Santiago
+15° C
Actualizado
lunes, 28 septiembre 2020
15:17
h

“Mucha gente no sabe que la batería de cañones de San Pedro está operativa todavía”

Ha sido casi de todo en política: alcalde de A Coruña, diputado, senador, presidente de la FEMP, Embajador de España ante la Santa Sede... Genio y figura, atesora condecoraciones tan importantes como la Gran Cruz de la Orden de Alfonso X El Sabio y es Caballero de, entre otras, la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica o de la Orden del Imperio Británico. Hoy conocemos más de cerca a Paco Vázquez.

-¿Cómo son sus vacaciones?

Enfrascado en la lectura de muchos libros. El pasado confinamiento me permitío coger carrerilla en mi afición a leer.

-Tiene una gran colección de cómics. ¿Cuántos y cuál es su joya?

Mi colección principal es de tebeos españoles, de los cuales tengo algunos ejemplares únicos, como todas las ediciones completas de la revista Chicos, incluidos algunos tomos encuadernados que pertenecieron en su infancia a S.M. Don Juan Carlos I.

-¿Si le diesen la oportunidad de volver 5 minutos a la alcaldía coruñesa con poder ejecutivo, ¿qué decreto firmaría o qué obra autorizaría?

La conexión interna de los aparcamientos subterráneos y el metro en superficie, dos medidas que tenía previstas cuando me marché.

-Lendoiro y usted fueron vecinos de pupitre. ¿Cómo era él como compañero y como estudiante?

Un compañero más en una clase en la que todos nos llevábamos bien. En el colegio ya era forofo del fútbol.

-¿Su anécdota vaticana?

Las correcciones lingüísticas que de mi italiano macarrónico, con gran delicadeza, me hizo el Papa Benedicto XVI.

-¿Con qué recuerdo se queda como Embajador ante la Santa Sede?

La oportunidad de conocer y conversar varias veces con Benedicto XVI.

-¿Qué fue lo que más le sorprendió del Vaticano puertas adentro?

Materialmente, el extraordinario orden y limpieza existente en todas sus dependencias. Funcionalmente, su perfecta y jerarquizada estructura de mando.

-¿Cocina en casa?

Nada. Nunca me llamaron la atención los fogones, pero en casa disfruto de una comida deliciosa.

-¿Tres curiosidades de A Coruña?

Siempre me intrigó el poder conocer dónde está enterrada María Pita. Y lo que me mucha gente no sabe es que la batería de cañones de San Pedro está operativa todavía.

-¿Su rincón de pensar?

En mi biblioteca, escuchando la música que me guste según el estado de ánimo que me embargue.

-De todas las condecoraciones que posee, ¿a cuál le saca brillo más veces?

Todas son apreciadas por mí. Representan el reconocimiento a mi trabajo, incluso por gobiernos que no eran de mi ideología. Soy uno de los españoles más condecorados.

-¿Es cierto que tiene colocadas algunas medallas en el techo de su casa?

No es así exactamente. Adornan el artesonado de la cornisa de mi biblioteca.

-¿A qué tres personajes históricos elegiría para jugar una partida de cartas y qué tema de conversación sacaría?

A muchísimos. De los modernos, a De Gaulle y a Churchill para aprender de su concepción del Estado. Y después a Napoleón, para entender su proyecto de Europa.

-¿Qué película ha visto más veces?

Todos los western de John Ford y también El puente sobre el río Kwai, que todavía me sigue emocionando.

-¿Cómo ve la política desde el burladero?

La española, con una inmensa preocupación, porque no se quiere ver qué es lo evidente desde ya hace varios años. La internacional, con tristeza por la absoluta carencia de líderes de alcance mundial, salvo Putin, que es una excepción negativa.

-¿Qué tendría que pasar para que volviese a pedir el carné de militante socialista que rompió en 2014?

Quien rompió con su historia y con su ideología fue el actual PSOE. Yo sigo pensando lo mismo.

-¿Un o una deportista?

Admiro mucho la personalidad del tenista Nadal y sigo disfrutando cuando veo jugadas de Pelé.

-¿Un o una cantante?

La voz de Estela Raval, la solista de Los Cinco Latinos. El gusto de Carlos Gardel. Y el desgarro de Edith Piaf. Los sigo oyendo con mucha frecuencia.

-¿Un cocinero o cocinera?

Siempre mi mujer. Liga extraordinariamente las salsas y enriquece los sabores de forma única. También Ana Pardo, la primera gallega que obtuvo una Estrella Michelin.

-¿Un político o política?

De los que yo conocí, sin duda Alfonso Guerra, por su capacidad de renuncia al servicio de sus ideas y del interés de España.

-¿Un diseñador o diseñadora?

Mi modelo ideal siempre fue Felipe de Edimburgo, la elegancia por antonomasia.

-¿Un escritor o escritora?

Todos los que me entretengan, me emocionen o me enseñen. De los actuales disfruto mucho con Pérez Reverte y Andrea Camilleri. Ahora estoy releyendo a los historiadores greco-latinos.

-¿Un o una cineasta?

Los largometrajes de Charlot, verdaderas obras maestras. Lo paso bomba con las películas de Spielberg y todas las de Clint Eastwood.

-¿Un actor o actriz?

Mi mito personal es Marilyn Monroe. En mis años en Roma descubrí nuevas facetas de Alberto Sordi, un actor que me encanta.

-¿Un o una humorista?

Del humor hablado Gila, y del humor escrito Wenceslao Fernández Flórez. Ambos irrepetibles.

-Si fuesen personajes de cómic, ¿qué personajes serían en su opinión Sánchez, Iglesias, Casado, Arrimadas y Abascal?

Sánchez, el insufrible Aquiles Talón. Iglesias, el malvado Ming de Flash Gordon. Casado, el reporter Tribulete. Arrimadas, Florita, la joven pizpireta de los años 50. Abascal, el enfadado Capitán Haddock de Tintín.

09 ago 2020 / 00:46
Noticia marcada para leer más tarde en Tu Correo Gallego
Tema marcado como favorito