Tras meses con las botellas de aceite de oliva encadenadas en los supermercados para evitar robos, el sector empieza a ser optimista. La próxima cosecha podría ser buena y los precios podrían abaratarse durante el mes de enero. La aceituna empieza a recogerse en octubre, así que habrá que esperar a que la meteorología no dé otra vez un susto.