El Correo Gallego

Noticia 8360 de 12807 noticia anterior de Vida social Vida social

vips gallegos

Veinticinco aniversario de la muerte de Pucho Boedo

Siempre será la voz inolvidable del célebre grupo Los Tamara

30.01.2011 
A- A+

El pasado miércoles se cumplieron veinticinco años del fallecimiento del cantante más popular de Galicia. Porque fue un veintiséis de enero cuando nos dijo adiós en su ciudad natal de A Coruña, en cuyo cementerio de San Amaro recibió cristiana sepultura. Pero el artista, a pesar del cuarto de siglo transcurrido, sigue vivo en el corazón de miles y miles de gallegos. Sin llegar a la exageración del mundo argentino del tango, que sostiene que Gardel canta cada día mejor, lo cierto es que la voz del “crooner” coruñés sigue despertando sentimientos y emociones como cuando daba sus primeros pasos artísticos con las orquestas de A Coruña, o recorría el mundo con el grupo Los Tamara, triunfando en escenarios de tanto prestigio como el Olympia de París.
Mucho se ha escrito sobre el cantante coruñés, aunque él, en vida, no fue muy dado a hablar de sus problemas personales. Pero los tuvo y muy serios.
 En una entrevista publicada por el semanario El Orzán, a principios de diciembre de 1983, se refería por primera vez a la etapa de la Guerra Civil, cuando su padre y un hermano, miembros de la CNT, fueron asesinados. El otro huyó a Venezuela, donde pasó muchos años.
- Los tiempos eran muy duros –decía– cuando yo llegué al mundo, en el veintinueve, por lo que tuve que hacer de todo: barnizador, limpiabotas, recadero de farmacia, revendedor de entradas de cine... Cuando sucedió lo de mi padre y mi hermano tenía tan sólo siete años.
De chaval, Pucho destacaba como futbolista y jugaba con el equipo de su barrio, A Silva. Pero alguien debió verle condiciones para subir a un escenario porque, un día, después de un partido, precisamente, lo hicieron subir a un palco y quedó muy bien. Allí empezó todo, pues fue fichado por la orquesta Eslava y luego por otras que aún se recuerdan: Spallant, Ubierna, Los Satélites, Mallo, Radio City, Los Trovadores, Oriente…
 En los cincuenta, se fue a Venezuela con Los Satélites y, cuando la orquesta regresó, él se quedó por allá, con el pianista Willy Gamboa. Y fue en 1959, con treinta años cumplidos, cuando, en Madrid, cantando con Los Trovadores, recibió la llamada de Los Tamara, que venían de Casablanca y tenían contratos por Europa.
Con su incorporación a Los Tamara, Pucho pudo hacer realidad su ilusión de cantar con los grandes: The Platters, Shirley Bassey, Jacques Brel, Rika Zarai, Charles Aznavour, Gilbert Becaud, Sacha Distel, Dalida, Patachou, Charles Trenet, Doménico Modugno… Pero la conjunción de cantante y grupo trajo también algo muy importante: las grabaciones discográficas. Pucho ya había grabado con Los Trovadores, pero únicamente en castelllano. Los primeros discos con Los Tamara, muy latinos, salieron con el sello francés Bel-Air y datan de 1962. En total, el artista grabó con sus compañeros ocho “elepés”, varios de ellos en idioma gallego, que fueron los de mayor éxito, precisamente, y algo más de un centenar de discos pequeños, de dos y de cuatro canciones.
Para mí –declaró una vez–, Los Tamara fueron muy importantes. Fue el grupo con el que más discos grabé con el que me di a conocer a mayor escala, con el que trabajé más en la televisión y gané más dinero... Y, claro, con Los Tamara se nos abrieron las puertas del Olympia de París, de lo mejor de la Costa Azul y de los casinos suizos.
De entre tantas grabaciones, Pucho se quedaba, sobre todo, con tres: Galicia, terra nosa, O vello e o sapo y Sahara. Fueron tres grandes creaciones suyas.

 

Pucho y Los Tamara

El cantante más popular de la historia de Galicia nació en A Coruña el día 4 de enero de 1929 y falleció el 26 de enero de 1986. Es el único cantante de música ligera que cuenta con varios monumentos en su honor, uno en el Ventorrillo y otro en la plaza de Azcárraga. Pucho empezó como cantante de orquesta y se incorporó al grupo Los Tamara en 1959. Fue a partir de entonces cuando dio lo mejor de su arte, grabando músicas de todos los estilos, aunque con las que ganó un mayor reconocimiento fue con las melodías gallegas musicadas por el maestro Romo sobre textos de grandes poetas gallegos.
Galicia, terra nosa fue su primer gran éxito y Na fermosa Galicia su gran LP.