El Correo Gallego

Verano

Ha nacido una estrella, y veranea en Portosín

Con sólo 23 años Sabela Arán ha rodado su primera película a las órdenes de Ignacio Vilar // La actriz descansa unos días en familia antes del estreno

ROSA VÁZQUEZ RIANXO   | 12.08.2011 
A- A+

R.V
Sabela posa con las vistas al mar, que tanto echa de menos en Madrid, de fondo
FOTO: R.V

Con el astro rey brillando a pleno rendimiento, temperaturas dignas de ir cargada con abanico cual folclórica son miles los planes que se me ocurren para pasar la jornada. El más evidente es ponerse el bikini y disfrutar de sol playa y chiringuito, o irme de paseo en barco con algún amigo, o terracear, o... cualquier cosa si es que ¡por fin hace sol!

Pero bueno que el mejor, sin duda, es pasar una tarde tranquila en la maravillosa finca del doctor José Antonio Arán Trillo en Portosín, teniendo una charla relajada bajo la sombra de la parra con su igual de maravillosa hija, la actriz Sabela Arán Román. Un gustazo.

Y es que señores, !ha nacido una artista¡ como lo leen, se llama Sabela, es compostelana y veranea en Portosín. Apunten este nombre porque con sólo 23 años (de mi quinta del 87, por lo tanto está claro que nació para triunfar) ya ha rodado su primera película y lo que le queda.

La compostelana, muy inteligente y con las ideas muy claras, dijo un día en casa la mítica frase "quiero ser artista" a sus padres el doctor Arán Trillo e Isabel Román. "Desde el primer momento me apoyaron y, sin ellos, sin toda la familia, esto hubiera sido imposible", apunta la actriz.

A pesar de tener esa meta fija, y demostrando su madurez, decidió que antes de lanzarse a la aventura de la interpretación, mejor hacer una carrera y tener un colchón de seguridad por lo que pudiese pasar. "Decidí estudiar comunicación audiovisual en Santiago y si las cosas no van bien tirar de esa carrera para trabajar", comenta y su padre, orgulloso, añade, "además fue muy buena estudiante y con buenas notas".

Con 21 añitos y la carrera hecha se lanzó a la aventura madrileña y allí continuó formándose para su profesión, realizó un máster en interpretación y en la actualidad se está formando en doblaje. Y sólo dos años después de mudarse a la capital, llegó la recompensa. "Mi padre me avisó que había en Santiago un castin en el que podía encajar. Vine desde Madrid a hacer la prueba, de cuatro horas, y al final me cogieron. Una alegría, no me lo esperaba", comenta Sabela que ya ha terminado el rodaje de V­ilamor de la mano de Ignacio Vilar, que se estrenará a principios de 2012.

Cuando le dijeron que era la elegida la familia Arán estalló en alegría y Sabela tuvo que asimilarlo. "Yo no me lo creía y de la tensión del castin estaba cansadísima. Mi madre que me esperaba en el coche se puso loca de contenta, como toda la familia. Ha sido lo mejor que me podía pasar y espero que me abra alguna puerta", asegura.

El rodaje, "una auténtica piña con los compañeros, mucho trabajo y mucho aprendizaje", por tierras de Fonsagrada y los Ancares. La actriz novel se llevó genial con sus compañeros de reparto los intérpretes Rubén Ríos, Paulo Serantes, Sheila Farina o Tamara Canosa, entre otros.

Ahora, con el trabajo bien hecho, tocan días de descanso y el destino de Sabela es Portosín. "Veraneo aquí de toda la vida y no lo cambio por nada", comenta. Y es que con esa preciosa casa con vistas al mar, la playa, el pozo al lado y en familia ¿qué más se puede pedir? Relax total y diversión. Porque en esta casa no falta nadie. Sus padres José Antonio e Isabel, sus abuelas Leonor Trillo y Pepita, su hermano Javier Arán con su mujer, Maika Laje y sus hijos Ignacio y Javier. Una gran familia, aunque faltan algunos, que disfruta desde hace años de las playas de Portosín.

No me negaréis que el plan que elegí para una tarde de calor sofocante no es el mejor de los mejores. Ya saben apunten en el calendario, a principios de año toca ir al cine a ver Vilamor y disfrutar de la encantadora Sabela que, si en las distancias cortas enamora, no quiero imaginarme lo que puede pasar en pantalla grande. No me lo pierdo.

EN LA ORILLA DEL MAR

Comer y rascar todo es empezar. Y nunca mejor dicho. Si ayer viví el intento fallido de navegar con el hostelero padronés José Manuel Rial, hoy tengo que reconocer que donde no hubo nada fallido fue en la espec- tacular comida de la que disfrute en su Pul- pería Rial, famosa, y con motivo, en el mundo entero. Y es que no sólo es lo rica que está la comida es la atención de Rial y su mujer, Lidia Angueira. Con el estómago lleno me di un paseo por el local y me harté a mirar las fotos de todos los famosos que han pasado por allí, desde jugadores del Dépor como Bebeto, Nando o Sergio, hasta periodistas como el paisano Pepe Domingo Castaño, Paco González, José Ri- bagorda o José Ramón de la Morena pasando por vedetes tan famosas como N­orma Duval o otro tipo de personajes conocidos en nuestro país personajes como el empresario José María Ruiz Mateos. Vamos que todo el mundo ha pasado por allí. Yo lo recomiendo. Y después de esta comida, que ha dejado el listón muy alto, hoy me voy a comer marisco a A Pobra, que ya os contaré; mañana polbo en O Son y el domingo, mejillones y bolo preñado, de récord Guiness en Rianxo y navaja en Aguiño. Lo dicho el lunes hará falta un reconstituyente.