Santiago
+15° C
Actualizado
martes, 04 agosto 2020
12:21
h
MANUEL DOMINGO RODRÍGUEZ / Propietario del campin Ría de Arosa-2 de Ribeira

“La tienda de campaña es uno de los grandes inventos: es un hotel con infinidad de estrellas”

Hace veinte años, el empresario Manuel Domingo Rodríguez inauguraba en Oleiros (Ribeira) el que aún hoy es el campin más grande de Galicia: 107.000 m2. Un paraíso para el ocio, enclavado a los pies de la sierra del Barbanza, que cuenta además con doce bungalós. Las circunstancias derivadas de la amenaza del coronavirus hacen que la ocupación actual se sitúe en este complejo en el 40 %, lejos del 80 % de otros años. Pero, ¿cómo se divierte él?

-¿Cómo está siendo la nueva normalidad este verano en el campin?

Los protocolos sanitarios los llevamos a rajatabla, igual que en todos los cámpines. Y, de hecho, no se produjeron hasta la fecha incidencias relacionadas con el covid-19 en ninguno. Pero eso sí: a la gente hay que andarle encima recordándole las normas sanitarias.

-¿Y en la piscina? ¿Impera el civismo o hay que ponerse serios?

Nuestros clientes deben recoger en recepción un brazalete con el que controlamos el número de personas que puede haber en la piscina: 113 en el agua y 268 en zona de playa.

-¿Qué actividades están ofreciendo y a cuáles hubo que renunciar por la actual situación sanitaria?

Prácticamente se están celebrando todas, incluyendo las rutas a caballo y en quads, el tren infantil y los talleres de cerámica. Sólo se suspendieron las fiestas de la espuma.

-¿Hay clientes de otros países?

Este año sólo algunos de Reino Unido, cuando otros años venían muchos de Holanda, Francia, Alemania... Durante el confinamiento estaba alojado aquí un finlandés, y optó por quedarse hasta que se levantó el estado de alarma.

-¿Sigue pilotando el tren infantil cada día en el campin?

Sí, claro. Todos los días, media hora. Llevo 20 años haciéndolo; desde que abrimos. Y antes ya piloté el del campin de Cabío, que abrimos en 1980. Cuando el hijo de una clienta aprendió a hablar, su primera palabra fue pan, y la segunda, tren.

-¿La canción más hortera?

La que dice ¿El anillo pa’ cuándo?

-¿Tres cosas indispensables para hacer en el Barbanza?

Una buena comida en un chiringuito; visitar las dunas y el faro de Corrubedo, A Curota, las piscinas naturales del río Pedras y el dolmen de Axeitos; y navegar por la ría.

-¿Cómo convencería a alguien para que viniese a conocer Barbanza?

Una vez llamó un catalán preguntando si teníamos piscina. Le dije que teníamos la mayor del mundo: la ría de Arousa. Vino y me dio la razón... y las gracias.

A SABER QUÉ...

• ¿Dónde serán sus vacaciones? Un grupo de ocho matrimonios, empresarios del sector, solemos ir de campin. Estuvimos en muchos de Alemania, Portugal, Italia, Escocia, Rusia, Francia y España.

• ¿Cuál es su rincón de pensar? Encontré mucha tranquilidad en A Curota. Hay una panorámica excepcional de la ría de Arousa.

• ¿Su comida preferida en verano? Ensaladilla rusa (que, por cierto, en Rusia es una porquería).

• ¿Es usted de zambullirse, de tomar el sol o de siesta? Tomar el sol. En el campin lo hago 20 minutos al día, hablando con clientes.

• ¿Tres razones para ir de campin? El cliente del campin es extrovertido; se hacen amistades sólidas y duraderas; y la libertad.

• ¿Su ocupación estival preferida? Leer. Ahora estoy leyendo Una España mejor, de Rajoy.

• ¿Cuánto tiempo es capaz de estar sin hacer nada? Ni 1 minuto.

• ¿Qué es lo más curioso que ha visto hacer en su campin? Un cliente tenía un perro (Willow) que, para mear, hacía el pino.

• ¿Qué le diría al que inventó la tienda de campaña? Que fue un gran invento, porque es un hotel con infinidad de estrellas.

• ¿Un eslogan? Barbanza: costa de Compostela.

• El bocadillo, ¿mejor de...? Tortilla de patata recién hecha. O pulpo.

• ¿Qué es lo que menos le gusta hacer en casa? Cuidar la huerta.

01 ago 2020 / 00:05
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito