El Correo Gallego

Noticia 2 de 11 noticia anterior de Verano Verano

devotos del vino

Ordes brinca con Arzúa de bote en bote

La procesión de 'fieles' arzuanos rindió tibuto a la imagen del Cutinocho // Jovénes sedientos, recorrieron bares y tabernas con el juego de la Moca // Amparanoia batió record con 7.000 personas en el Brincadeira ordense

La música no dejó de sonar durante toda la noche por las calles de Arzúa
La música no dejó de sonar durante toda la noche por las calles de Arzúa

B.C./A.T. • ARZÚA/ORDES
A- A+

"De bote en bote, e un viño de rebote", ésta fue la frase más coreada la noche del viernes por los jóvenes arzuanos. Y es que los Botes de Arzúa se hicieron oír en toda la villa. Esta fiesta pagana- que se celebra cada año como santo y seña en el municipio- no deja a nadie indiferente. Los más peques, los jóvenes, mayores e incluso hasta el párroco se sumaron como devotos al venerado Cutinocho, santo peculiar de sartén como sombrero y botes como complementos, que venera al vino.

En procesión y como fieles discípulos de camisetas amarillas y pañueletas azules, los arzuanos recorrieron las calles para darle la bienvenida de nuevo al Cutinocho. Después de un divertido espectáculo de luces y colores con las tracas, los incondicionales se apuntaron al juego de la Moca. En grupos de cuatro, recorrieron, aquellos que aguantaron un tirón, las 65 casillas de bares y pubs en los que debían beber una taza de vino, cerveza y hasta cubatas y chupitos con penalizaciones incluidas.

Pero la gran fiesta llegó ayer. Un divertido e original carnaval de verano impregnó de vida la villa por la tarde y el disparatado pregón de Toñito de Poi cargó de energía a los arzuanos para luego "botear", y para qué negarlo, beber toda la noche y resistir, los más valientes, a la lucha de almohadas y la tirada de pucheros que se celebra hoy por la mañana.

'Amparanoiados'

Exhaustos también de botar y sobre todo de brincar, terminaron la noche del viernes los más de 7.000 asistentes al festival Brincadeira en el que la cantante Amparo Sánchez y su Amparanoia marcaron el punto álgido, ante un público que sobrepasó con creces las expectativas de asistencia y alabó la buena organización del evento y la talla de su cartel.

Che Sudaka, Obrint Pas y Machina, completaron el mestizaje musical de una jornada que incluyó el festival de videoclips. Ayer, el éxito de público se repitió con Def con Dos y Krakovia.