Santiago
+15° C
Actualizado
jueves, 16 septiembre 2021
02:43
h

“Me encantaría ver con una de mis joyas a Javier Rey, a Naomi Watts, a Charlize Theron...”

Fernando Gallego comparte su nombre con uno de los más destacados exponentes del estilo hispanoflamenco del gótico español, y seguramente, la misma pasión por el arte, que le ha llevado a convertir antigüedades en joyas, y a inspirarse en obras de arte arquitectónicas y películas para las piezas con las que está conquistando al mundo desde su taller tienda en Outes. Biólogo de formación, Fernando aparcó todo para dedicarse a la orfebrería al lado de su mujer, Paula Iglesia.

-¿Qué balance haces de tus años de profesión?

Un balance muy positivo, el de un trabajo creativo apasionante; no me aburro jamás creando piezas bellas que perdurarán en el tiempo y que tienen además un significado en las vidas de los otros.

-¿Cuáles son tus proyectos más recientes en los que has estado trabajando?

En una colección inspirada por uno de nuestros últimos viajes a Nueva York, en concreto en el parque High Line. La tenemos casi lista, pero a causa del covid-19 no hemos podido terminar todavía con el desarrollo. Esperamos que en unos meses vea la luz y yo creo que va a ser un éxito.

-¿Cómo es el verano en tu joyería y en tu taller en Outes?

Mucho trabajo y estrés, muchos apuros en un trabajo que necesariamente debe hacerse con calma, pero ¡no nos vamos a quejar de eso!

-¿Cómo has llevado la situación generada por el covid-19? ¿Cómo se puede reactivar el comercio?

Salvo por el parón del confinamiento, lo hemos llevado bien. Los comercios, sea cual sea su ramo, debemos intentar dar un servicio premium a nuestros clientes, conquistarlos y seducirlos; que venir a la tienda (o comprar on-line) sea una experiencia agradable, placentera, con una atención profesional al máximo nivel, porque entonces la gente se fideliza, y vuelve. Esas son nuestros imperativos, y funcionan.

-Internet nos hace globales. ¿A qué lugares vendes tus joyas?

La gran mayoría de las ventas son a España, pero también picamos un poquito a Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos. Y hemos llegado a enviar piezas a Australia y Nueva Zelanda.

-¿Hay alguna serie que tenga especial acogida?

La Colección Antiques es una de nuestras top, pero las alianzas de boda personalizadas no se quedan atrás, al igual que los anillos de diamantes.

-¿Y alguna pieza estrella?

Estos últimos dos meses, el anillo Corazón de Carballo ha sido un hit, a la gente le encanta estéticamente y también por su significado.

-En cuanto a las alianzas... ¿han descendido las ventas o ya se han reactivado con el tema bodas?

En un primer momento se paró todo, pero después muchas parejas lo único que hicieron fue aplazar la boda unos meses y mantener los encargos. Aún así no se puede negar que la incertidumbre ha hecho que otros muchas hayan pospuesto los planes hasta el año que viene, lo que implica un descenso temporal de los encargos, pero aun así estamos haciendo muchas alianzas.

-¿Cuál es la joya más rara o singular que te han pedido?

Así de pronto, recuerdo que me encargaron un colgante con la huella dactilar de un gato: tenía que ser exactamente igual a la huella original. ¡¡¡Y así lo hice!!!!

-¿Cuál es la que más valor sentimental tiene para ti de entre las que has hecho?

Sin duda, el anillo de compromiso Lisboa que hice para Paula, la que es ahora mi mujer.

-Muchos rostros conocidos lucen tus joyas, Marta Doviro, Espido Freire, María Barros... ¿en quién te haría ilusión verlas?

Me encantaría ver con una de mis piezas a Bárbara Lennie, a Javier Rey, a Naomi Watts, a Charlize Theron... ¡quién sabe si algún día!

27 ago 2020 / 00:30
  • Ver comentarios
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito