La fruta más antigua del mundo te ayuda a combatir la hinchazón: rica en fibra, minerales y vitaminas

Era cultivado por las primeras civilizaciones como una valiosa joya de la naturaleza

La fruta más antigua del mundo

La fruta más antigua del mundo / SP

R. S.

Desde el principio de los tiempos, existe una fruta que ha acompañado a las primeras civilizaciones hasta nuestros días. Era cultivado cuidadosamente, como si se tratase de una joya de la naturaleza, por los aportes nutritivos y sus beneficios para la salud.

Esa fruta era conocida científicamente como Ficus carica y nosotros lo llamamos higo. Este fruto de la higuera estaba exquisítamente valorado por su sabor y todo lo que aportaba al cuerpo humano.

El higo, una fuente de alimentación milenaria

Los higos tienen las flores dentro del fruto

Los higos tienen las flores dentro del fruto / Pixabay

Desde la antigüedad, el higo ha sido reconocido por su valor nutricional. Figuras históricas como Platón lo consideraban la "fruta de los filósofos", y el médico Claudio Galeno lo recomendaba como alimento básico para atletas griegos.

Con su alto contenido de fibra, vitaminas (C y K) y minerales esenciales como calcio, hierro y potasio, el higo se ha mantenido como un pilar en la dieta humana a lo largo de los siglos.

El higo, un aliado para la salud

Además de su delicioso sabor, el higo ofrece una serie de beneficios para la salud. Su abundante fibra promueve una digestión saludable y previene el estreñimiento, mientras que sus antioxidantes combaten el daño celular y reducen el riesgo de enfermedades graves.

Esta fruta versátil se puede consumir de diversas formas, ya sea fresca, seca, en almíbar o en conserva, y su incorporación en una variedad de recetas dulces y saladas permite disfrutar de sus beneficios en todo tipo de platos, desde ensaladas y postres hasta platos principales.