Aunque el suceso ocurrió en San Luis Obispo, California, en 2022 se ha vuelto a hacer viral en las redes sociales.