El Correo Gallego

Verano

AL SOL QUE MÁS CALIENTA

El club Náutico Isla de la Toja recupera la regata Snipes de 1968

Juan Manuel Estévez y Claudia Díaz ganan la Snipes // Todo listo para la 23 Regata Hotel Galatea Trofeo Conservas Pescamar // Llena la playa de A Barrosa para escuchar a Iván Ferreiro y Leiva // Hoy se sube al escenario del Náutico Mikel Erentxun // Estrella Galicia instalará una batea para el concierto de Dorian

Los ganadores de la Regata Snipes con sus premios, al lado de Navarro, Ozores y Oriol
Los ganadores de la Regata Snipes con sus premios, al lado de Navarro, Ozores y Oriol

ANA IGLESIAS SANXENXO   | 21.08.2019 
A- A+

Por lo visto caminar da la felicidad. Exactamente 5.000 pasos al día son los que recomienda el neurocientífico irlandés Shane O'Mara para conseguir ese estado de gracia al que deben de aspirar Manuel Pesqueira, Luis García Madriñán, Tomás Iribarren, Carlos García-Riestra, Moncho Oro Claro o el empresario Alfredo González y su mujer, la pintora Carmen Suárez Deus, que son algunos de los que están abonados al quick walking, o lo que viene siendo caminata a paso ligero de toda la vida.

Bueno, en realidad no existe así como tal, creo, más que nada porque me lo acabo de inventar, pero es que es hacer una simple traducción al inglés y ya sitúas la cosa más normal del mundo en el top ten del moderneo. Pues eso, que ellos son de los que podrían lograr el bienestar absoluto a golpe de paseo, habida cuenta de lo en serio que se lo toman, que de un tiempo a esta parte llevan un ritmo que en nada iguala al otorrino Juan Carrero y a su mujer, Yolanda Albelda, que combina caminata con carrera, disfrutando ya del sur después de pasar unas semanas en Sanxenxo.

Muchísimo menos relajados, donde va a parar, que Mari Carmen Pérez Labarta, el matrimonio José Mosquera e Isabel Taboada, que las hermanas Victoria y Margarita Manzano, o que el expresidente del Casino de Pontevedra Eduardo Barros, que se toman los paseos con más calma, igual que el cardiólogo ourensano Pedro Quiroga y su mujer, Marga Caneiro, a los que este verano les ha tocado empujar cochecito y presumir de su condición de abuelos primerizos.

También es de menos velocidad en el paseo y con más paradas técnicas duante el mismo el patólogo Juan Varela Durán, a quien me crucé el otro día casi a la par que al director de Radio Pontevedra, Jorge Hermida, la única persona que conozco que mantiene idéntico tono epidérmico de un verano a otro.

En fin, que eso de que caminar da la felicidad no te digo yo que no, la verdad, pero también la da estar tirados en la playa viendo pasar la vida, como el exalcalde de Ourense Jesús Vázquez, o los abogados Jorge Tojo y Jorge Cubela, o disfrutando de una cenita entre amigos, o al menos es lo que pensé yo viendo lo animada que estaba en el Náutico la mesa de Enrique López, bautizado hace unos años como el George Clooney de la judicatura por obra y gracia de su guapura y del idilio que mantuvo hace unos años con la presentadora Silvia Jato, en su época de magistrado del Tribunal Constitucional.

También el disfrutar de un aperitivo con los amigos da unas dosis extra de felicidad, y de eso sabe mucho la pandilla del presidente del Club de Golf de Rois, Moncho Otero, y de Elisardo García Iglesias, pionero de la cirugía laparoscópica en la sanidad compostelana, que ya tienen autoasignada una mesa bajo la parra del Beach Club para disfrutar de un vinito entre partidas.

Y junto a ellos Carlos González, Maruchi Rolón, María Jesús Suárez y todos los que se van sumando, que lo mismo son cinco que doblan o triplican.

Como ocurrió días atrás en la Regata de Snipes recuperada por el Club Náutico Isla de la Toja, a la que se fueron apuntando poco a poco, para terminar con una gran disputa en alta mar, y Juan Manuel Estévez y Claudia Díaz como ganadores, seguidos por Patricio de Haz y Paula González, Fernando Tajuelo y Alejandro Dolz, Jorge García Pérez y Anxo Rodríguez Caeiro, y Cuco García Tizón y Juan Garcia Tizón Dans, recibiendo premios de manos del presidente del club, Guillermo Navarro; el director, Alfonso Ozores, y el delegado de vela. Alfonso Oriol.

Maravilloso que se recuperen regatas de 1968 para la zona, y maravilloso también que se mantengan otras como la del Hotel Galatea-Trofeo Conservas Pescamar de Cruceros, organizada por el Club Náutico de Portonovo y presentada ayer por su presidente, Javier Ruiz de Cortázar, y comodoro, Fernando Pazó; el propietario del hotel, José Luis Prieto, y su directora, Laura Fernández, y que este año alcanza ya su 23 edición.

Una de mis citas preferidas de la vela, por cierto, aunque solo sea por lo divertida que es la entrega de premios, que en esta ocasión disputarán entre 25 y 30 embarcaciones, y que será conducida como siempre por Terio Carrera. Todo un clásico de mi calendario de eventos molones para la que ya tengo reservadísima la tarde del domingo.