravilloso. Cuando la Real Filharmonía sale del Auditorio parece que se crece y siempre nos regala conciertos impresionantes. Además, Beethoven nunca defrauda. Paul Daniel ha sabido elegir muy bien el repertorio y los músicos lo han dado todo sobre el escenario. Ha sido emocionante”, señaló la compostelana Luisa Sánchez a la salida del espectáculo.

Además, María Vázquez consiguió entusiasmar al público con el relato de la vida de Beethoven, un hombre que con sus composiciones buscaba construir un mundo mejor. Así, entre sinfonía y sinfonía, la reconocida intérprete gallega desgranó un pequeño episodio de la biografía del célebre músico alemán; y descubrió curiosidades como que era un adicto al café o que no le gustaba pasar demasiado tiempo en el mismo sitio.

Además de quienes asistieron al concierto de manera presencial en A Quintana, centenares de personas lo siguieron también a través de la emisión en streaming. En la emblemática explanada, a los pies de la Puerta Santa, hacía calor a última hora de la tarde de ayer. Allí nos encontramos a Ramón G. Balado, el reconocido crítico musical, colaborador de esta Casa, quien destacó que el concierto “supo ajustarse a las exigencias del espacio y el tratamiento musical del repertorio”. Asimismo, quiso poner en valor la capacidad y empeño de Paul Daniel para “llevar la orquesta por distintos espacios de la ciudad, con la pretensión de hacer a los clásicos accesibles para todo tipo de públicos”. Y así terminó el concierto de la Filharmonía. Con un eterno aplauso.

30 jul 2020 / 23:51
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito